"El Principado de Asturias es la única región española que permite a los jóvenes menores de 18 años adquirir alcohol", recuerda el portavoz parlamentario de Sanidad, el diputado por el Occidente Alfonso Román López

Los grupos parlamentarios de la Junta General del Principado, a propuesta del Partido Popular, han aprobado instar al Gobierno de Asturias a dar los pasos necesarios para modificar la actual normativa y elevar la edad mínima de consumo de alcohol en la región, pasando de los 16 años actuales a los 18. La iniciativa ha partido a raíz de una moción presentada por el PP y defendida por el diputado y portavoz de Sanidad, Alfonso Román López.

El Parlamento pide al Ejecutivo regional la elaboración "inmediata" del proyecto normativo para elevar la edad de consumo de alcohol. El PSOE ha introducido una enmienda, que fue aceptada por los populares, en la que señala que ese objetivo ha de ir integrado en el marco del proyecto de ley integral de prevención asistencia e incorporación social de drogodependencia.

Por su parte, Alfonso Román López ha recordado que "Asturias es la única comunidad autónoma española que permite a los jóvenes menores de 18 años adquirir alcohol". El portavoz popular de Sanidad en la Cámara autonómica ha señalado que "es un error ideológico decir que es más progre permitir beber alcohol a la gente más joven, que con más edad", y ha asegurado que "los estudios científicos demuestran que la ingesta de alcohol en adolescentes supone un alto riesgo para desarrollar alcoholismo". Según Román el consumo de alcohol en jóvenes ronda los 13,7 años en Asturias.

El diputado ha recordado que "la Junta General aprobó en octubre de 2011 una resolución presentada por el PP que instaba al Consejo de Gobierno a modificar la Ley 5/1990 de 19 de diciembre, sobre prohibición de bebidas alcohólicas, para elevar la edad de consumo a 18 años". El consumo de alcohol y otras sustancias de los jóvenes, según el PP, supone "alteraciones en la memoria, conductas sexuales de riesgo, así como la desinhibición de los conductores víctimas de accidentes de tráfico". Los 'populares' aseguran que "no hay ninguna razón, social, jurídica ni científica, que permita mantener una situación que se da, solamente, en Asturias".