Asturias obtiene, en el cómputo global de especialidades publicado por el Ministerio de Sanidad, los cuartos peores resultados a nivel nacional en las listas de espera sanitarias. Y en apartados como la demora para una primera consulta, el resultado es aún peor. Una situación “insostenible”, en palabras del portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Popular, Carlos Suárez, que ve “inconcebible” que, pese a lo duro de las cifras, “el Gobierno del Principado siga sin actuar”.

En su debate con el consejero en la Junta General, Suárez lamentó el "panorama desolador" en que los sucesiones gobiernos del PSOE dejan a la sanidad. "En las consultas, según el informe, con datos de 2016, la media de espera es de 66 días, pero en enero de este año ya era de 71", censuró. En el caso de las cirugías la media de espera es de 75 días, frente a los 63 de 2016.

El parlamentario razonó que esta es la razón "para que el Gobierno de Javier Fernández siga sin publicar su tan anunciado decreto sobre listas de espera sanitarias, porque no cumplirían ni uno solo de los límites". 

"Abordaje global"

El Grupo Popular ya presentó un proyecto de Ley de Garantías Sanitarias que ofrecía un abordaje global de la atención, pero que los grupos de la izquierda se apresuraron a rechazar sin ofrecer alternativas. "Podríamos haberla negociado, porque para eso se presentaba, pero prefirieron rechazarla y ahora tiene la guerra que tienen con Podemos", apuntó.

Frente al oscurantismo que domina la gestión del Principado, Carlos Suárez consideró esencial que determinados procedimientos que acumulan demasiada lista de espera, como la operación de una hernia, la eliminación de piedras de la vesícula o la cirugía de cataratas, “lleven aparejados guías clínicas”, de forma que se sistematice una forma de ejecución, para obtener un mayor rendimiento del sistema sanitario y homogeneizarlo.

Entre las medidas propuestas por el PP para cambiar esta grave situación el diputado considera necesario “vincular las jornadas especiales” para el personal sanitario, las conocidas como ‘peonadas”, al cumplimiento de determinados objetivos por parte de cada servicio hospitalario, para reducir así la lista de espera quirúrgica de la sanidad pública.