El diputado regional del Partido Popular Pedro de Rueda, portavoz de Cultura, denunció hoy que el estado en que se encuentra la capilla de La Cadellada es “lamentable, tercermundista y un inmenso despropósito, y mientras tanto el Gobierno regional socialista sigue sin hacer nada”.

Durante el Pleno de la Junta General, Pedro de Rueda señaló que ayer mismo visitó la capilla y se encontró “con un jardín botánico en el tejado, filtraciones de agua en el interior, vidrieras rotas o la puerta abierta”.

El diputado popular afirmó que quizás la intención del Ejecutivo de Javier Fernández es que el edificio se caiga, y advirtió de que el PP no parará en exigir soluciones “porque nos duele el patrimonio asturiano”.

Tras recordar que 1.500 vecinos de la zona han firmado pidiendo una solución, De Rueda recalcó que la capilla de La Cadellada “es el símbolo de la absoluta incapacidad del consejero de Cultura, y evidencia su desprecio por un edificio que alberga un mural de Paulino Vicente”.

De Rueda recordó que la existencia de esta capilla "condicionó y supuso un coste adicional" en la construcción del nuevo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en cuyos terrenos está ubicada.

Un edificio sin protección

El parlamentario popular lamentó que, en vez de que se acometan los trabajos para el condicionamiento de la capilla para uso vecinal y la restauración del mural, el edificio no cuenta "con las mínimas medidas de protección".

"Tenemos dos alternativas: una mala, que cueste mucho más dinero la restauración, y otra peor, que se pierda para siempre un mural que es patrimonio de los ovetenses y asturianos", subrayó.

El portavoz popular de Cultura recordó que el PP lleva más de un año denunciado esta situación provocada por la "falta de entendimiento" entre la Consejería de Sanidad, propietaria del terreno, la de Cultura y el Ayuntamiento de Oviedo.