La diputada regional del Partido Popular Gloria García denunció hoy, en el Pleno de la Junta General, "la discriminación absoluta" que sufren en Asturias los profesores de religión y la enseñanza concertada, maltrato que achacó al "sectarismo contra lo católico" de la Consejería socialista de Educación.

"La única defensa que ha tenido hasta ahora en sede parlamentaria un colectivo tan castigado como el de profesores de religión es la del Partido Popular, y seguiremos manteniéndola. No van a estar solos", subrayó. 

Gloria García afirmó  que "los derechos que han conseguido hasta ahora han sido siempre por vía judicial, con 16 sentencias, nunca mediante una negociación".

El Principado tiene 188 profesores de religión, cuya relación laboral se circunscribe estrictamente a la Consejería de Educación , que, sin embargo, los excluye del convenio colectivo que aplica a su personal docente. 

Hasta el punto de que "han trabajado 10 años para la administración regional sin Seguridad Social", situación que los afectados llevaron a los tribunales y ganaron. La cuestión es que "los profesores de religión tienen las mismas obligaciones que el resto del profesorado, pero carecen de un convenio marco que determine sus derechos", resumió la parlamentaria popular. 

A esta inseguridad laboral se suma "un recorte brutal" de jornadas, que abocan a muchos profesores de religión, algunos con más de veinte años de ejercicio docente, a la incertidumbre de no saber qué jornada van a tener al curso siguiente. "188 familias con sus salarios en el aire", remarcó.

Gloria García, que instó al Gobierno regional a que busque "soluciones dignas" para este colectivo "totalmente indefenso".