La presidenta considera "lamentable" que entidades como las que ayudan a las familias de enfermos con Alzheimer "se vean obligadas a pleitear para cobrar las subvenciones" con las que "dan solución a lo que la Administración es incapaz de resolver"

"Menos discursos y más acción" para ayudar a las entidades sociales "que dan solución a lo que la Administración es incapaz de resolver". Es la petición, la exigencia, de la presidenta del Partido Popular de Asturias, Mercedes Fernández, al Gobierno autonómico, ante la preocupante situación económica que viven organizaciones como la Asociación Democrática Asturiana de Familias con Alzheimer (Adafa), con más de 20 años de trabajo a sus espaldas. 

"Es muy lamentable que, en lugar de dedicar todo su tiempo a ayudar a los enfermos y sus familiasm organizaciones como esta tengan que verse ante los tribunales, pleiteando por las subvenciones que el Gobierno del Principado les adeuda", aseveró Mercedes Fernández durante su recorrido por las instalaciones de Adafa en Gijón. 

Junto al portavoz de Bienestar Social del Grupo Parlamentario Popular, el diputado Matías Rodríguez Feito, vicesecretario de Políticas Sociales del PP de Asturias; y acompañada por los concejales populares Mariano Marín y Pablo González, la presidenta comenzó su visita con una reunión con la presidenta de Adafa, Concepción González Mena, a la que describió como "presidenta y activista, defensora absoluta de las necesidades de los enfermos y sus familias".

Mercedes Fernández, durante su encuentro con familias de enfermos de Alzheimer.

Mercedes Fernández consideró que es toda la sociedad asturiana "quien tiene una deuda con asociaciones como esta, que dan solución a lo que la Administración es incapaz de resolver". "Lejos de reconocerlo y colaborar", continuó, "el Principado aboca a las asociaciones a pleitear". En el caso concreto, por una deuda del Gobierno regional socialista de 40.000 euros para cubrir "talleres de psicomotricidad y estimulación, que tanto necesitan estos enfermos, así como el Centro de Día para que las familias puedan tener un respiro".

En un encuentro con familiares, Mercedes Fernández pudo conocer de primera mano el duro día a día de la enfermedad de Alzheimer, que sólo en Asturias suma una cifra cercana a los 24.000 diagnosticados. "Muchas han tenido que dejar de trabajar para poder dedicarse a su familair enfermo, ante su falta de medios y recursos para poder pagar un centro de día", relató a los medios tras la visita.

Por todas estas razones la presidenta reclamó "una política ausente de partidismo", para "entre todos colaborar y agradecer a asociaciones como esta el trabajo que hacen". "En lugar de hacerlo las obligamos a pleitear, algo lamentable y muy poco solidario, y que dice bien poco de las políticas sociales que se están auspiciando desde el Gobierno del Principadom cuando hay tantas subvenciones prescindibles antes que estas", finalizó.