· La diputada del PP en la Junta Beatriz Polledo censura que “la imposición” por parte de la Consejería de nuevos horarios de entrada y salida supondrá “aglomeraciones” y un grave trastorno para la conciliación de las familias a estas alturas del curso · Padres y profesores están en desacuerdo con la nueva medida: “La Consejería no solo no ayuda, sino que además estorba”, lamenta la diputada popular Gloria García · El Grupo Popular llevará a la Junta el malestar generado y preguntará al consejero de Salud si estos cambios son compatibles con los protocolos anti-covid

La diputada del Grupo Popular en la Junta General del Principado Beatriz Polledo, junto a la diputada popular portavoz en Educación Gloria García y padres de alumnos del colegio Celestino Montoto, en Pola de Siero, denuncian que el cambio de horarios planteado por la consejería de Educación a partir de enero “perjudica” a las familias y reclaman a la consejería que rectifique de forma inmediata.

Polledo ha asegurado hoy, frente a la entrada del colegio y acompañada del portavoz municipal adjunto del PP en Pola de Siero, Hugo Nava, así como de las propias familias; que la “imposición” por parte de la Consejería de nuevos horarios de entrada y salida del centro supondrá “aglomeraciones”, “el fin de los grupos burbuja” así como un grave trastorno para la conciliación de las familias ya que se verán obligadas a reorganizarse prácticamente a mitad de curso.

Los horarios de entrada y salida son ahora escalonados para evitar aglomeraciones, pero con los planes de la Consejería estos horarios pasarán a unificarse por lo que los alumnos entrarán y saldrán a la vez, coincidiendo además con otros centros educativos de alrededor. Además, también se verá reducido el número de recreos, que pasarán de cuatro a dos.

Estas modificaciones producirán a su vez “cambios en el profesorado” y “en actividades extraescolares”, casi a mitad de curso, denuncia el PP.

“No se entiende que la Consejería cambie de criterio de forma repentina y unilateral, a estas alturas del curso, cuando lo que había funcionaba bien y contaba con el acuerdo de la comunidad educativa y las familias”, asegura Polledo.

La Consejería escuda este cambio de criterio en que el horario del profesorado en el centro excede, en algunos casos, el establecido para este curso escolar, pero los propios profesores están en desacuerdo con el cambio planteado y consideran que el horario actual, escalonado, ofrece más garantías para salvaguardar la seguridad en un contexto de pandemia como el actual, según explican las familias. De hecho, el claustro de profesores se ha manifestado por unanimidad a favor de los horarios actuales. 

Celestino Montoto

“Estamos ante otra incongruencia más por parte de la Consejería”, critica por su parte Gloria García, que recuerda cómo la Consejería ha dejado en manos de los propios centros la gestión de la pandemia desde el principio y ahora, “la Consejería no solo no ayuda, sino que además estorba”, lamenta la diputada popular.

 

El PP trasladará en la Junta el malestar de las familias  

Los padres aseguran estar “preocupados” ante la situación generada por la decisión que ha tomado “de forma unilateral” la Consejería, ya que la nueva medida “no está hablada” ni con la dirección del centro, ni con el profesorado ni con los padres de los alumnos, denuncia el PP.

Los padres aseguran que los nuevos horarios supondrían “más aglomeraciones” y “un trastorno” para conciliar la vida laboral y familiar a estas alturas del curso, y piden a la consejería que los horarios “queden como están”.

Así las cosas, los populares trasladarán en la Junta el “malestar” generado entre las familias por la Consejería, a la que exige que “escuche” y “rectifique de manera inmediata” para evitar que los nuevos horarios entren en vigor en los próximos días.

“Nos tememos que si el cambio llega a producirse, ya no habrá marca atrás”, advierte Beatriz Polledo.

Los populares preguntarán además en la Junta al consejero de Salud si estos cambios son compatibles con los actuales protocolos anti-covid, porque “de entrada parece todo lo contrario a lo que se está recomendando”, dice Polledo.