Mercedes Fernández visita la Fundación Vinjoy en Oviedo, "un orgullo para Asturias que podemos exportar y ejemplo de dinamización de recursos públicos que, con ideas y buena gestión, multiplican sus efectos por mil"

"Tener una oportunidad de empleo es tener una oportunidad de vida", afirma siempre la presidenta del Partido Popular de Asturias, Mercedes Fernández. Una realidad que, al hablar de la inserción laboral de personas con algún tipo de discapacidad adquiere un nuevo valor. "Tenemos que implicarnos, y decirles que es posible, pero todos debemos colaborar, porque no es un problema de ellos, sino de todos, y todos tenemos que estar en la solución", asevera.

La líder del PP asturiano hizo estas declaraciones en una nueva visita a la Fundación Vinjoy, en Oviedo, para conocer su unidad de colocación e inserción laboral. Un departamento en crecimiento que, "con una plantilla minúscula, logra cosas mayúsculas", subrayó, trabajando con una cartera de 160 aspirantes a un empleo. Cincuenta y siete de ellos tienen algún tipo de discapacidad.

Junto al gerente de la Fundación, Adolfo Rivas; y el vicesecretario de Políticas Sociales del PP asturiano, Matías Rodríguez Feito, portavoz de la materia en la Junta General, Mercedes Fernández conoció, de primera mano, la labor a favor de personas "que quieren trabajar, no limitarse a cobrar una pensión, con un planteamiento integrador e inclusivo". Un área que contó con el apoyo del PP en la Junta General. 

Mercedes Fernández, durante la visita a la Fundación Vinjoy.

La presidenta conoce bien el mundo laboral de las personas con discapacidad, ya que, desde hace un año y medio, Andrea Fernández, una joven con síndrome de Down, trabaja en el parlamento asturiano como su asistente personal. "Cada día todos aprendemos, y juntos podemos hacer cosas muy importantes", subrayó. 

Mercedes Fernández subrayó la capacidad de la Fundación Vinjoy para, "en su trabajo con personas que necesitan un plus de ayuda, hacer las cosas con sensibilidad y mente abierta". "Son un orgullo para Asturias que podemos exportar", afirmó. Por ejemplo, por su fortaleza en la formación de intérpretes de lengua de signos, de cara a la futura obligatoriedad de que las páginas web institucionales estén signadas, "algo que puede hacerse desde Asturias".  "Con su capacidad de dinamización de los recursos públicos y una buena gestión multiplican sus efectos por mil", finalizó.