Los partidos de izquierda no quieren que los escolares asturianos mejoren su conocimiento de una lengua extranjera. El PSOE e IU han votado en contra, con la abstención de Podemos, de la proposición no de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Popular para impulsar la educación bilingüe en Asturias.

Una iniciativa, defendida por el portavoz de Educación, David González Medina, que contempla, entre otras cuestiones, llegar aun 30 por ciento de horas lectivas en inglés para impulsar el programa bilingüe, de la mano de una mayor formación al personal docente y facilitando la acreditación del nivel de idioma al término de cada ciclo formativo. 

Mientras otras comunidades apuestan por la excelencia, el gobierno regional se queda con el autobombo. De ahí, según el diputado regional del PP y portavoz de Educación, David González Medina, que el programa bilingüe del Principado "se haya estancado y diste mucho de la calidad que deberíamos buscar".

González Medina se refería al bilingüismo castellano-inglés (o de otra lengua extranjera), que "es el que preocupa e interesa realmente a los asturianos", y no ese bilingüismo en el que se ocupa el Principado y la Academia de la Llingua basándose en "unos extraños porcentajes de interés y estadísticas".

Tras la puntualización, el portavoz del PP en materia educativa entró en harina y lamentó que basta con impartir en lengua extranjera dos asignaturas en Primaria y una en Secundaria para que un centro se adscriba al programa bilingüe de la Consejería de Educación. "¿Eso es excelencia? ¿Es eso suficiente?", trasladó David González Medina a su titular, el socialista Genaro Alonso.

Frente a esta situación, el Partido Popular de Asturias instó al gobierno regional a adoptar una serie de medidas para mejorar el programa bilingüe, implantando dicho programa también en la etapa de Educación Infantil; reforzando el profesorado de lengua extranjera y su formación; y aumentando el número de horas lectivas que se imparten en otro idioma.