· La líder popular advierte del “enorme perjuicio” que supone mantenerlas cerradas, sobre todo para “los comerciantes, empresarios y hosteleros de las inmediaciones de las estaciones, que no pueden permitirse perder la temporada de esquí” · Teresa Mallada pone como ejemplo la gestión de otras Comunidades Autónomas, como Castilla y León, donde en San Isidro han tomado medidas concretas y la estación ya está abierta

La presidenta del PP asturiano y portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la Junta General del Principado, Teresa Mallada, solicita al Gobierno de Adrián Barbón que reabra de inmediato las estaciones de esquí en Asturias.

Mallada recuerda al presidente del Principado que las estaciones “están preparadas” para abrir y que la condición impuesta por la consejería de Salud para reabrir las estaciones era que Asturias se encontrara de nuevo en el nivel dos. En estos momentos, Asturias se encuentra con una incidencia acumulada a 14 días de menos de 150 casos por 100.000 habitantes.

A esto se suma que, desde el mes de octubre, las estaciones de esquí de España cuentan con un protocolo de medidas higiénico-sanitarias para hacer frente a la Covid, que tiene como objetivo principal garantizar la seguridad, proteger la salud y minimizar el riesgo de contagios entre los usuarios de los servicios prestados por las estaciones de esquí, explican desde el PP.

Así las cosas, Mallada reprocha al Gobierno asturiano que “si no abren las estaciones asturianas de inmediato es porque les resulta más cómodo dejarlas cerradas” y advierte que mantener las estaciones cerradas supone “un enorme perjuicio, no solo para quienes practican el esquí y el deporte en general; sino también para las propias estaciones; y muy especialmente para los comerciantes, empresarios y hosteleros de las inmediaciones de las estaciones, que no pueden permitirse perder la temporada de esquí”, advierte la líder popular.

Para mantener las cerradas las estaciones de esquí, el Gobierno asturiano alega que, pese a que son equipamientos al aire libre y que la práctica deportiva del esquí es saludable, las estaciones trascienden su condición deportiva y concentran en torno a sus instalaciones actividades recreativas, lúdicas y sociales.

En este sentido, Teresa Mallada pone como ejemplo la gestión de otras Comunidades Autónomas, como Castilla y León, donde en San Isidro han tomado medidas concretas por ejemplo en las colas utilizando megafonía, pantallas y control; y en los lugares cerrados, como las salas de alquiler, creando un circuito con semáforos y felpudos de desinfección.

“La diferencia con otras Comunidades Autónomas, como Castilla y León, es evidente. Mientras que en San Isidro han tomado medidas concretas, los dirigentes asturianos prefieren no trabajar y mantener cerradas las estaciones”, censura Mallada. “Un despropósito que pone en evidencia la falta de eficacia de un Gobierno que no arriesga y deja caer las actividades que crean riqueza en Asturias”, añade la líder del PP.