· El portavoz adjunto del PP, Pablo González, exige que se concreten las medidas de financiación de Asturgar y la de 400 euros para los autónomos obligados a cerrar. · El diputado Álvaro Queipo señala que la falta de iniciativa de Delegación de Gobierno ante el Real Decreto de cierre de actividades esenciales provocó “miles de euros de perdidas a la Industria”.

El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario del PP, Pablo González, ha solicitado al Gobierno del Principado que asuma el pago de dos meses de la cuota de los autónomos asturianos para paliar las consecuencias del parón económico derivado de la crisis sanitaria por el coronavirus. “No pueden quedar apartados de las medidas que lleve a cabo el Gobierno, se les llena la boca con que ‘nadie quedará atrás’, pero no sabemos qué van a hacer”.

“Queremos que nos diga, en su escenario más razonable, cuánto dinero necesitan movilizar para que la crisis económica no arrase con esta región”, reclamó González al consejero.

El popular realizó esta propuesta durante su intervención en la primera sesión del grupo de trabajo para el seguimiento y evaluación de la crisis del COVID-19 constituido por la Junta y en el que hoy ha comparecido el consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica, Enrique Fernández.

El portavoz adjunto del PP también instó al titular de Empleo a realizar un pago directo de 3.000 euros a los autónomos que han tenido que permanecer abiertos, pero han sufrido importantes pérdidas económicas desde la declaración del Estado de Alarma el pasado día 14 de marzo.

Asimismo, exigió al Gobierno que concrete cuanto antes las medidas de financiación de Asturgar y el pago de los “raquíticos” 400 euros de los autónomos obligados a cesar en su actividad.

AQ

 

Críticas a Delegación del Gobierno

Por su parte, el diputado responsable de Industria del PP, Álvaro Queipo, subrayó que el Principado “va a rebufo” y criticó duramente la gestación y publicación del Real Decreto de cese de las actividades esenciales publicado el pasado domingo e interpeló al consejero sobre si el Gobierno regional conocía su contenido con anterioridad y si hubo coordinación con el Ejecutivo central para consensuarlo.

En este sentido, criticó la ausencia de iniciativa de la Delegación de Gobierno y señaló que esta “pasividad” provocó “perdidas de miles de euros para la industria asturiana y un gran desconcierto entre los trabajadores y empresarios que forman el tejido industrial de la región”.

Queipo también se preguntó si se habían cuantificado las pérdidas para la industria “que tuvo que acogerse a servicios mínimos el lunes  para retomar la actividad el martes, una vez que se resolvió el entuerto”.