La diputada regional del Partido Popular Carmen Pérez García de la Mata acusó hoy a los socialistas de llevar casi dos décadas burlándose de los vecinos y los comerciantes del barrio de El Cristo, y en general de los ovetenses, al plantear solo “ocurrencias y falsedades” para el futuro uso de los terrenos y edificios del viejo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

De la Mata se reunió, ante las instalaciones del antiguo HUCA, con asociaciones de vecinos y comerciantes, y denunció que el futuro de este espacio se debería haber acometido ya desde 2001, cuando se conoció el traslado del Hospital a los terrenos de La Cadellada.

“Durante casi dos décadas solo ha habido mentira sobre mentira”, subrayó, y recordó que el PP ha presentado continuas iniciativas advirtiendo de la situación, “y hemos asistido a falsas promesas electoralistas, concursos, comités de sabios y planes consecutivos que ni siquiera han hecho lo primero y necesario, que es desafectar los terrenos”.

“Desde junio, la única desafectada es la ex consejera socialista de Infraestructuras, Belén Fernández”, ironizó.

La diputada popular criticó que se intente dar ahora el mensaje de que “universidades, usos provisionales, talleres ocupaciones o parques están al caer; todo es falso y no se puede prometer nada porque el viejo HUCA no está desafectado y su uso sigue siendo sanitario”.

Carmen Pérez indicó que los terrenos y edificios pasarán en su día al Patrimonio del Principado, “y quien es competente para reorganizar la zona es el Ayuntamiento de Oviedo, con la revisión del plan parcial y el desarrollo de un plan especial”.

La parlamentaria del PP advirtió de que todo este itinerario, aún no iniciado, va a llevar entre 10 y 15 años para sentar las bases que permitan tener una visión del proyecto.

En este sentido, recalcó que los planes tienen que tener partidas presupuestarias, “y lo que no puede ser es hacer castillos en el aire y vender el cuento de la lechera a los vecinos durante dos décadas”.

“El PP pide que de una vez por todas se haga un plan viable, real, de acuerdo con las necesidades de la zona, porque el peligro es que se convierta en un gueto o en el paraíso de los ocupas”, señaló.

Asimismo, rechazó los usos provisionales que plantea la autodenominada plataforma SOS Viejo Hospital, muy cercana a la izquierda más radical, como meter a los mayores en la vieja lavandería. “Es una idea absurda”, concluyó.