· El portavoz de Pesca del Grupo popular, Javier Brea, señala que esta medida permitirá rentabilizar la actividad y recuperar especies al disminuir las capturas. · Reclama que se realicen tests a las tripulaciones, especialmente a los 350 pescadores que participarán en la campaña del bonito en las próximas fechas y que permanecerán varias semanas embarcados.

El Partido Popular, a través de su portavoz en Pesca en la Junta General, Javier Brea, insta al Gobierno del Principado a que reclame al Gobierno central que los pescadores asturianos puedan acogerse a ERTES de fuerza mayor ante la caída de las ventas provocada por la crisis sanitaria del COVID-19.

El diputado popular recuerda que el sector pesquero “lleva acumulada una caída superior al 60% en número de embarcaciones en las últimas décadas, es una actividad con unas particulares condiciones de dureza, sometida a una excesiva burocracia y una gran incertidumbre derivada de las regulaciones de las pesquerías. Si añadimos a esto una bajada en el consumo de pescado debido a la pandemia, se dan todas las condiciones para hablar de un sector de crisis”.

En este sentido, Brea agrega que es un sector poco flexible, “porque las pesquerías son en la época que son y los pescadores deben ir a faenar independientemente de la situación de crisis” y pese a que hayan sufrido una importante caída en los ingresos.

El popular explica que al formar parte de la cadena de abastecimiento se les considera servicio esencial por lo que no pueden acogerse a un ERTE, “agravando la ya de por sí difícil situación económica de las cofradías”.

Para “garantizar la supervivencia del sector”, el Grupo Parlamentario Popular ha registrado una proposición no de ley en la que pide que se puedan acoger a ERTES voluntariamente “lo que provocaría una disminución de trabajadores en los buques, hacer viable la actividad y además, la disminución de las capturas ayudaría a la sostenibilidad de los recursos pesqueros facilitando la recuperación de las especies al actuar como una parada biológica parcial”

Por otra parte, piden una línea de medidas de financiación y ayudas económicas “para aminorar en lo posible los efectos de la crisis en el sector pesquero”.

 

Tests a las tripulaciones como en Cantabria y País Vasco

Por otra parte, Javier Brea denuncia que los pescadores asturianos acuden diariamente a trabajar sin haber realizado test de diagnóstico “no como en Cantabria y País Vasco donde los autoridades han puesto a disposición de las cofradías de pescadores test rápidos para los pescadores inmersos en la campaña de la anchoa, de tal forma que, si alguno diera positivo, se le reconfirmaría con la realización de un test PCR”.

En este sentido, subraya la proximidad del inicio de la campaña del bonito, a finales del mes de mayo, en la que los buques permanecen faenando en la mar durante semanas, sin tocar puerto, “por lo que se hace imprescindible la realización de los test de diagnóstico a todos los tripulantes antes de embarcar, en aras de evitar riesgos sanitarios de graves consecuencias”.

Según los datos obtenidos de la federación de cofradías, el número de tripulantes que formaran parte en esta campaña del bonito en Asturias rondan los 350, por lo que “desde el Grupo Parlamentario popular instamos al gobierno a dotar de los medios necesarios para el diagnóstico preventivo para todos los marineros previo al embarque.  Así se apoya a un sector, no con buenas palabras”, sentencia el popular.

Audios

El PP pide que el sector pesquero asturiano pueda acogerse a ERTES por fuerza mayor para “garantizar su supervivencia”
Descargar el Audio