Mercedes Fernández brinda por el nuevo año con los afiliados del Partido Popular de Gijón y hace un llamamiento a la unidad del partido para conseguir los éxitos en las urnas

 La presidenta del Partido Popular, Mercedes Fernández, se ha mostrado hoy convencida de que el PP "obtendrá la cosecha electoral que se merece" en los comicios que se celebrarán en 2019, dado que cuenta con "buenos equipos" y defiende un modelo "muy distinto al de la caduca izquierda".

Mercedes Fernández, que ha hecho estas afirmaciones durante su asistencia a la tradicional Copa de Navidad que el PP de Gijón ofrece a sus afiliados en la sede de los populares, ha señalado que su partido inició la campaña electoral nada más concluir el pleno de investidura de la actual legislatura autonómica, en el que llegó a empatar con el PSOE.

Frente "a quienes hacen los deberes a última hora y sacan unas notas ramplonas", el PP asturiano ha llevado a cabo una labor de defensa de unas ideas diferentes a las fórmulas repetitivas que los socialistas llevan aplicando 30 años en Asturias, ha apuntado.

A su juicio, el "hartazgo" que muestra la izquierda, cuyos dirigentes están "secos y ya no saben qué decir", es fruto de que no han sido capaces de seguir el cambio "radical" que ha dado una sociedad asturiana "mucho más dinámica" que un Gobierno que "va por detrás de ella" y que, al no ser capaz de hacer aportaciones de futuro, se convierte en "irrelevante e innecesario".

No obstante, la presidenta, que ha puesto como ejemplo el funcionamiento de la dirección del PP gijonés, ha advertido de que, al igual que en cualquier ámbito, en la política "la garantía del éxito es la unidad" lo que hace necesario que en una organización "todo el mundo sepa donde tienen que estar y qué tiene que hacer".

"Todo el mundo tiene un sitio, pero no el mismo", ha advertido tras calificar de "inocentada" el balance que ayer realizó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de los "mesecillos" que lleva en el poder al haber afirmado que su Ejeuctivo había hecho más en siete que el de Mariano Rajoy en siete años.

A su juicio, tras obtener el peor resultado de la historia del PSOE y llegar al poder a través de una moción de censura respaldada por Bildu, los separatistas catalanes "y los del chalé del Galapagar" -en alusión a Podemos-, Sánchez ha demostrado que quiere estar en el poder "como sea" y aún siendo "prisionero de ese clan".

Ese Gobierno "débil" favorece, ha apuntado, a quienes buscan romper la unidad de España "porque así se sienten más fuertes" por lo que ha pedido no perder de vista que el principal patrimonio del país es una Constitución que respaldan la inmensa mayoría de los ciudadano "una bandera que nos une y unos principios que defender entre todos".

"Los éxitos colectivos nadie los hace en ni en soledad ni con minorías exiguas, las historias de éxito siempre fueron historias colectivas", ha añadido.