"El alumnado con necesidades educativas especiales debería ser una prioridad para la Consejería, no ser castigados por la lentitud administrativa del Gobierno", afirma el portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Popular, David González Medina, ante el caso de una joven afectada por el síndrome de Rett que aún no ha podido iniciar las clases.

El diputado del PP explica que la familia, "en su libertad y su derecho", decidió trasladar a su hija de centro, al de Latores, en Oviedo. "A pesar de tener el permiso de la comisión de escolarización desde el mes de septiembre, la lentitud en la gestión de la Consejería hacen que aún no haya iniciado el curso". "La familia lleva desde septiembre intentando matricular a su hija, y no encuentran más que trabas y dificultades por parte de la Consejería", asevera.