Mercedes Fernández considera que, dado que éste es un asunto que preocupa a miles de asturianos, el jefe del Ejecutivo debería "atreverse" a alzar la voz contra la imposición "amable" del bable que ahora defiende la FSA

Ante quienes hablan de cooficialidad "amable" en la Federación Socialista Asturiana, Mercedes Fernández entiende que el presidente del Principado debería practicar "una política valiente" en lugar del "silencio cómplice". De ahí que, aprovechando la sesión de control al jefe del Ejecutivo autonómico, instase a Javier Fernández "a que se atreva y no abdique" en un debate que puede desembocar en la imposición del asturiano como lengua vehícular. 

"Usted sabe que si los radicales triunfan en sus planteamientos sobre el bable meterían a Asturias en una galimatías que le viene muy mal a nuestra región. El problema de la cooficialidad no es de amabilidad, sino de obligatoriedad, porque despliega un haz de obligaciones en la administración, las empresas y la educación que no tienen vuelta atrás", expuso la presidenta regional del PP. 

Aunque el autor del término "cooficialidad amable" no es Javier Fernández, "usted forma parte del PSOE y de sus órganos de gobierno y como presidente de una comunidad autónoma debería tener una voz autorizada dentro del partido en el que milita". Por eso, Mercedes Fernández le pidió que alzara la voz "con claridad" respecto a la cooficialidad que ahora sí defiende el socialismo asturiano. "Emboscarse en el lenguaje para hablar de los temas que preocupan a miles de asturianos es de cobardes", sentenció la dirigente popular. 

"Que lo solucionen otros"

A Mercedes Fernández le saltaron todas las alarmas cuando, en el transcurso del debate del estado de la región, el Grupo Parlamentario Popular planteó una serie de iniciativas en contra de la cooficialidad del asturiano y el PSOE se abstuvo, girando el rumbo de la postura mantenida hasta ahora por los socialistas en este asunto. "En cierta manera, esa abstención lo que vino a decir es: a mi esto no me interesa, que lo solucionen otros", lamentó la portavoz del PP. 

Pero, advirtió Mercedes Fernández, "usted sabe que esto de las cooficialidades siempre empieza igual y acaba siempre igual", por eso es tan importante "hablarle claro a la gente" y explicar qué consecuencias acarrea. También recordó que su implantación exige una modificación del Estatuto de Autonomía que precisa tramitación tanto en la Junta General del Principado como en las Cortes Generales. E insistió en que rechazar la cooficialidad no supone, ni mucho menos, oponerse al asturiano, sino a su imposición obligatoria.