La presidenta destaca la importancia del acuerdo para la lucha contra la violencia de género y critica en Siero que la izquierda se dedique "a ver quién se come a quién, dejando de lado el interés de la región", por lo que prevé un 'no' al Presupuesto

"Ante la pasividad del Gobierno socialista, en ocaso político, el Partido Popular ha tomado la iniciativa". La frase, pronunciada por la presidenta del PP, Mercedes Fernández, resume la situación que cada semana se vive en el Parlamento regional. Frente al Ejecutivo de Javier Fernández, "que desprecia las votaciones en la Junta General, porque les da lo mismo ganarlas que perderlas, ya que van a hacer lo mismo en ambos casos, que es nada", los populares proponen soluciones y nuevas políticas para los problemas que preocupan a los asturianos. 

Por ejemplo, que el Principado cuente con Presupuestos. Algo que es "responsabilidad del Gobierno, como bien se ve a nivel nacional, donde se tocan todos los resortes para sacar las nuevas cuentas adelante", expuso la presidenta. No como en Asturias, donde el Ejecutivo que preside Javier Fernández "desprecia al principal partido de la oposición", continúa, "mientras siguen en el juego diabólico sobre quién manda más en la izquierda", Un cálculo, una agenda, "en la que no aparece el interés general de Asturias", lamentó.

Otro ejemplo del fracaso del Gobierno del PSOE es la creación de una nueva Viceconsejería de Medio Ambiente, al trasladar competencias de la consejería de Desarrollo Rural a la de Infraestructuras. A juicio de la líder del PP, este movimiento no es más que "una forma de encarar un fracaso. De las dos consejeras implicadas, las dos reprobadas por el Parlamento, una se fue y a la otra le quitan la mitad" de sus competencias. 

Mercedes Fernández hizo estas y otras consideraciones durante un desayuno informativo en Pola de Siero, acompañada por el secretario general del PP de Asturias, Luis Venta; la presidenta y portavoz municipal del PP de Siero, Beatriz Polledo; el concejal Cristóbal Lapuerta y miembros de Nuevas Generaciones. 

Sobre las negociaciones entre los partidos de la izquierda, Mercedes Fernández aseveró que están "a ver quién se come a quién". Mientras, "aquí está el PP para que haya Presupuestos, mientras que Izquierda Unida y Podemos, tras dar discursos y recetas, al final dieron a la tecla del 'no', como intuyo que va a suceder este año", vaticinó.

La presidenta aprovechó la presencia de los medios de comunicación para subrayar la importancia del pacto de Estado alcanzado, entre todos los partidos con representación parlamentaria, para luchar contra la violencia de género. "Con él decimos mucho a favor de nuestro país y del Gobierno del PP, por medidas y presupuesto, y quizá no sea perfecto para nadie, pero es bueno para todos", sentenció. "Es una lacra que no podemos soportar, y todos debemos implicarnos en la batalla para erradicarla".

"Protagonismo y liderazgo" para Siero con el PP

De vuelta a asuntos locales, Mercedes Fernández destacó el trabajo del PP local para que Siero tenga "protagonismo y liderazgo" en el conjunto de Asturias. "Llevan la iniciativa política en no pocos temas", destacó, recordando que en los presupuestos regionales del año 2015 "uno de los acuerdos vino de la mano" de los populares de Siero. Fue el compromiso "para que se fuera desarrollando" el instituto de educación secundaria de La Fresneda, cuya previsión de finalización es el año 2019 debido a que la gestión "no es el punto fuerte" del PSOE en Asturias. Sí lo es, apuntó a renglón seguido, "decir mucho y hacer poco".

La presidenta ve las ideas que plantea el PP de Siero "llenas de sentido". Por ejemplo, su iniciativa para que el antiguo Ciema, pendiente de rehabilitar, se convierta en un centro para emprendedores, además de albergar otro tipo de servicios municipales. Siero "es un concejo muy importante en el conjunto asturiano", por lo que "no se puede quedar atrás en la innovación, el emprendimiento y actividad que pueda servir para generar más y mejores iniciativas empresariales".

Entre las "asignaturas pendientes" que tiene el Gobierno regional con Siero, ha mencionado un "clásico" como el polígono de Bobes, que ha enmarcado en una época de mandato socialista que "empufó a los asturianos", ya que "no supo programar las necesidades" en un momento en el que los gestores debieron de haber sido "prudentes".