"Es una desfachatez, una comedia bufa, una tomadura de pelo a los asturianos". Así resume el portavoz de Cultura del Grupo Parlamentario Popular, Pedro de Rueda, la actuación del PSOE -tanto en el Gobierno autonómico como en el Ayuntamiento de Grandas de Salime- en todo lo relacionado con el Chao Samartín. Un yacimiento arqueológico "de los más importantes del norte de España, una joya del patrimonio asturiano, que los socialistas parecen descubrir ahora, tras una década de problemas, denuncias e intervenciones de la Guardia Civil" por los desencuentros entre la Consejería y el Consistorio que dirige Eustaquio Revilla.

"Durante los últimos diez años no sólo no lo han protegido, sino que han negado públicamente los problemas, con un alcalde al que le han consentido todo", critica el parlamentario. "Ahora resulta que, de repente, está en mal estado y es urgente su reparación, algo que el PP lleva años advirtiendo, la última vez hace menos de un año, encontrándonos con el 'no' del consejero, que negaba que hubiese motivos para la intranquilidad, todo para no tener que enfrentarse al alcalde y a su nefasta gestión", continúa.

La foto con los culpables

De Rueda critica la farsa de la fotografía del presidente Javier Fernández con el consejero Genaro Alonso y el alcalde de Grandas en el Chao, tras la que hay "una interminable serie de denuncias". "Las que el alcalde interpuso las perdió, y las que la Consejería interpuso contra él se las ganaron, con continuos obstáculos para que todos los asturianos disfrutásemos de este yacimiento", rememora. "Dicen que el asesino siempre vuelve al lugar de los hechos, y en la foto están los dos culpables; debería aparecer en la sección de Sucesos", sentencia De Rueda.

"Políticamente es impresentable, una tomadura de pelo a Asturias y a los asturianos, cuando hasta la Guardia Civil tuvo que acompañar a los investigadores para que pudiesen recoger sus cosas, expertos contratados por la Consejería, cuando el alcalde los echó", finaliza  el diputado del PP.