El portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Popular, David González Medina, afirma que el cierre de 32 unidades educativas en centros concertados planeado por el Gobierno del Principado "no se debe a una cuestión de ratios y alumnado, sino a un posicionamiento político e ideológico del PSOE en contra" de la enseñanza concertada.

En su interpelación ante el Pleno de la Junta General, el diputado del PP subrayó que el tiempo ha demostrado que el partido "tenía razón al advertir de este brutal recorte, impuesto sin ningún tipo de negociación". Los planes de la Consejería pasan por cerrar 16 unidades en Educación Infantil, siete en Primaria, siete en Secundaria y dos en ciclos de grado superior de Formación Profesional (FP), cierres que afectarían a 43 de los 70 centros que tienen conciertos.

"Las consecuencias de esta decisión la pagarán las familias, que verán mermadan aún más sus posibilidades para tratar de elegir el centro al que enviar a sus hijos", aseveró el parlamentario, que recordó cómo ya desde la etapa de José Luis Iglesias Riopedre como consejero, "cuando el dinero de Educación se lo quedaban algunos", el PSOE ha ido "asfixiando" a la concertada. 

Un modelo educativo, señaló el diputado del PP, "que ahorra cada año 80 millones de euros al Principado", frente al intento del Ejecutivo que preside Javier Fernández "de, a través de la Sindicatura, tratar de hacer ver que su gestión económica es mejorable". Institución a la que, expuso, "utilizan igual que a los grupos de la izquierda, para caldear el ambiente contra la concertada con el plan piloto del asturiano como premio".

"En el Partido Popular reclamamos la igualdad entre la educación pública y la concertada, porque defendemos a las dos, y queremos que sea las familias las que elijan y que, en consecuencia de esa decisión, se adapte el mapa escolar; al contrario que usted, señor consejero, no tenemos que esconder nuestra postura", sentenció Medina.