Mercedes Fernández apuesta por dignificar esta ayuda, aumentando su cuantía y dirigéndola al empleo, y atribuye a un gobierno regional "inerte" que aumente el número de perceptores cuando los niveles de paro y pobreza han decrecido

La presidenta del Partido Popular de Asturias, Mercedes Fernández, ha aprovechado su pregunta de control al presidente del Principado para defender la necesidad de reformar el Salario Social, "con rigor y coraje", porque "escondiendo la cabeza debajo del ala" ni se resuelven los problemas ni se garantizan las prestaciones a quienes más las necesitan. 

El Partido Popular, expuso Fernández, plantea elevar el Salario Social de 442 a 532 euros, igualándolo así con el IPREM. Plantea, además, la posibilidad de que se pueda compatibilizar esta ayuda con un trabajo, siempre que el sueldo no exceda los 707 euros del Salario Mínimo Interprofesional. Se trata, en definitiva, "de dignificar el Salario Social y dirigirlo al empleo. Eso es progresismo y solidaridad social, no dejar pasar las cosas para que se solucionen solas", indicó a modo de reproche hacia Javier Fernández -"que ya no está nunca en Asturias"- y hacia su gobierno "inerte".

Y también tuvo unas palabras para la bancada de Izquierda Unida: "Siento chafar al señor Llamazares, que cree que lo que queremos es eliminar el Salario Social. Pues, no. El PP lo que quiere es mejorar este instrumento de ayuda para que sirva realmente a la gente". Frente a "las voces del 'no' que creen que es mejor no hacer nada, que para qué meterse en este lío", el Grupo Parlamentario Popular ha optado por abordar este asunto y desde el hemiciclo Mercedes Fernández pidió que "aquí se implique todo el mundo", incluidos los empresarios: "Planteamos beneficios fiscales para los que contraten a perceptores de Salario Social", 

"¿Cree el presidente del Principado que se necesita reformar el Salario Social? ¿Por qué cuando los niveles de paro han decrecido y también los índices de pobreza el Salario Social es el más elevado?", preguntó la presidenta regional del PP al socialista Javier Fernández. El Salario Social surgió en 2006 fruto de un acuerdo de gobierno entre el expresidente Vicente Álvarez Areces y los comunistas. Entonces estaba dotado de 10 millones de euros. Actualmente, se encuentra en el umbral de los 110 millones.

El "girigay" de la Consejería y el cansancio del presidente

"Lo que necesita la gente es empleo y que el Salario Social sea un instrumento de ayuda transitorio para un momento determinado", incidió Mercedes Fernández, que sí entiende la perpetuidad de esta subvención cuando, por circunstancias de edad o de dependencia, no sea posible una salida laboral. "Ustedes aprobaron los Presupuestos -y por tanto la dotación económica para Salario Social- gracias a que el PP apretó la tecla del sí. Con las izquierdas no se entendió. Bueno, ya ni se entienden en su propia casa", le recordó al presidente regional.

Mercedes Fernández aprovechó la ocasión para denunciar, además, "el girigay de tres pares de narices que hay en la Consejería de Bienestar Social", que tiene a 2.000 personas en lista de espera para percibir el Salario Social. Y para ironizar con el momento de ruptura que se vive en el PSOE a nivel nacional, y que tiene clara repercusión en el socialismo asturiano, en ambos casos, con Javier Fernández en el ojo del huracán: "Se le ve a usted cansado, entre ranas, sapos y los autobuses de los de Maduro, no nos quedó nada por ver esta semana".