Mercedes Fernández denuncia en la Junta General la campaña inaceptable de amenazas e insultos “machistas y soeces” que sufre por rechazar la cooficialidad del asturiano

La presidenta del Partido Popular, Mercedes Fernández, afirmó hoy que establecer la oficialidad del bable normalizado “cambiaría la sociedad asturiana, alteraría la vida de la gente, no habría marcha atrás y tendría el coste de la libertad al imponer una lengua artificial”.

Mercedes Fernández intervino en el Pleno de la Junta General para rechazar la iniciativa de Podemos e IU para reformar el Estatuto de Autonomía de Asturias para incluir la oficialidad del asturiano.

En una intervención firme y brillante, Mercedes Fernández denunció la campaña inaceptable y miserable de amenazas, insultos y descalificaciones “machistas y groseras” que sufre “por defender lo que creo”, y subrayó que es una persona “muy plantada para seguir hablando con libertad”.

Una campaña realizada además desde el anonimato cobarde, “y para defender las ideas hay que tener valentía y coraje”, y remarcó que el Partido Popular va a seguir haciendo campañas informativas “en uso de nuestra libertad, porque creemos que estamos defendiendo el interés de los asturianos”.

La presidenta afirmó que es falso que exista una mayoría social en la región para imponer la cooficialidad, y negó también que pueda haber una oficialidad “amable”. “Un engaño igual que la transición energética justa, que no son más que juegos de palabras del socialismo y de la izquierda”.

Obligaciones

La líder del PP advirtió de que la cooficialidad “despliega desde el primer minuto un haz de derechos y obligaciones que se pueden exigir a todos los asturianos en todos los ámbitos, en el laboral, la Administración, la Universidad y la enseñanza o la rotulación de los comercios”.

Mercedes Fernández señaló que el coste de la oficialidad, que podría oscilar entre 50 y 80 millones de euros, es relevante, “pero el más importante es el coste de la libertad, la imposición y la obligación, que se imponga una forma de hablar y actuar que no comparte la mayoría de los asturianos”.

Recordó que, gracias a un Gobierno del Partido Popular, existe una ley de uso y promoción del asturiano, y que los sucesivos Ejecutivos de coalición del PSOE e IU “nunca se rompieron por la cooficilidad”.

La presidenta se refirió a la utilización de las estadísticas para intentar lanzar el mensaje de que hay una demanda mayoritaria por la cooficialidad.

Así, citó que cuando se afirma que el 50 por ciento de los estudiantes de Primaria optan por la llingua, hay que tener también en cuenta que solo tienen otra opción: cultura asturiana. “Es una oferta raquítica, porque algunos tienen miedo a la libertad”.

Estadísticas manipuladas

En Secundaria, el porcentaje citado baja al 14 por ciento, y en Bachillerato, al 3,5 por ciento. “Si con estos datos se pretende ver una demanda imparable y un apoyo mayoritario se está manipulando la realidad y faltando a la verdad”.

La líder popular recalcó que “establecer un bable obligatorio es cercenar la libertad de los asturianos”, y se refirió a la pose del portavoz de Podemos, “que recurre a un lenguaje construido de forma artificial, y por eso tiene que leer su intervención, no le sale de la garganta”.

Mercedes Fernández señaló que la inmensa mayoría de los asturianos “hablamos el asturiano de nuestras familias, sin artificios creados”, y concluyó su intervención destacando que Asturias “necesita avanzar, crecer, entenderse, y no motivos de separación”.