El Grupo Parlamentario Popular, a través de una Proposición no de Ley defendida por el diputado Carlos Suárez, ha solicitado al gobierno regional que adopte las medidas financieras necesarias para compensar el trato concedido a la deuda de la Autoridad Portuaria de Valencia y subsanar, así, la discriminación y merma de la competitividad que eso supone para el puerto gijonés de El Musel. 

Se ha exigido, además, que se cumplan los compromisos de inversión previstos en los Presupuestos Generales del Estado para 2018 por el Ministerio de Fomento,dada la especial situación financiera de El Musel. Compromisos que permitirían duplicar la carretera AS-19 entre los enlaces de Lloreda y Veriña; ejecutar el vial de Jove, en fase de proyecto; y la ampliación y modernización ferroviaria en el puerto. En total, 11,7 millones de euros de presupuesto para este ejercicio.

"Si por algo se han caracterizado los gobiernos socialistas es por la dejadez y en ocasiones negligencia en las obras. Allí donde hay un gobierno socialista, en nuestro caso con la muleta de la FSA, hay una obra que se enlentece, no se realiza o se realiza en medio de polémica", reprochó Carlos Suárez, durante su intervención en la Junta General del Principado.

En este caso, con el agravante de que el PSOE ha "volado" los acuerdos previos en materia de financiación autonómica, aportando fondos "de forma bilateral" a otras comunidades autónomas competidoras con Asturias. Como ha ocurrido con Valencia, a cuyo puerto se le ha condonado una deuda de 350 millones de euros ante "el gobierno mudo y silente de Javier Fernández".

Se ha roto así con la regla, que se venía siguiendo en las últimas décadas, de no perdonar nunca la deuda de las distintas autoridades portuarias para mantener el equilibrio de la competitividad entre los distintos puertos de interés general del Estado. Esta igualdad de trato se ha quebrado. Y El Musel sale perjudicado, en opinión del PP. "Todo para que este gobierno Frankenstein de Pedro Sánchez pague favores a sus socios de gobierno", lamentó Suárez.

No sólo eso. El Ministerio de Transición Ecológica también le ha dado la estocada al puerto gijonés. "La ministra que tanto se alegra del cierre de las minas ha dejado sin futuro a El Musel", según el parlamentario popular, que recordó en la Junta General del Principado que un tercio de sus tráficos lo genera el carbón. "Es hora de mojarse y de que en el gobierno de Javier Fernández dejen de balar como ovejas para empezar a dar algún grito" en favor de Asturias.