El soterramiento y el Centro de Enfermedades Neurológicas son dos infraestructuras esenciales, anunciadas hace una década, “de las que el PSOE no sabe, no contesta", afirma la presidenta popular

Mercedes Fernández ha participado hoy en la presentación de la candidatura municipal del Partido Popular de Langreo, que está encabezada por María Antonia García y que lleva como número dos al diputado y máximo dirigente del PP local, Rafael Alonso, en una “perfecta sintonía” entre ambos cargos.

La presidenta regional popular ha definido a García como una mujer "decidida, apasionada y que defiende lo que cree como pocas personas yo conozco", y ha asegurado que el equipo que se presenta a las elecciones locales en Langreo va a ser "un revulsivo y un cambio necesario" para el concejo.

Además, ha subrayado que esta candidatura "siempre va a interponer el interés general frente a cualquier interés partidario", en contraste con un “socialismo invariable” que "siempre lo para todo; habla mucho y no hace nada”.

En este sentido, la presidenta ha hecho referencia al soterramiento ferroviario de Langreo o el Centro de Enfermedades Neurológicas de Barros, dos infraestructuras esenciales para el municipio y anunciadas hace una década, y “de las que el PSOE no sabe, no contesta. Es como entrar en el túnel del tiempo”, dijo Fernández.

Programa electoral

Por otra parte, y a preguntas de los periodistas, la presidenta ha dicho que confía en que el partido acierte con el programa de las elecciones autonómicas del 26 de mayo, cuyo contenido desconoce más allá de lo que publican los medios de comunicación.

Mercedes Fernández ha confiado en el "acierto", porque el programa electoral y los equipos son "los dos ejes fundamentales para tener éxito en las elecciones". La presidenta del PP asturiano ha afirmado que "hay que tener buenos equipos y hay que tener las ideas que sintonicen con Asturias y los asturianos".

Recortes en Arcelor

Fernández ha señalado, asimismo, que el recorte de producción de ArcelorMittal es "un mazazo más para Asturias" que se suma a la decisión de Alcoa de desprenderse de la factoría de Avilés, por lo que ha reclamado al Gobierno central medidas en favor de la industria.

Después de vaticinar que el recorte temporal de la producción de la siderúrgica -de tres millones de toneladas en toda Europa y de 700.000 en las plantas de Avilés y Gijón- va a tener consecuencias en el empleo, la presidenta ha subrayado la necesidad de adoptar las medidas necesarias para que la decisión de ArcelorMittal "cause el menor daño posible" y el recorte "sea lo más corto posible".

A este respecto, ha apuntado que la decisión de la multinacional siderúrgica está motivada por factores como el elevado precio de la electricidad, los costes por emisiones de CO2 y las importaciones de terceros países, cuestiones en las que el Gobierno central "tiene mucho que hacer y que decir”.

Sin embargo, Mercedes Fernández advirtió de que “los socialistas languidecen, están instalados en la pasividad y quieren que los demás nos acomodemos”. Concluyó que el Partido Popular considera que “se pueden y deben hacer cosas diferentes para revertir esta situación”.