El Partido Popular logró hoy en la Junta General dar un paso más, importante, en la lucha contra la violencia de género: el Parlamento asturiano aprobó, por unanimidad, que Asturias cuente con unidades de valoración forense integral para las víctimas, un servicio esencial que ya existe en muchas comunidades y que el PSOE asturiano lleva cuatro años prometiendo sin que se lleve a cabo. 

La diputada regional Marifé Gómez, portavoz de Igualdad, defendió la iniciativa y destacño que se trata de un servicio reclamado reiteradamente por la Fiscalía del TSJA, y que se encargaría de realizar informes a requerimiento de los jueces.

“El PP cree que ha llegado el momento de que se pongan en marcha, como ya funcionan en otras comunidades, como Andalucía, el País Vasco o Aragón”, señaló la parlamentaria popular.

Marifé Gómez explicó que “es muy difícil para la mayoría de las mujeres denunciar a su agresor, y cuando dan el paso es que ya no pueden más y deciden romper con su pasado, dejar atrás el calvario, años de sufrimiento, incomprensión y silencio”.

Por ello, subrayó, “cuando la mujer decide denunciar necesita ayuda, y es obligación de los poderes públicos responde de manera eficaz a esa confianza”.

La diputada del PP afirmó que cuando se analizan los casos de violencia, en los que el sistema ha fallado, concurren diversos factores, pero coinciden en que no se llegó a realizar una valoración adecuada del riesgo.

“Por ello es necesaria esta unidad, formada por un equipo multidisciplinar de médicos forenses, psicólogos o trabajadores sociales”, indicó.

El objetivo es poder evaluar a la víctima, pero también al agresor y a todo su entorno, todas las causas que confluyen en la violencia, y valorar también los efectos de la violencia en los menores.

“Facilitaría al juez argumentos a la hora de decidir medidas cautelares y de protección, sería clave en la custodia o en los regímenes de visita y complementaría los informes que realiza la policía, con un enfoque global, reconociendo la violencia física y psicológica y el acoso”, recalcó.

En este sentido, manifestó que las calificaciones por maltrato psíquico son casi anecdóticas, ya que cuesta mucho probarlo por la falta de recursos, además de que los juzgados están saturados.