La diputada del Partido Popular calificó de "obsoleto" el borrador del plan de ciencia, tecnología e innovación sobre el que trabaja el Ejecutivo del Principado y censuró la adjudicación de su elaboración definitiva a una consultora catalana

La diputada regional del Partido Popular y portavoz de Economía y Empleo en la Junta General, Susana López Ares, criticó ayer en el Pleno el plan de ciencia, tecnología e innovación (PCTI) del Principado redactado por el anterior Gobierno de Álvarez Areces, y lamentó la pasividad e inacción en materia de I+D+i del actual Ejecutivo del también socialista Javier Fernández.

Fueron esta revisión y actualización del plan del anterior consejero de Educación Herminio Sastre (PSOE), y la «generalidad» de las exigencias impuestas por la actual Consejería de Economía y Empleo, que dirige Graciano Torre, a la empresa que se encargará de elaborar el PCTI definitivo, dos de los asuntos más criticados por la diputada del PP, responsable de la interpelación por la que el consejero acudió a la Cámara a hablar de ciencia.

La diputada calificó el borrador de Sastre de «obsoleto» y lamentó la «falta de liderazgo» de la Consejería en un asunto, el de la investigación y la innovación, clave para el avance del Principado contra la crisis. El nuevo plan de ciencia, tecnología e innovación (PCTI) del Principado primará la financiación a empresas innovadoras y llegará a la Universidad «de manera indirecta», según adelantó Torre .

Aunque el plan de ciencia saliera ya ayer en el debate parlamentario, aún habrá que esperar al menos tres meses para empezar a conocer las líneas maestras del documento. La responsable de su elaboración no será la Consejería de Economía, en la que residen las competencias en ciencia, sino la consultora barcelonesa Europraxis-Atlante, S. L. Esta empresa fue la que resultó adjudicataria, el pasado lunes, de la «revisión y actualización del borrador del plan de ciencia y tecnología» que el ex consejero de Educación Herminio Sastre dejó en el cajón, sin aprobar, al salir del Gobierno regional en julio de 2013. El coste de esta actualización, 24.000 euros, fue la menor de las cinco ofertas presentadas ante la mesa de contratación de la Consejería.