Emma Ramos reprocha el "desconocimiento" del Gobierno sobre la situación de las piezas, por las que pagó 62.700 euros, y exige que se recuperen los controles sobre los contratos menores

El Principado ha colocado sólo 9 de los 81 monolitos que, en 2010, encargó para señalizar las fosas comunes de la Guerra Civil en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, adjudicación por la que el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha imputado al portavoz de IU en la Junta General, Ángel González -entonces viceconsejero de Bienestar Social-, por un presunto fraccionamiento de contratos. El Gobierno regional pagó entonces 62.700 euros por todos estos monolitos, pero no en una única adjudicación sino en tres, cada una por 20.900 euros, aunque la empresa seleccionada siempre fue la misma, New Construction, S. L.

El consejero de la Presidencia, Guillermo Martínez, desveló en el Parlamento regional la cifra de monolitos sin colocar a preguntas de la diputada del Grupo Popular en la Junta Emma Ramos, que reprochó al Ejecutivo su "desconocimiento" sobre la situación de las piedras y el "descontrol" en un expediente administrativo aún sin cerrar, aunque hayan pasado ya tres años. Ramos exigió al consejero que el Gobierno del Principado recupere el control previo y la fiscalización de los contratos menores, eliminado en 2004 por el ex presidente Areces. 

Martínez señaló que el Principado tuvo conocimiento del depósito de esos monolitos por una carta de la empresa concesionaria, que indicaba además que más de 40 de las piezas iban a necesitar un permiso del Arzobispado para su colocación, al encontrarse en lugares cercanos a cementerios. En un mes se establecerá un plan de colocación de los monolitos. Los dos primeros se colocarán en Candamo y en Grado.