Mercedes Fernández aborda la actualidad política regional en un desayuno con los medios de comunicación de Avilés, donde el Partido Popular se considera "la alternativa a un socialismo que es más de lo mismo" tras una crisis interna "felizmente superada"

La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, lamenta que el "nuevo tripartito" que el gobierno regional ha formado con Podemos e IU para la aprobación de la Ley de Créditos Extraordinarios haga "una entrega por fascículos" de lo que van a ser las cuentas del Principado de aquí a final de legislatura. Entrega cuyo último capítulo ha sido la generación de un nuevo crédito extraordinario para afrontar la subida salarial prometida a los empleados públicos. 

En opinión de Mercedes Fernández, este es el resultado de "lo malos negociadores que fueron los socialistas socialistas", incapaces de aprobar unos presupuestos para 2018 y ahora se conforman "con unos presupuestos por fascículos". Lo que "me parece una falta de rigor y una falta de seriedad importante, lo que es para echarse a temblar".

La máxima representante de los populares asturianos hacía estas declaraciones en el transcurso de un desayuno informativo con los medios de comunicación avilesinos, que también se interesaron por las perspectivas electorales del PP tanto en la ciudad como en Asturias. Mercedes Fernández aclaró que todavía no hay ninguna decisión tomada sobre candidaturas, aunque "esperamos acertar" para conseguir el gobierno del Principado y cuantas más alcaldías mejor, entre ellas, la de Avilés. 

"El objetivo es una ofrecer en Avilés una alternativa al socialismo, que no da respuesta a la ciudad, da resignación y más de lo mismo. Ellos siguen igual, pero los avilesinos necesitan nuevos planteamientos", apuntó Fernández. Prueba de ello, añadió, es la caída demográfica del municipio, porque muchas personas que trabajan en Avilés prefieren instalar su residencia en Gijón, Oviedo o Castrillón. 

Un momento del desayuno informativo celebrado en Avilés.

El PP, según anunció Mercedes Fernández, tiene la intención de realizar "un despliegue de presencia en todos aquellos ámbitos donde hay una problemática concreta para escuchar a la gente" afectada. Un despliegue que viene precedido por una crisis local del partido "felizmente superada" y que permite a la junta local de Avilés abordar la precampaña electoral con más fuerza: "Los electores exigen orden y no perdonan ni el conflicto ni la falta de trabajo y dedicación".

En cuanto al auge de Ciudadanos en los últimos meses, prefirió hacer una lectura en positivo. Si bien es cierto que "cuando unos suben es que otros bajan", desde el Partido Popular de Asturias "vamos a intentar que Ciudadanos a quien reste votos sea al PSOE". Lo que abriría para el PP un escenario postelectoral de "ventaja negociadora", cuando "quienes siempre han tenido muchas bandas para negociar son los socialistas, lo que nos ha llevado a no gobernar en ocasiones, porque ellos todo lo suman con tal de estar y ocupar sillones y poltronas".