Mercedes Fernández acusó al presidente del Principado de "no estar a la altura de su cargo" por preferir la prórroga presupuestaria y el "espectáculo" con Podemos a pactar con el PP unas cuentas con mejoras para una mayoría de asturianos

La presidenta del PP de Asturias entiende que "las cosas importantes deben hacerse con rigor y seriedad", de ahí que considere "un espectáculo lamentable" la negociación presupuestaria llevada a cabo por la izquierda asturiana, "con subasteos dentro y fuera" de la Junta General del Principado. "Asturias y los asturianos son los grandes desaparecidos en sus discursos y negociaciones. Son una izquierda vacua, superficial e impresentable", reprochó Mercedes Fernández a PSOE, Podemos e IU en el debate parlamentario del proyecto de Presupuestos para 2018.

Frente a "los cabildeos de despacho y los apaños nocturnos",el Partido Popular hizo sus propuestas "sin ambages", planteando una enmienda de totalidad referida al modelo fiscal, una de sus prioridades políticas. "Tenemos una alta presión fiscal y pedir a los asturianos que paguen más al fisco autonómico es una injusticia", argumentó Mercedes Fernández, que aboga por avanzar en la eliminación del Impuesto de Sucesiones con bonificaciones del 99 por ciento a descendientes y ascendentes directos, así como a hermanos, sobrinos y tíos. 

"¿Vamos los últimos en casi todo y qué hace el gobierno regional? Freir a impuestos a los asturianos y seguir con la Asturias subvencionada, mientras se le da la espalda a los emprendedores con trabas y objeciones", expuso la portavoz del Grupo Parlamentario Popular. Y añadió en referencia a los socialistas: "Ustedes lo único que hacen son ruedas de prensa, fotocopias y parlotear".

Los tiempos del socialismo

Pero asuntos como el reto demográfico precisan, según Mercedes Fernández, menos parloteo y más compromisos en firme, porque "con una Asturias altamente envejecida y sin relevo generacional, tenemos hipotecado el futuro". El PP plantea para fijar población una fiscalidad atractiva con bonificaciones por el nacimiento del primer hijo y partidas presupuestarias específicas, en lugar de "ese difuso de pongo un poco de aquí y un poco de allá" con el que el Ejecutivo de Javier Fernández pretende hacer frente a los graves problemas demográficos de la región. 

Los populares insisten también en la necesidad de garantizar una red de escuelas infantiles de 0 a 3 años universal y gratuita, y, de hecho, en su día defendieron en la Junta una iniciativa para que así fuera. Iniciativa que fue rechazada por el conjunto de la izquierda asturiana, incluidos los diputados de Podemos, que ahora se apropian de esta reivindicación como caballo de batalla en la negociación presupuestaria. 

Otro momento del debate presupuestario.

En cuanto a Sanidad, Fernández acusó al gobierno asturiano de "complacerse ante las listas de espera con un discurso lánguido y poco eficaz", y defendió tres medidas al respecto: si se pide mayor laboriosidad al personal, habrá que compensarle con mayores retribuciones; conciertos con clínicas privadas; y medidas para evitar la escasa permanencia de profesionales en el Oriente y el Occidente de Asturias. 

Dicho esto, afeó la ausencia del consejero del ramo, que al igual que el consejero de Infraestructuras no estuvo presente en el debate. "Salvo que concurra causa personal, lo que están demostrando es que este Pleno les importa un bledo". Como también reprochó el hecho de que el presidente del Principado, Javier Fernández, no explicase personalmente a la Cámara el proyecto presupuestario de su gobierno, delegando en su consejera de Hacienda. "Claro, es más cómodo", señaló Mercedes Fernández. 

No faltaron tampoco alusiones al responsable autonómico de Educación, otro de los ejes fundamentales de las enmiendas presentadas por el PP. Y no sólo en relación al ciclo de 0 a 3 años. "Los libros de texto deberían ser gratis", aseguró la dirigente popular, al tiempo que calificaba "de triste récord" el hecho de que las ayudas que concede el gobierno regional para la adquisición de material escolar son las más exiguas de España.

Millones de apoyo a la llingua para quitar una "d"

Y prosiguió: "Nos encontramos con que, dentro de lo que llamaron acuerdos extrapresupuestarios, está el apoyo a la llingua, que va camino de una cooficialidad que sólo está en la cabeza del consejero, de Llamazares y de algunas señorías de Podemos". A la normalización lingüística, según Mercedes Fernández, se destinan millones de euros "más necesarios para Educación y Sanidad". Prueba de ello es que entre el nombre en castellano y en bable de algunos equipamientos doblemente señalizados sólo dista una "d" o una "u". Y alzó la fotografía de un cartel de Noreña como ejemplo. "Es una broma de mal gusto", sentenció. 

"El señor Fernández como siempre parlotea y parlotea, pero al final deja hacer, pues así nos va", culpó al presidente del Principado. "Son especialistas en gastar el dinero público sin orden ni concierto", criticó la portavoz del Partido Popular, más partidaria de luchar ingresos que repercutan en el bolsillo de los asturianos desde el 1 de enero que de negociar la redistribución del gasto: "Es que con ustedes eso sería comprar una papeleta  para el engaño". 

La presidenta del PP, de vuelta a su escaño.

El proyecto presupuestario de los socialistas no obtuvo finalmente más apoyo que el de IU, cuya consulta a las bases se quedó en esta ocasión "en una consulta de amigos en una especie de guateque". En la escena que describió Mercedes Fernández, "el señor Llamazares se esfuerza por demostrar que pertenece a la izquierda responsable, mientras los chicos de Podemos se toman esto como una partida de cartas de bar y el presidente del Principado se divierte demostrando a no sé quien que es más listo que no sé quien más".

La cuestión es que "pudiendo tener unos presupuestos aprobados" gracias al apoyo del PP, como ocurrió en 2015 y 2017, Asturias se queda sin cuentas. "Lamentable que un presidente se divierta y acepte el desacuerdo", le espetó Mercedes Fernández al jefe del Ejecutivo autonómico. "No está a la altura del cargo, y se lo digo con pesar, porque por castigar a no sé quien, está castigando a Asturias", apostilló.  

Con esta actitud "diabólica", según la presidenta del PP asturiano, "se van a quedar reducidos a una soledad inexplicable". A los que "como nosotros estamos hasta el moño de socialismo, nos queda la esperanza, eso sí, de que les quede poco tiempo en el gobierno", concluyó Mercedes Fernández, no sin antes explicar a "esos que nos piden un contrato de adhesión" que el PP "tiene todo el derecho de mantener su postura, sin tener por qué firmar los caprichos trasnochados de algunos".