El grupo popular pide que se investigue exhaustivamente la difusión interesada de datos personales del diputado por el Occidente y responsabiliza en último extremo al presidente del Parlamento, el socialista Jesús Sanjurjo, de la filtración de los mismos

El diputado del Partido Popular en la Junta General Alfonso Román López ha instado al grupo socialista en la Cámara autonómica a acudir a los tribunales si realmente cree que ha defraudado a la institución. El PSOE ha acusado, sin ningún tipo de prueba, a Alfonso Román López, parlamentario por la circunscripción occidental, de residir en Oviedo y cobrar indebidamente dietas por kilometraje desde Tapia de Casariego.

El diputado popular tiene su domicilio legal en el municipio del Occidente asturiano y, tal como fija la Ley de empadronamiento, vive y pernocta en ese concejo más de 183 días al año. Asimismo, desarrolla la mayor parte de su labor política en el Occidente asturiano, aunque, en el cumplimiento de sus obligaciones parlamentarias, también asiste a plenos y comisiones en la Junta General, en Oviedo. Por ello, pasa igualmente gran cantidad de tiempo en la capital del Principado. Ante esta circunstancia, Alfonso Román López renunció voluntariamente a percibir la dieta íntegra que legalmente le correspondería, y sólo recibe la mitad de la misma, ya que reparte su tiempo político entre Oviedo y Tapia.   

"Que dejen ya de mentir y lanzar acusaciones falsas, y si tienen alguna dudda sobre la legalidad de mis retribuciones como parlamentario que acudan a los tribunales", ha señalando el diputado del PP. El parlamentario popular insiste en que no tiene nada que ocultar, y en que no ha hecho nada "irregular ni fraudulento". "He mostrado mis nóminas", añade, "cosa que no han hecho otros diputados socialistas, y que sería interesante que hicieran".

A juicio de Alfonso Román López, "el PSOE vive a gusto en el juego sucio y la infamia, una actitud cobarde, intolerable y que se ha redoblado desde que el PP propuso, con rechazo de los socialistas, varias medidas" al respecto de las remuneraciones de los diputados. Las proposiciones eran favorables al recorte de sueldos de los representantes en la Junta y de los grupos parlamentarios y número de asesores, y a la reducción a 35 de los actuales 45 diputados en la Cámara, así como a la disminución de representantes políticos en organismos públicos.

Por su parte, el vicepresidente segundo de la Junta General, el popular José Agustín Cuervas-Mons, registró ayer una queja relativa a lo que considera una vulneración de la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal en relación a la difusión de información relativa a retribuciones del diputado Alfonso Román López. Estos datos sólo obran en poder de propio parlamentario, de su grupo y del presidente de la Cámara, el socialista Jesús Sanjurjo, a quien el PP responsabiliza en último extremo de la filtración de los mismos. 

Los populares piden una "exhaustiva investigación", sin perjuicio de "otras actuaciones que tanto el grupo parlamentario como el diputado afectado se reserven llevar a cabo". En este sentido, desde el PP critican las manifestaciones del diputado del PSOE Marcelino Marcos Líndez, en relación a datos de Alfonso Román López que deberían  estar protegidos y que solo podrían ser comunicados a un tercero con el previo consentimiento del interesado.

"Este consentimiento no ha sido prestado por el diputado afectado y, que nos conste, tampoco lo habría sido por la cesionaria, la Mesa de la Cámara", afirman desde el PP. Por ello, concluyen que una autoridad o persona relevante en el Parlamento ha intervenido para facilitar la obtención de los datos "a fin de ser trasladados de forma ilícita para conocimiento público a través de los medios de comunicación".