De “ceremonia de la confusión” ha tildado el portavoz municipal del PP, Mariano Marín, el proceso para la implantación del Grado de Organización Industrial en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón. Marín y el portavoz de Educación del PP en el Parlamento asturiano, David González Medina, han ofrecido una rueda de prensa en la que han denunciado que la inacción, tanto de la Universidad de Oviedo como de la Consejería de Oviedo, en relación con este tema hacen muy difícil que pueda empezar a impartirse este Grado el próximo curso.

En este sentido, Marín ha recordado que, a iniciativa del Grupo municipal del PP, el Pleno del Ayuntamiento de Gijón aprobó el pasado mes de enero una declaración institucional en la que se instaba al Gobierno local ha dirigirse a las administraciones e instituciones responsables para la implantación del Grado de Organización industrial en el campus de Gijón.

Desde entonces y hasta la fecha, lo que único que ha trascendido es que se han aprobado 57 grados para el próximo curso, entre los que no figura el de Organización Industrial. En este sentido, Marín ha criticado que la alcaldesa, Carmen Moriyón, no se haya pronunciado al respecto “para defender los intereses de Gijón”.

Por su parte, el diputado regional David González Medina, ha calificado de “historia de un engaño, de una mentira que no podemos seguir tolerando” y ha recordado en este sentido, que tanto la Consejería de Educación como la Universidad de Oviedo se han ido pasando la pelota durante los últimos meses lo que hace “extremadamente complejo” que estos estudios puedan impartirse a partir del próximo curso.

“Ahora dicen que la aprobación del Grado es inminente, pero esto llevan diciéndolo desde el pasado 5 de enero y lo cierto es que los estudiantes que cursan segundo de Bachiller no saben si podrán estudiar este Grado en septiembre”, ha agregado González Medina.

En este sentido, ha subrayado lo ajustado de los plazos ya que, una vez aprobado por la Consejería debe ser emitido a la ANECA para su aprobación definitiva y este trámite suele dilatarse aproximadamente seis meses. Así, ha exigido a Universidad y Consejería “transparencia, información y una solución inminente”.

“La implantación del Grado es una demanda de la EPI, de FADE, de Femetal, de las organizaciones sindicales, de las Cámaras de Comercio, del Parque Tecnológico y de todo el sector industrial y desde la Consejería solo se han puesto trabas en vez de aportar soluciones”, concluyó Medina.