Mercedes Fernández defiende, en la tradicional comida de Navidad de la junta local gijonesa, que el PP "está perfectamente preparado para dar a la ciudad la ilusión que ha ido perdiendo" en estos últimos años

Llegó la hora del cambio en Gijón. Y Mercedes Fernández, presidenta de los populares asturianos, considera que el PP "es un partido fuerte y perfectamente preparado para dar a los gijoneses la ilusión que han ido perdiendo" en estos últimos años. 

"Hubo una ilusión inicial, la de poner fin a 30 años de socialismo en la ciudad, pero, cuando las ilusiones no se aprovechan en positivo y se truncan, la gente entra en melancolía", asegura la líder regional del PP. "Gijón podría liderar tantas cosas en Asturias y tristemente lidera tan pocas", lamentó. 

Mercedes Fernández hacía estas reflexiones al inicio de la comida navideña que la junta local de Gijón celebra cada año. Un encuentro que, en esta ocasión, reunió a casi 400 afiliados y simpatizantes en el Restaurante Somió Park. "Es momento de la solidez y de la trayectoria. Se ha perdido el tiempo, que es lo peor que se puede hacer en política. Las cuentas no llegan al aprobado y la gestión no es saludable para el interés de la ciudad. Es hora de que el PP lidere Gijón", aseveró.

Su radiografía de Asturias no es mucho mejor. En opinión de Fernández, la región "necesita sacudirse esta izquierda muermo, que está seca de ideas y nos tiene en la parálisis". Criticó la situación de los vuelos  y también la política energética de la ministra Teresa Ribera, especialmente perjudicial para una comunidad autónoma como la asturiana: "El termómetro es nefasto".

Y, abundando en las decisiones de la ministra Ribera, a la que Mercedes Fernández acusa de "boicotear Asturias", calificó de "catástrofe" cada una de las decisiones que ha tomado desde que los socialistas ocupan la Moncloa por la vía de la moción de censura. 

"¿Y qué hacen los socialistas asturianos? Plegarse al gobierno de Pedro Sánchez, que tiene los peores resultados de la historia del PSOE. Desde luego, vamos a pedir elecciones ya. Éste es un gobierno desastre, jalonado de líos, un gobierno que no gobierna, que no ha sabido plantar cara al independentismo en Cataluña", aseguró en su intervención previa a la comida navideña de los populares gijoneses. En definitiva, "un disparate del que es importante sacudirse cuanto antes".