El portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Popular, David González Medina, ha defendido ante la Junta General una proposición no de ley para potenciar el sistema bilingüe español-inglés en todas las etapas educativas y evitar su "estancamiento". "Es el bilingüismo que realmente importa y preocupa a las familias para mejorar la formación y ayudar a la futura inserción laboral" de sus hijos. Todos los partidos de la izquierda votaron en contra de esta mejoría para la Educación asturiana.

González Medina explicó ante la Cámara que la del PP es una propuesta "constructiva". Los datos reflejan que hay un gran número de centros adscritos a dicho programa y que las familias valoran su implantación. Por eso "queremos evitar que se estanque y pierda calidad", expuso.

La propuesta del PP está basada tanto en el refuerzo del profesorado, al que pretende que se le exija el nivel C-1 de inglés, aunque no como medida inmediata sino progresiva, lo que supondría una inversión de tres millones de euros anualmente durante tres años; como en el refuerzo del horario, para que se imparta el 30 por ciento de las horas, como mínimo, en inglés.

Medina ha introducido también la sustitución del criterio de "arbitrariedad" por otro de "mérito y capacidad", ya que la situación actual, con plazas por sorteo, "es injusta para aquellos alumnos que han cursado este programa con excelentes resultados y se quedan fuera para el siguiente ciclo". Además, el aumento del profesorado garantizaría contar con suficientes unidades.

La proposición solicitaba también la inclusión en este sistema bilingüe del segundo ciclo de infantil, ya que actualmente el programa se inicia en primaria, así como la facilitación a los alumnos para que acrediten el nivel A-2, tras el ciclo de primaria, y el B-1 y el B-2 tras el ciclo de secundaria y bachillerato, respectivamente, a través de convenios que promuevan la participación de los alumnos en exámenes oficiales.