Mercedes Fernández defiende en la Junta la supresión de un impuesto anacrónico y “acabar con la Asturias subvencionada, de chiringuitos”, y acusa a PSOE, Podemos e IU, que votaron en contra, de condenar a las familias a una situación penosa

La presidenta del Partido Popular, Mercedes Fernández, defendió hoy en la Junta General la supresión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, “para acabar con una injusticia histórica que hace que los asturianos sufran un agravio y se vean penalizados y discriminados con respecto a otras comunidades autónomas”.

La tramitación de la proposición de Ley del PP fue vetada por PSOE, Podemos e IU. “La izquierda debería explicar por qué penaliza el ahorro y condena a los asturianos, a muchas familias, a una situación penosa y lamentable”, subrayó Mercedes Fernández.

La líder del PP recordó que Asturias es la región donde más herencias se devuelven, y repasó la situación de otras regiones en las que prácticamente no se paga el Impuesto de Sucesiones, como Extremadura, Galicia, Cantabria, Madrid o Castilla-La Mancha, muchas de ellas gobernadas por los socialistas.

“Y los asturianos, ni mucho menos, somos españoles de menor categoría que los de otras comunidades”, recalcó.

Sacudirse la Asturias subvencionada

Mercedes Fernández subrayó que es necesario pagar impuestos para garantizar una Educación, Sanidad o servicios sociales de calidad, pero a la vez hizo un llamamiento para “sacudirse la Asturias subvencionada que pagan los asturianos, y que supone un claro obstáculo a la creación de empleo y el crecimiento, con unos impuestos que son un infierno fiscal”.

En este sentido, afirmó que en las regiones en las que no se castiga con Sucesiones “no se han cerrado impuestos, y en Asturias, sí, ni hospitales”.

La presidenta indicó que gracias al PP se ha podido avanzar, al exigir en el pacto presupuestario de 2016 doblar el mínimo exento hasta los 300.000 euros y eliminar el que se llamaba error de salto, “que era un escándalo fiscal”.

Y también se recortó de 10 a tres años el plazo para poder vender una vivienda heredada, “que sigue siendo insuficiente, porque el PP cree en la propiedad privada que consagra la Constitución, y en la libertad de testar y la libre disposición de los bienes”.

Por ello, en la iniciativa legislativa del PP también se incluía como beneficiarios de la eliminación del Impuesto de Sucesiones a tíos y sobrinos.

“No queremos una Administración meticona que impone a quién se puede dejar una herencia”, afirmó Cherines, que lamentó que Asturias lleve “sufriendo 30 años de socialismo paralizante, con unos impuestos desorbitados para las familias asturianas”.

Mercedes Fernández señaló también el compromiso nacional del PP para eliminar el Impuesto de Sucesiones expresado por Pablo Casado.