La medida del Gobierno de Rajoy es de obligado cumplimiento para las centrales térmicas, evitará parones en la actividad de las explotaciones mineras y da cumplimiento al compromiso adquirido por el ministro Soria con empresas y sindicatos

El Gobierno de Mariano Rajoy ha tomado medidas para garantizar, de forma inmediata, el consumo de carbón autóctono y aliviar la situación de las minas. El Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha modificado la resolución de restricciones por garantía de suministro de 2013, el también conocido como decreto del carbón, con el objeto de fijar entregas mensuales de mineral a las centrales eléctricas y asegurar así el consumo constante de carbón. La medida había sido reclamada por las compañías mineras y los sindicatos del sector ya que las eléctricas apenas han consumido mineral en lo que va de año. En concreto, el Ministerio de Industria ha añadido un apartado a la resolución de restricciones por garantía de suministro en el que indica que «las cantidades a adquirir por las empresas titulares de las centrales térmicas a las empresas mineras y al Almacén Estratégico Temporal de Carbón se entregarán mensualmente», según consta en el Boletín Oficial del Estado de ayer.

De esta forma, señala el departamento dirigido por José Manuel Soria, se asegura un «adecuado funcionamiento del proceso de resolución de restricciones por garantía de suministro que permita absorber a un ritmo adecuado la producción de carbón autóctono y mantener una programación continuada y sin interrupciones». Las entregas mensuales por parte de los grupos mineros serán en un volumen equivalente a dividir entre doce las cantidades asignadas por Industria en la resolución del mes de febrero que fijaba la producción eléctrica de 2013 con carbón autóctono. Además, en los cinco primeros días de cada mes las centrales tendrán que comunicar a la Secretaría de Estado de Energía las compras de mineral realizadas en el mes anterior y la empresa minera a la que lo han adquirido. El decreto del carbón incentiva la quema de este mineral de origen autóctono en las centrales térmicas. Para 2013, la norma reserva 20.054 gigavatios hora (GWh) de producción en nueve centrales eléctricas y establece además la realización de inspecciones y auditorías en la cadena de suministro del carbón.

Tanto empresas como sindicatos mineros indicaron que las compañías eléctricas mantenían, en lo que va de año, bloqueada la compra de carbón, lo que estaba ahogando económicamente a las explotaciones, que ya estaban sufriendo el retraso en la concesión de las ayudas públicas a la producción de 2012 (que empezaron ahora a pagarse aunque las compañías Uminsa, Coto Minero Cantábrico y Hullera Vasco-Leonesa las tienen bloqueadas por impagos a la Seguridad Social). El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, se había comprometido en la última reunión de la comisión del plan de la minería a solucionar esa situación obligando a las compañías eléctricas a comprar mensualmente carbón. Ese compromiso se materializó ayer con una resolución que modifica la aplicación del conocido como decreto del carbón en 2013 .