La Audiencia Provincial, aunque absuelve a los gestores de la empresa pública regional, entiende la "sospecha" que provocó la denuncia del PP, y asegura que "el mecanismo de control documental de la sociedad del Principado era un caos"

La sección tercera de la Audiencia Provincial ha absuelto a los cuatro directivos de Vipasa y a los dos arquitectos juzgados por el proyecto de los «minipisos» de la Laboral, después de una denuncia presentada por el Partido Popular. No obstante, el juez critica duramente la gestión de la compañía propiedad del Principado, que ha sido «absolutamente insensible a unos criterios de transparencia, publicidad y concurrencia».

La ex gerente María José Hevia y los consejeros Javier Uría de la Fuente (ex director general de Patrimonio), Guillermo Morales (ex director de Urbanismo) y Enrique Álvarez (ex director de Vivienda), así como los arquitectos Rafael Rojo y Esteban Díaz, se enfrentaban a penas de hasta tres años de cárcel, tras la denuncia del diputado regional del PP José Agustín Cuervas-Mons.

El tribunal, presidido por José María Álvarez Seijo, estima que la mercantil propiedad del Principado era una empresa privada que no se regía por la ley de contratos públicos, por lo que no estaba sujeta a los principios de publicidad, concurrencia, igualdad y no discriminación. El tribunal estima que «Vipasa no tenía que someterse a esa normativa, que podía contratar y adjudicar directamente el proyecto de la obra (...) y no hubo ninguna decisión prevaricadora, ni componente defraudatorio en la contratación». Pero también dice que los directivos no eran «modelo de gestión».

El fallo señala que lo habitual en la empresa era contratar directamente. No obstante, la sentencia señala que «otra cosa, ciertamente llamativa, es que personas en las que se supone una solvencia profesional y de rectitud cuando asumen cargos de gestión de fondos públicos se muestren absolutamente insensibles a unos criterios de transparencia, publicidad y concurrencia» pese a las recomendaciones del asesor jurídico de la entidad.

Añade el fallo que no hay simulación de falsedad en ningún expediente porque «no hay, ni hubo, ningún expediente», dado que el «mecanismo de control documental era un caos» y no era «ejemplo de seriedad». Los jueces comprenden que se denunciase, ya que la actuación de estos gestores «constituye un motivo de sospecha». Cuervas-Mons indicó que respeta y acata el fallo, y que no se arrepiente de haber denunciado porque ha servido para que Vipasa modificase su forma de contratar. Añadió que «la sentencia recoge que la contratación no fue correcta y que la actuación de los directivos no fue ejemplar». El fallo exime del pago de las costas a Cuervas y al PP. «Actuamos correctamente», añadió.