El presidente del PP de Gijón, Mariano Marín, ha calificado de "bochorno" y "vergüenza nacional" que la ciudad sea una de las responsables de la multa impuesta por la Unión Europea a España por la falta de depuración de las aguas residuales.

Marín se ha expresado en estos términos en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado del coordinador general del PP de Asturias, José Agustín Cuervas-Mons, y el portavoz popular gijonés, Pablo González.

A su juicio, la multa millonaria es "escandalosa y esperpéntica", porque supondrá una "sangría económica" y daña la imagen de la ciudad ante Europa.

"Se confirmó lo que era más que previsible", ha apuntado antes de reclamar "explicaciones sobre cómo se ha llegado a una situación aberrante" y exigir "responsabilidades políticas" por la "prepotencia" y el "mal hacer" de los gobiernos socialistas.

Marín ha demandado al Gobierno de España que utilice todos los recursos para completar el saneamiento de las aguas residuales en la ciudad y al equipo de gobierno de Foro una "mayor implicación".

Por su parte, el coordinador general del PP de Asturias ha afirmado que la sanción europea es consecuencia de la "mala gestión" de los últimos gobiernos socialistas, que han incumplido muchos de los planes de saneamiento que puso en marcha.

En su opinión, es "lamentable" que el Principado "haya hecho tan poca cosa" y ahora su consejero de Medio Ambiente, Fernando Lastra, pida "diligencia" al Ejecutivo central.

Por su parte, el portavoz gijonés, Pablo González, ha dicho que Gijón "no tiene nada que agradecer a los gobiernos del PSOE" en cuestiones de saneamiento al mismo tiempo que ha señalado que el equipo de Carmen Moriyón "no asuma su parte de responsabilidad".

"No dice ni media palabra. Debe gobernar y defender los intereses de los gijoneses", ha apuntado en su comparecencia.