El diputado popular también recordó a la anterior secretaria general del órgano fiscalizador, ahora premiada con el Consejo Consultivo, que se cruzaba correos electrónicos con Javier Fernández y al que pedía instrucciones para actuar

El Síndico Mayor de la Sindicatura de Cuentas de Asturias y ex consejero de Hacienda del Principado, Avelino Viejo, ha comparecido hoy ante la comisión parlamentaria de investigación constituida en la Junta General para investigar el llamado 'caso Marea', en el que están implicados altos cargos políticos y funcionarios del anterior Gobierno socialista de Vicente Álvarez Areces. Viejo, en una intervención contradictoria, por momentos titubeante y plagada de evasivas, ha señalado que por mucho que los controles de la contratación pública se puedan mejorar, siempre podrán ser vulnerados. "No hay control que sea infalible", ha afirmado el Síndico.

La sesión vivió un momento de tensión en el turno de preguntas del diputado del Partido Popular y vicepresidente segundo de la Cámara regional, José Agustín Cuervas-Mons, quien dijo que el Gobierno del Principado "se pasa por el arco del triunfo" los informes de la Sindicatura de Cuentas. El parlamentario preguntó después a Viejo por si había habido algún miembro de la Sindicatura que plantease en algún momento la necesidad de realizar informes sobre los contratos homologados. "No me consta", comenzó a decir Viejo. Pero Cuervas-Mons insistió y el Síndico Mayor dijo que sí, que lo recordaba.

"Pero me extraña que usted conozca las deliberaciones internas; significa que alguien se las ha trasladado incumpliendo la obligación de los síndicos", le comentó al diputado 'popular'. Éste volvió a preguntar por el mismo asunto para que quedase claro que sí se había planteado en el seno de la Sindicatura la fiscalización de este tipo de contratos. En esta ocasión, Viejo respondió que él sí guardaba "secretos" y que los síndicos tienen la obligación de "reserva y sigilo" sobre las deliberaciones y el sentido del voto.

Fue en este momento, cuando Cuervas-Mons recordó el penoso papel jugado por el Síndico Mayor en el caso de Villa Magdalena, cuyo informe de fiscalización fue rechazado por el Consejo de la Sindicatura y, aun así, Avelino Viejo lo remitió al Tribunal de Cuentas a espaldas del máximo órgano de gobierno de la institución. El diputado del PP dijo que Viejo "no es ejemplo de reserva, ni de sigilo, ni de nada" y cargó contra la "utilización política" de la Sindicatura por parte de los sucesivos gobiernos regionales socialistas.

En este sentido, recordó también el lamentable episodio protagonizado por la anterior secretaria general de la Sindicatura, la socialista Rosa Zapico, quien se cruzó varios correos electrónicos con el entonces secretario general de la FSA-PSOE y actual presidente del Principado, Javier Fernández, en los que le ofrecía detalles sobre informes en curso en el órgano fiscalizador y pedía instrucciones para actuar. "Rosa Zapico tampoco se caracterizaba por guardar el secreto, la reserva y el sigilo debido, pero como premio por andar filtrando correos ha sido nombrada miembro del Consejo Consultivo", zanjó José Agustín Cuervas-Mons.