Buenos días a todos y gracias por invitarme a esta primera Escuela de Verano de Nuevas Generaciones de Asturias. Ayer tuve la oportunidad de asistir a la primera jornada y os felicito porque creo que habéis acertado plenamente con los temas y los ponentes.

Es fundamental que los jóvenes pongáis en el debate político los temas que os afectan, y el empleo juvenil, del que ayer y hoy estamos hablando mucho, es, sin duda, un tema en el que os va vuestra vida.

Permitidme que comience mi intervención leyendo algunos titulares publicados en la prensa regional en los últimos meses:

“La tasa de paro juvenil en Asturias supera los peores registros europeos”, “Siete de cada diez jóvenes asturianos siguen sin emanciparse”, “Los jóvenes asturianos tienen que invertir el 62% de sus ingresos en pagar un alquiler”, “Más del 80,9% de los jóvenes asturianos están dispuestos a marcharse fuera para trabajar”, “Asturias, a un año de bajar del millón de habitantes tras recaer la natalidad”, “El índice de envejecimiento de Asturias supera al de todos los países del mundo”…

Hay poco más que añadir. Esta es la realidad de los jóvenes asturianos desde hace mucho tiempo y es una realidad que Asturias no se puede permitir.

Una realidad con la que, por desgracia, los asturianos llevamos conviviendo mucho tiempo fruto de la pasividad absoluta en la toma de decisiones y de la ineficaz gestión de los distintos gobiernos socialistas que hemos tenido y tenemos ahora en Asturias.

Una realidad que, con el Gobierno socialista actual, se acrecienta. El índice de desempleo entre los menores de 25 años se disparó 12 puntos desde 2019 y supera ya al español, que está a la cabeza de Europa. El paro juvenil en Asturias ya alcanza casi el 40%.

Una situación alarmante que no puede hacer que caigamos en el desánimo; no podemos pensar que tenemos que asumir que Asturias está condenada a seguir liderando el ránking mundial de envejecimiento y de la falta de empleo.

Y lo hago desde el convencimiento de que, aunque difícil, sé que es posible cambiar esta tendencia, y lo es porque, como ayer explicó perfectamente el presidente de la Comisión de Economía del partido, Javier Cuesta, en otras comunidades autónomas y en otros países, se están implementado con éxito políticas para fomentar el empleo joven.

 

Pero una vez más, he de decir, que lo que hace falta es voluntad política, situar el problema del desempleo de nuestros jóvenes, una de las principales causas del invierno demográfico, como una prioridad, una emergencia que requiere nuevas ideas, otra forma de hacer política.

Por desgracia, tenemos un Gobierno anclado en el inmovilismo e incapaz de gestionar los problemas de nuestra querida tierra.

Y es que, no podemos seguir aplicando las mismas recetas a los problemas de siempre porque está más que comprobado que no sirven, que con esas recetas continuistas, no se solucionan los problemas.

Porque esas recetas del Gobierno de Barbón son los eslóganes vacíos, los eslóganes arcaicos, las fotos carcas como la de ayer anunciando que se presenta a la reelección como secretario general de la FSA, en el Pozo Funeres, utilizando nuestra historia para dividir a los asturianos.

Mientras el PP está en Llanes hablando de empleo y dando a conocer las medidas que necesita Asturias para que nuestros jóvenes puedan trabajar aquí, en nuestra tierra, Adrián Barbón y Adriana Lastra están levantando el puño en el Pozo Funeres.

A eso se dedica nuestro presidente. Las expresiones que más ha utilizado el Presidente asturiano, a pesar de su juventud, desde que es Presidente son: guerra civil y estatuto de autonomía.

Y es que está impregnado del rencor en el que viven permanentemente Sánchez y Lastra. Adriana Lastra, a la que no sé cómo no se le cae la cara de vergüenza al afirmar que el momento más emotivo de su carrera política fue el día que sacaron a Franco del Valle de los Caídos.

¿Sabe la Sra. Lastra cual será el día más emotivo de mi carrera política? El día que consigamos que los jóvenes asturianos puedan quedarse en Asturias a trabajar y no tengan que irse a otras comunidades autónomas ni a otros países.

Pero eso tendremos que hacerlo nosotros, el PP, porque el PSOE solo sabe hablar de pasado.

Qué fácil es para Adrián Barbón y para Adriana Lastra que tienen el puesto político asegurado dedicarse exclusivamente a revisar el pasado. No son conscientes de los cientos de jóvenes bien formados que tienen que llamar cada día a las puertas de una empresa para conseguir un puesto de trabajo. Eso es lo que pasa cuando nuestros gobernantes no han trabajado nunca fuera de la política.

¿Como es posible que, en pleno siglo XXI, con una Asturias sumida en los peores datos de empleo juvenil de toda Europa, el Presidente de Asturias tenga como prioridad en su acción de gobierno las fotos y las estrategias de marketing efectistas?

¿Cómo es posible que en dos años de gobierno de Asturias no se le conozca a Adrián Barbón ni una sola propuesta que permita paliar el desempleo juvenil?

Desde el PP venimos alertándole, desde el principio de la legislatura, de la necesidad de adecuar nuestra oferta formativa a la demanda de nuestro mercado laboral.

No nos han escuchado y nos ha pillado esta Ley de Formación profesional que vino Sánchez a presentar esta semana a Asturias, con los deberes sin hacer: como siempre.

Me gustaría saber cuál ha sido la influencia del Gobierno asturiano en la redacción de esta ley.

Una Ley que, por cierto, llega tarde (estamos a mitad de la legislatura) y que llegará a las CCAA al final de la misma, cuando ya no dé tiempo a mejorar nuestra oferta formativa con este gobierno.

Y es que el Gobierno de Asturias no ha sabido cómo afrontar esta situación y es tal su nivel de soberbia que es incapaz de apoyarse en los que sí sabemos cómo afrontarla.

Porque nosotros, el PP, sí tenemos un Plan, sí sabemos cómo queremos que sea la Asturias del futuro.

Y en lo que respecta a empleo joven, el Partido Popular de Asturias ha diseñado una estrategia regional de empleo juvenil que tiene como objetivo situar la tasa de desempleo juvenil en el Principado, por debajo del 30% en cuatro años; un Plan que recoge medidas concretas entre los que se encuentran:

○ En primer lugar, la identificación por parte del Gobierno de los sectores, perfiles y empresas creadoras de empleo en Asturias. Le pediremos en estos días al Gobierno que haga esa identificación para apremiarlos en esta necesidad tan acuciante para nuestra región.

 

● En base a esta identificación, orientación laboral a nuestros jóvenes hacia esos perfiles desde los centros educativos, con la colaboración de las organizaciones empresariales. Es vital que nuestro sector empresarial esté involucrado en todas las fases de este Plan.

○ Alinear los curriculum de las ramas formativas de la FP con las necesidades y requisitos de los sectores destinatarios, contando con un currículum base de forma que cada curso se pueda actualizar o retocar en mesas sectoriales con participación empresarial.

● Dar un impulso a la formación profesional dual inspirándose en el “modelo alemán” estableciendo que, como mínimo el 50% del tiempo de la formación de los alumnos de FP se realice en las empresas. La Ley de Formación profesional habla de un mínimo del 25%.

○ Para que esto pueda hacerse, hay que crear, con dotación económica específica, la figura del formador de aprendiz en las empresas, a través de un contrato/colaboración, que otorgue a las personas de la empresa a las que se les atribuya esa responsabilidad, un rango análogo al del profesor asociado universitario, asignándole obligaciones específicas en relación con el aprendizaje del alumno de FP y con una asignación económica que compense a la empresa por los costes y tiempos dedicados a la cualificación de los jóvenes.

Hay otra cosa que viene en la Ley, y es que dice que “la participación de las organizaciones empresariales y sindicales más representativas tendrá carácter paritario”. Hay que dar más peso a la empresa.

● Contar con un Plan especial de ayudas a la contratación de jóvenes menores de 30 años, destinadas a empresas radicadas en el medio rural, destinados a fomentar la fijación de población joven en la Asturias despoblada.

● Crear una deducción fiscal en IRPF por importe de 2.500€ para aquellos autónomos que contraten, con compromiso de permanencia, a su primer trabajador menor de 30 años.

Estas son algunas de las propuestas que necesitamos en Asturias de manera urgente para frenar la sangría de jóvenes que se nos van a otras CCAA.

Estas son las propuestas con las que situaríamos la tasa de desempleo juvenil en el Principado, por debajo del 30% en cuatro años.

Estas son las propuestas que están funcionando en otras CCAA que cuentan con tasas de desempleo juvenil mucho más bajas que nosotros.

No nos podemos permitir que os sigáis marchando fuera de Asturias: os necesitamos; necesitamos vuestro talento, vuestra iniciativa, vuestras ganas de que Asturias salga adelante.

Por eso necesitamos nuevas formas de hacer política que superen las viejas recetas carcas e inmovilistas de este Gobierno socialista que nos está echando a pique.

Y esas nuevas recetas son las que tiene el PP. Os animo a que las deis a conocer.

Gracias por vuestro trabajo, gracias por organizar encuentros como esta Escuela de Verano. Gracias Andrés, por esta iniciativa, gracias Bea Fanjul por estar con nosotros, gracias a todos los que formáis parte de la Dirección Nacional de NNGG y a todos los afiliados y simpatizantes de NNGG de Asturias: sin vosotros el PP nunca podrá cambiar el rumbo de nuestra querida tierra.