Mercedes Fernández afirma que el Principado tiene en su mano mejorar sustancialmente el tratamiento fiscal en la transmisión de las sociedades familiares, “que son el emblema industrial de Asturias y generan muchos empleos"

La presidenta del Partido Popular, Mercedes Fernández, defendió hoy en el Pleno de la Junta General la necesidad de que Asturias aplique bonificaciones fiscales y cuotas razonables en la transmisión de las empresas familiares de la región, en lo que respecta a los impuestos de Sucesiones, Donaciones y Patrimonio.

Durante la pregunta parlamentaria al presidente del Principado, y ante la reacción del socialista Javier Fernández, Mercedes Fernández criticó que a “los socialistas les causa risa sangrar con impuestos a los asturianos”, como el caso de las empresas familiares, a los que se aplica en la región unas tasas abusivas.

Mercedes Fernández señaló que el Principado tiene capacidad normativa para influir positivamente en el tratamiento fiscal a la empresa familiar, “pero Asturias se separa una vez más de otras comunidades autónomas que sí apoyan a la empresa familiar con una política de impuestos propicia para proteger este importante tejido industrial”.

Para ilustrar esta situación, la presidenta puso varios ejemplos de lo que ocurre en Asturias. En la sucesión de una empresa con un hijo que no ejerce funciones directivas, sino el sobrino, se pagan 78.950 euros por un valor de 600.000 euros.

Asimismo, explicó que en una donación de 8 millones, de los que dos corresponden a la empresa familiar, en Asturias se aplica una tasa del 28 por ciento, por el 8 por ciento en Galicia o el 5,4 por ciento en Castilla-La Mancha.

La líder del PP concluyó que el discurso de los socialistas de apoyar a la empresa familiar asturiana no se concreta en la realidad, y destacó que la sociedades familiares “son el emblema industrial de Asturias, se sacrifican mucho y generan muchos puestos de trabajo”.

“No entiendo a un Gobierno que no aplica los beneficios para un tratamiento fiscal equitativo”, remarcó.

Mercedes Fernández destacó que esta mejora solo depende de la voluntad del Gobierno regional, que en la actualidad está penalizando gravemente a estas sociedades, contrariamente a lo que sostuvo Javier Fernández.

En este sentido, señaló la necesidad de modificar el artículo 18 del decreto de 2014 en relación al Impuesto de Sucesiones en Asturias, para que la reducción del Impuesto se pueda aplicar en la transmisión de una empresa familiar hasta los familiares de cuarto grado.

La presidenta popular resaltó que es incomprensible que con la legislación actual resulte más beneficioso que la empresa pase a un empleado con cargo directivo que, por ejemplo, a un sobrino.

Asimismo, la líder del PP afirmó que la reducción del impuesto debería ser directamente del 99 por ciento para evitar situaciones que se dan en la actualidad.

Dado que la legislación estatal, con reducción del 95 por ciento, solo se aplica si quien recibe la empresa la mantiene durante los diez años siguientes al fallecimiento del transmisor, si por ejemplo se transmite en el año noveno únicamente se puede aplicar la actual reducción autonómica, del 4 por ciento.

Otra clara posibilidad que tiene el Principado para mejorar la situación de la empresa familiar es la bonificación del 99 por ciento en la cuota de Sucesiones, tal como tienen otras comunidades, como Madrid, pero ampliándola al grupo III.