Buenas tardes a todos y gracias por asistir telemáticamente a esta reunión.

Gracias también a los medios de comunicación que nos siguen a través de YouTube.

•   Celebramos este Comité Ejecutivo en una Semana Santa atípica, la segunda que nos toca vivir desde el estallido de la pandemia.

Una Semana Santa en la que muchos asturianos no han podido regresar a casa y que todos viviremos con tristeza por no poder participar con plenitud de los actos religiosos o aprovechar estos días para disfrutar del ocio como nos gustaría.

Es una situación difícil para todos, pero especialmente para aquellas familias que han perdido a un ser querido a consecuencia del virus.

También es una situación extremadamente complicada para los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado que trabajan para protegernos y para los profesionales sanitarios que, un año después, siguen combatiéndolo en la primera línea. Hoy conocíamos el fallecimiento de Rosa, técnico de radiología que se ha quedado esperando la segunda dosis de la vacuna; por eso el Gobierno de España debe acelerar la llegada de vacunas a nuestro país.

Mi recuerdo y reconocimiento, y el de todo el Partido Popular de Asturias, para todos ellos.

 

•   Si la labor de los sanitarios es proteger nuestra salud y la de nuestros policías y guardias civiles, vigilar para que se cumpla la Ley, la de aquellos que nos dedicamos a la política debe ser ofrecer soluciones a los ciudadanos que les permitan sobrevivir a esta crisis.

Y ahí, tanto el Gobierno de España como el de Asturias, están fallando. Permitidme una breve reflexión sobre lo que ha pasado en las últimas semanas en el ámbito político.

Es intolerable que mientras España registra la mayor caída del PIB desde la Guerra Civil, el presidente Pedro Sánchez esté más centrado en desbancar gobiernos autonómicos que en poner en marcha medidas económicas y ayudas para los españoles a los que la crisis está llevando a la ruina.

Son miles las familias que no saben si el próximo mes podrán pagar sus facturas o si, por primera vez en su vida, tendrán que acudir a lo que desgraciadamente conocemos como las ‘colas del hambre’.

No se lo merecen. A todos se nos ha pedido un enorme esfuerzo por el bien común, hemos asumido limitaciones en nuestra vida diaria, en nuestro trabajo, en la relación con nuestras familias y amigos; y mientras, desde La Moncloa, se han dedicado a los juegos de estrategia desestabilizando a todo un país.

Hemos asistido estupefactos y abochornados a las intrigas de un grupo de irresponsables que, con el único objetivo de derribar gobiernos autonómicos de distinto color político, han tratado de cambiar voluntades para ganar poder sin importarles las consecuencias que conllevarían para una población agotada ante la mayor crisis sanitaria, económica y social en décadas.

La gente está cansada y preocupada por el futuro. No es el momento de la baja política, si no de la política con mayúsculas, la que se entiende como vocación de servicio.

El Partido Popular ha demostrado estar a la altura, ha salido reforzado y hoy es ya la única alternativa moderada al Gobierno inmoral de Pedro Sánchez y sus socios radicales.

Aunque ya lo he hecho en privado, quiero enviar desde el Comité Ejecutivo de Asturias un fuerte abrazo a los Presidentes de Murcia y Castilla León que tuvieron que vivir situaciones muy delicadas por el ansia de poder de algunos partidos políticos.

Y, por supuesto, todo nuestro apoyo a Isabel Díaz Ayuso que se merece que los madrileños le entreguen toda su confianza para que siga gobernando su Comunidad Autónoma. Estoy segura de que lo va a conseguir.

•   Como muchos sabéis, hace unos días me reunía en Madrid con nuestro presidente Pablo Casado.

Y quiero trasladaros lo que él me transmitió.

Nuestro Presidente sabe que el Partido Popular está hoy fuerte y unido; somos la casa común del centro derecha europeísta y constitucionalista y debemos aunar bajo nuestras siglas a todos los que buscan un cambio; debemos ser el partido que ofrezca soluciones a los españoles desde la moderación y la libertad.

Por eso nos pide que convenzamos a los ciudadanos con nuestro trabajo diario, serio y riguroso, y que no perdamos ni un minuto en distracciones artificiales e interesadas que solo benefician a la Izquierda.

Sólo así nos diferenciaremos de esos que quieren convertir la política en un juego de trileros que no ayuda en nada a los ciudadanos, y podremos unir el voto entorno a nuestro proyecto.

•   En Asturias son muchos los retos que tenemos por delante para evitar que esta pandemia acabe por convertir nuestra comunidad en un erial económico y un paraíso natural vacío.

Las alertas ya están activadas. Los estragos de la crisis sanitaria en nuestra economía dejan cifras desoladoras. Cerramos el año pasado con 82.070 parados y la sangría en la destrucción de empleo no cesa.

Y por eso, y aquí me dirijo al presidente Barbón, es necesaria una reflexión profunda sobre la situación.

Asturias es una de las comunidades con mayores restricciones en materia de horarios, movilidad y aforos, y sin embargo, la evolución de la pandemia en nuestra región no es diferente a la de otros sitios.

Seguimos con niveles de contagios muy altos, con una importante ocupación hospitalaria y de las UCIs.

Algo está fallando, pero el Principado prefiere cerrar a cal y canto algunos sectores y ahogar a otros, pese a la dudosa eficacia de estas medidas.

Nuestros comerciantes, nuestros profesionales del sector turístico, nuestros autónomos y pequeñas empresas, están al límite y el deber del presidente del Principado no es tratarles como a menores de edad, e imponer a golpe de “porque yo lo digo”.

Debe dejar de lado esa manera de gobernar autoritaria, y tener más empatía y menos paternalismo y soberbia.

No se puede gobernar midiendo los éxitos por sus números en redes sociales; no estamos para presidentes tuiteros ni para consejeros blogueros. Estamos para líderes que sepan gestionar, que tengan un plan para Asturias y para los asturianos; una estrategia que permita a nuestra comunidad salir del hoyo.

Desde el Partido de Popular de Asturias le hemos tendido la mano en aquellos asuntos vitales para nuestra comunidad.

-   Hace unos días sin ir más lejos, le solicité por carta una reunión para diseñar una estrategia que nos permita defender juntos a nuestro sector pesquero ante Madrid. Estoy esperando su respuesta.

-   Nos ofrecimos a diseñar con ellos el Fondo de Rescate que necesitan las empresas asturianas que llevan meses pasándolo realmente mal. Despreciaron nuestro trabajo y ahora nos encontramos con lo que ya predijimos: que aprobaron, apoyados por los otros partidos de la oposición, un fondo de rescate absolutamente insuficiente y que deja fuera de las ayudas, injustamente, a muchos colectivos.

-   Le hemos invitado a sumarse a nuestro recurso contra el Estatuto de la Industria Electrointensiva, una herramienta que ha resultado ser muy lesiva para nuestra gran industria. Despreció nuestra propuesta.

-   Pedimos su apoyo para sacar adelante la Ley de Polígonos industriales para que Asturias deje de ser la única comunidad que no cuenta con esta normativa que permitiría un mejor funcionamiento a unas infraestructuras en las que se ubica gran parte de nuestro tejido industrial y que permiten vertebrar nuestro territorio más allá de la zona central. Ni siquiera lo ha tenido en cuenta.

-   Le pedimos también su apoyo a la Ley de Coordinación de Bomberos que hoy hemos presentado junto a los partidos FORO Asturias y Ciudadanos.

-   Y aportamos continuamente nuestras propuestas, nuestras ideas y  nuestro trabajo para luchar contra la despoblación de nuestra región, especialmente en la zona rural, para que nuestra formación profesional sea competitiva o para que nuestras empresas no vean como se destruye empleo. Estas propuestas también son ignoradas por el Gobierno.

¿Quién es el que está dispuesto verdaderamente a dialogar en Asturias y quien ofrece diálogo con la boca pequeña?

Estas son las pruebas más evidentes de que el Gobierno de Barbón, el que se autodenomina Gobierno del diálogo es, en realidad, el Gobierno de la imposición. Sólo llega a acuerdos con esos partidos que, por conseguir un minuto de gloria, ceden a las imposiciones del PSOE.

Nuestro partido lo tiene claro: nosotros seguiremos trabajando para ofrecer soluciones reales a los problemas de los asturianos, seguiremos aportando ideas y propuestas necesarias para que Asturias salga adelante, porque eso es el Partido Popular: un partido de gobierno, con experiencia de gestión que ya ha demostrado en el pasado que es capaz de superar crisis creando empleo y profundizando en el estado de bienestar; un partido que, en definitiva, quiere que Asturias y los asturianos revivamos; un partido que sabe como hacerlo y lo demuestra cuando los ciudadanos nos dan la oportunidad de gobernar.

Vamos por el buen camino, en España, en Madrid y también en Asturias. No nos desviemos de nuestro camino.

Os agradezco a todos vuestro esfuerzo y compromiso y os animo a seguir trabajando en esta línea de rigurosidad y esfuerzo que son el ADN de nuestro partido.

Muchas gracias.