La presidenta del PP asturiano afea la postura mantenida por PSOE, IU, Podemos y Ciudadanos "en destinos madrileños o catalanes" e insiste en "el daño letal e irreparable" que supondría para la región una transición energética "a la trágala"

La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, alzó la voz en la Junta General del Principado contra el cierre de las centrales térmicas "a la trágala" y "apresumaradamente", tal como proponen en el Congreso de los Diputados PSOE, IU, Podemos y Ciudadanos. Postura que estas cuatro formaciones maquillan en Asturias -donde el cierre de instalaciones como la de Lada causarían "un daño letal"-, aunque en Madrid hayan votado a favor de adelantar los plazos fijados por la Unión Europa para llevar a cabo una transición energética. 

Apresurarnos, en opinión de Mercedes Fernández, "no hace ningún beneficio a Asturias". Es más, "yo creo que no nos podemos permitir el impacto que causaría" el cierre de instalaciones como la de Lada. "Supondría un drama de difícil arreglo, un daño irreparable. No sólo para el empleo, sino para la economía asturiana en su conjunto. Para los puertos de titularidad estatal, para nuestras industrias electrointensivas y para los consumidores".

De ahí que la presidenta y portavoz parlamentaria del PP de Asturias defendiese en la Junta del Principado una proposición no de ley para la adopción de medidas que eviten el cierre unilateral de las centrales de generación eléctrica. "Llama la atención que otras formaciones que dicen preocuparse por la pobreza energética defiendan a renglón seguido iniciativas que encarecerán la factura de la electricidad entre el 7 y el 27 por ciento, según los expertos", afirmó en alusión a Podemos. 

"Que se lo expliquen a las familias y a la industria"

En cuanto a Ciudadanos, "pretenden el auge de las renovables y acabar con el carbón, pero sin decirlo. Que se lo expliquen a las Cuencas mineras si tienen coraje y se atreven a abandonar su abstencionismo cobarde", expuso Fernández, partidaria de que "los temas que interesan a Asturias se defienden aquí -en el Parlamento asturiano-, no en el IBEX, ni con cálculos partidarios para salvar al líder, ni desde destinos madrileños ni catalanes".

La pretensión del Grupo Parlamentario Popular con su proposición no de ley es la defensa de las térmicas en beneficio de los intereses de Asturias, así como una transición energética ordenada, tal como la establece la Unión Europa. Los plazos comunitarios situán el cierre de estas instalaciones en 2050. Los socialistas con IU, Podemos y Ciudadanos consideran que esa fecha debe adelantarse a 2020. "Que se lo expliquen a las familias, a las industrias...", instó de nuevo Mercedes Fernández.

Frente a su postura, la del Partido Popular, "coherente" en Asturias y a nivel nacional. "No es fácil encontrar un ministro que se plantea ante una multinacional eléctrica que pretende cerrar sus térmicas de forma unilateral. Y el ministro Nadal lo ha hecho, defendiendo los intereses de Asturias más que los grupos parlamentarios que tienen el voto de los asturianos", señaló. 

La proposición del PP salió finalmente adelante. Todos los grupos parlamentarios votaron a favor, excepto Ciudadanos, que una vez más optó por la abstención.