Mercedes Fernández asiste en Oviedo al acto en recuerdo del 20 aniversario del asesinato del concejal del PP, y destaca que merece el homenaje de toda la sociedad y que lo jóvenes sepan el horror que vivió España con el terrorismo

“Miguel Ángel Blanco es un símbolo porque detrás suyo están todos los que quedaron en el camino a manos del terrorismo, y su sacrificio marcó un antes y un después en la lucha contra ETA”.

La presidenta del Partido Popular, Mercedes Fernández, participó hoy en Oviedo en el acto en memoria de las víctimas del terrorismo con motivo del 20 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, el joven concejal del PP de Ermua.

Mercedes Fernández, que por entonces era diputada en el Congreso y presidenta del PP de Gijón, recordó “la agónica espera en la sede local del partido, con un grupo amplio de militantes, a la espera de que se cumpliese el horrible ultimátum”.

“Desgraciadamente ya habíamos sufrido el asesinato de otros compañeros, pero la muerte de Miguel Ángel fue diferente, por macabra, por su juventud, por su compromiso”, señaló.

La presidenta recuerda sentimientos encontrados de abatimiento y rabia, y destaca ahora que su asesinato sirvió para que muchas personas vencieran el miedo.

“Por eso es importante honrar su memoria y que todos los jóvenes sepan el horror que vivió España con el terrorismo; todos los que estamos en las instituciones debemos rendirle homenaje”, remarcó.