Entrevista a Teresa González, presidenta local del PP, que aspira a recuperar sectores clave en el municipio, como el ganadero y el forestal, impulsar la industria y el turismo y apoyar a los emprendedores

En la política municipal el arraigo es un valor especialmente apreciado. Teresa González Torrado, presidenta y portavoz del Partido Popular en Piloña, lo tiene. Nació, en abril de 1969, en un caserío de la parroquia piloñesa de Borines, y sigue viviendo allí, en el seno de una familia trabajadora dedicada, desde hace generaciones, al campo. “De ellos aprendí la cultura del esfuerzo, del trabajo y el afán de superación”, explica, aunque su camino profesional haya discurrido por la vía de las leyes, primero como licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo, y ahora como procuradora de los tribunales.

Afiliada al Partido Popular desde 1996, su único partido, pronto comenzó a colaborar como afiliada de base. Dice que siempre le gustó la política, así que cuando le propusieron formar parte de la lista electoral de su concejo, “accedí encantada”, rememora. Desde entonces, en los dos mandatos en que el Partido Popular gobernó en Piloña -de 1999 a 2007- tuvo diversas responsabilidades como concejal de gobierno. Ahora lidera el Partido Popular de Piloña, con la confianza de la presidenta regional, Mercedes Fernández.

En esta entrevista, elaborada por la Oficina de Información del PP de Asturias, González Torrado repasa la actualidad de la actividad política municipal, “que exige tiempo, trabajo y entrega, pero que resulta sumamente gratificante para los que tenemos vocación de servicio público”. Su sueldo mensual sigue saliendo de su trabajo en los tribunales de justicia. La política, defiende, “aporta la satisfacción de defender aquello en lo que crees, de hacer algo bueno por los demás y por tu concejo”. Una pasión “a la hay que llegar dispuesto a aportar lo mejor que uno tiene”. 

-¿Qué retos tiene por delante Piloña en este momento?

-En nuestro concejo, los problemas generales de Asturias se agudizan. Uno de los principales es el creciente despoblamiento de las zonas rurales, aparejado con el envejecimiento de la población. Los jóvenes se marchan de aquí, ante la parálisis de los gobiernos del PSOE, el local y el autonómico, incapaces de ofrecerles oportunidades. Ven limitadas sus posibilidades de futuro, y eso supone una pérdida de patrimonio económico y humano muy importante, que ni a nivel regional ni local nos podemos permitir.

-¿Cómo se ha llegado a esta situación?

-Es lo que los mayores describen con la gráfica expresión de que “falta vida en la zona”. A ello han contribuido la desindustrialización, la falta de apoyo a la ganadería y a los emprendedores, la ausencia de promoción turística, las deficientes vías de comunicación, que en lugar de mejorar van empeorando…

-Y al frente de todo esto...

-Al frente está un ejecutivo municipal en crisis política permanente. El equipo de gobierno está sumido en el descrédito, entregado a peleas internas con las que demuestran que, más que Piloña, lo único que les interesa a los socialistas es ocupar parcelas de poder, y cobrar el sueldo. Este es un concejo privilegiado por su riqueza natural, por su historia y por su gente, pero desgraciado por los gobiernos del PSOE.

-¿Qué actividades caracterizan a los piloñeses?

-Además de la ganadería y de la industria, en las que profundizaré más adelante, el comercio es un área muy importante en nuestro concejo, sobre todo en Infiesto, Villamayor y Sevares. Los profesionales de este sector han sido capaces de impulsar, por sí mismos, iniciativas en las que el gobierno local se ha demostrado totalmente incapaz. Nuestra inquietud cultural queda expuesta en el gran número de asociaciones culturales registradas, aunque la polémica y desafortunada relación que muchas de ellas mantienen con el equipo de gobierno municipal las haya puesto en riesgo. También es importante destacar nuestro importante potencial deportivo. Su máxima expresión se alcanzó con la organización anual de la Milla Urbana, que el PSOE eliminó y nosotros aspiramos a recuperar.

La importancia de la ganadería

-Si hay un sector esencial para su concejo ese es el ganadero. ¿Lo apoya lo suficiente el gobierno local en particular, y el PSOE en general?

-Somos uno de los concejos de Asturias con mayor actividad ganadera, y contamos con un gran sector de profesionales que han apostado fuerte por sacar adelante sus explotaciones, tanto de vacuno de leche como de carne, con razas autóctonas. Los ganaderos piloñeses han llegado hasta donde están con gran esfuerzo, y necesitan todo el apoyo de la Administración para seguir creando riqueza en nuestro concejo. Por desgracia, a la política ramplona del Principado hay que añadir la absoluta incompetencia del gobierno local de Piloña, especialmente en este área.

Las presidentas del PP de Asturias y de Piloña.

-¿Cómo les afecta esta situación?

-La falta de diligencia de los socialistas en los asuntos que conciernen a los ganaderos piloñeses ha provocado importantes pérdidas en las ayudas a las que los profesionales tienen derecho. El equipo de la alcaldesa hace un seguidismo ciego de las políticas del PSOE. Con eso, por desgracia, ya está dicho todo. Cualquier iniciativa que el PP propone es votada en contra.

-Los ganaderos han reconocido en numerosas ocasiones que el lobo es una de sus principales preocupaciones, junto con la prevención de incendios. ¿Qué se está haciendo en estos campos? ¿Qué habría que hacer?

-En estos asuntos el cinismo político del PSOE llega a su máxima expresión. No se puede, como hacen los socialistas, aprovechar el tirón mediático de las manifestaciones y de los actos públicos para hacerse la foto al lado de los ganaderos, y después  votar siempre en contra de las iniciativas del Partido Popular, o de los propios profesionales, cuando toca discutirlas en una sesión plenaria. En el tema del lobo y de los acotamientos no se está haciendo nada, o al menos los ganaderos no perciben ninguna mejora, más bien al contrario.

-¿Qué habría que hacer?

-Algo tan sencillo como aplicar el sentido común, facilitando las condiciones para la actividad ganadera. Los desbroces son imprescindibles para evitar incendios, y debería reducirse a un mínimo razonable el tiempo de los acotamientos. Eso sería apoyar realmente a los ganaderos, como el Partido Popular propone, junto a un exhaustivo control de la fauna salvaje y el abono de los daños de manera ágil y real.

La caza como recurso turístico

-La caza es otra fortaleza a explotar del concejo. ¿Cómo podría hacerse?

-Es un recurso turístico que habría que poner inmediatamente en valor, para sacar el mayor partido posible. En Piloña las Jornadas Gastronómicas de la Caza, que alcanzaron su máximo esplendor durante el gobierno municipal de nuestro partido, han venido perdiendo peso específico. Basta comprobar la disminución del número de restaurantes que participan, y la escasísima promoción que se hace de ellas, con el consiguiente descenso en el número de visitantes.

-¿Cuáles son las reivindicaciones del sector?

-Principalmente, y por parte de la Asociación de Cazadores, poder contar con una sala de despiece, que proporcionaría unas indudables ventajas a cazadores y hosteleros. A los gobiernos local y autonómico parece que no les interesa, así que el tiempo pasa y sigue sin ponerse en marcha.

 

González Torrado es procuradora de los Tribunales.

-¿Qué pasa con el alumbrado?
-Pasa que Piloña es un municipio muy disperso, y el gasto en alumbrado público se dispara, porque no existe un plan de racionalización y de ahorro energético. Las obras han sido de las más demandadas en el concejo, y los años que el Partido Popular gobernó se afrontaron la mayoría de ellas, llevando el alumbrado a todos los núcleos rurales del concejo. El PSOE, como en tantos otros asuntos, no ha sido capaz de mantener el servicio. Tanto es así que la acumulación de deudas con la compañía eléctrica hizo que en más de una ocasión la empresa procediese a suspender el suministro. Ahora la única “solución” que se aporta desde el Ayuntamiento socialista es la restricción indiscriminada y sin racionalidad alguna del alumbrado público.

-¿Hasta dónde llega esta situación?

-Actualmente en Infiesto se vive en una auténtica penumbra, y algo parecido ocurre en Villamayor y Sevares. De igual manera en los núcleos rurales se suprimen puntos de luz a viviendas habitadas, mientras se dejan multitud de farolas que no dan servicio a nadie. Es una prueba más de la pésima gestión de los servicios públicos, porque aunque el 10 por ciento del presupuesto municipal se destina a gasto en energía eléctrica, el gobierno sigue sin apostar por nuevas tecnologías que permitirían un ahorro energético importante.

-¿Cuál es la situación económica del concejo?

-El plan de pago a proveedores impulsado por el Gobierno de Mariano Rajoy es que el que, en gran parte, ha resuelto el problema de la deuda municipal. Desde principios del mandato, la alcaldesa ha hecho bandera de la “herencia recibida”, con el fin de justificar su falta de gestión, olvidando dos cosas fundamentales. Por un lado, que era el PSOE, su partido, quien había estado gobernando el Ayuntamiento, y que por tanto, en ningún caso podría alegar desconocimiento. Por otro, que desgraciadamente para Piloña es el PSOE el grupo que más años ha estado en el poder, el mismo partido que rompió con el techo de deuda, y dejó a las administraciones endeudarse sin límite. Sin la intervención del Gobierno de Rajoy, Piloña estaría al borde de la quiebra. 

Los líos del PSOE

-La alcaldesa, la socialista Carmen Barrera, parece más conocida por sus líos internos de partido que por su trabajo en favor del concejo. ¿Cómo repercute esta situación en la vida diaria del municipio?

-Repercute mucho, y muy mal. En Piloña hay un auténtico desgobierno. En la gestión diaria, no hay coordinación ni diálogo, pero es que no puede haberlos, porque unos concejales no se hablan con los otros. Esta situación, además de incómoda, es lamentable. La imagen que se está proyectando de Piloña es nefasta. ¿Qué confianza y qué fiabilidad va ofrecer un equipo de gobierno menguado y dividido? Ninguna. En este mandato ya se han sucedido al menos dos crisis de gobierno, que implicaron salidas de concejales, y que se saldaron con una delegación absoluta de competencias por parte de la alcaldesa. De las escaramuzas de los concejales de gobierno quien pierde es el ciudadano.

-¿Qué piensan los habitantes de Piloña de su gestión?

-Si los piloñeses piensan lo mismo que dicen, el PSOE no volverá a ganar las elecciones en este concejo. Gobiernan con una mayoría simple, lo cual es totalmente legítimo, porque las mayorías salen de las urnas, y la voluntad de los ciudadanos es sagrada. El problema es que la debilidad del gobierno en Piloña no depende de esa minoría, sino que es consecuencia directa de las peleas internas de sus miembros y de su partido.

 

La portavoz piloñesa del PP.

-¿Qué soluciones propone el Partido Popular?

-Para empezar, nos tomamos en serio las preocupaciones de los ciudadanos, y creemos en las posibilidades del concejo. No existen recetas mágicas, sólo trabajo, sentido común y honestidad en los planteamientos. A partir de ahí se pueden resolver muchos problemas. El Partido Popular tiene un proyecto para Piloña, que va a responder y a satisfacer las necesidades que tienen los piloñeses de hoy para encarar el futuro, siempre desde el compromiso y la responsabilidad. Tenemos claro que Piloña sólo puede avanzar con el empuje de los piloñeses, y el Partido Popular va ser quien establezca las condiciones más favorables para ello, sin adoctrinamientos, y sin demagogia.

-¿Qué requiere el concejo?

-Iniciativas que potencien su gran valor. Es un municipio situado estratégicamente  desde el punto de vista geográfico, a poco más de veinte minutos del centro de la región, y las políticas adecuadas nos ayudarían a fijar población. Tenemos que mejorar las vías de comunicación algo imprescindible para el desarrollo económico y social. También ofrecer unos buenos servicios para que los ciudadanos quieran seguir viviendo aquí. 

-¿Cómo podría potenciarse el turismo?

-Con una política creíble, coordinando las acciones de todos los sectores implicados. Contamos con valores turísticos extraordinarios, y muy diversos, desde el turismo cultural e histórico, con un excelente patrimonio arquitectónico, como el prerrománico, la arquitectura civil moderna y tradicional, destacando el conjunto de hórreos de Espinaredo; hasta el turismo religioso, que requiere una mayor puesta en valor, con el emblemático Santuario de la Cueva la Semana Santa. También promocionar el turismo natural, con nuestro privilegiado paisaje: el Sueve, el Monte Cayón, el tesoro natural y arqueológico de la Cueva del Sidrón, el castro de Argandenes…

-¿Y qué pasa con el turismo rural?

-Piloña es uno de los concejos de Asturias con mayor número de establecimientos de turismo rural. Sin embargo, la falta de apoyo y las deficientes comunicaciones hacen que la mayor parte de ellos estén sin ocupar la mayor parte del tiempo. La excelente calidad de los establecimientos y del servicio que ofrecen sus profesionales encuentran el escollo de una Administración indolente. Los empresarios de turismo además de contra unas malas comunicaciones tienen que luchar contra la falta de señalización de lugares emblemáticos, y contra la deficiente promoción turística que se hace de nuestro concejo. La riqueza natural está abandonada completamente. Ni las sendas ni los numerosos manantiales de aguas naturales y medicinales del municipio reciben el apoyo que merecen.

-¿Cómo ha quedado la industria de Piloña tras tantos años de política socialistas? ¿Hay medidas que fomenten el emprendimiento empresarial?

-Que los gobiernos del PSOE han perjudicado a la industria no es una novedad, y desgraciadamente Piloña no es una excepción. Años de gobiernos socialistas en la Nación, el Principado y el Ayuntamiento han dejado a la industria piloñesa bajo mínimos. La desindustrialización ha sacudido la economía y ha frenado el desarrollo social de nuestro concejo, y el PSOE jamás ha dado alternativa a esa cruda realidad.

-¿En qué áreas el descenso de la actividad es mayor?

-Empezaría por la industria de la madera, en la que tradicionalmente nuestro concejo era pionero. Muchos hogares de Piloña conocieron el significado de la palabra paro con el cierre de las numerosas carpinterías de Infiesto. Y desgraciadamente ese cierre no se ha visto compensado con nada. La industria agroalimentaria de transformación también ha ocupado un lugar importante en la economía de Piloña, y sin embargo los gobiernos del PSOE, lejos de apoyarla como hubiera sido su deber, la han dejado desaparecer. Un batacazo importante de la economía lo padecimos con el cierre de la emblemática fábrica de Chupa-Chups, que era fuente de empleo no sólo para Piloña, sino para toda la comarca. 

-¿Qué podría hacerse en este campo? ¿Qué propone?

-La solución pasa por aplicar políticas fiscales que incentiven a los emprendedores, facilitar suelo industrial y dotar de servicios ese suelo, y evitar trabas administrativas. En definitiva, establecer las condiciones necesarias para que se fijen industrias en nuestro concejo, y se cree empleo.

-¿En qué situación se encuentra el partido de Álvarez-Cascos en el concejo?

-En Piloña obtuvo un solo concejal, muy por detrás del PP en las elecciones municipales, puesto que nosotros tenemos 5 ediles.

-¿Qué les diría a quienes dejaron de votar al PP y apoyaron a Foro en 2011, para que ahora apoyen de nuevo al Partido Popular?

-Que precisamente esa experiencia debe invitarnos a reflexionar. De la división del centro-derecha sólo hay un beneficiario, que es el PSOE. La solución está clara. Tenemos que sumar, y apostar por la opción más solvente, la única capaz de aglutinar a todo el centro-derecha, que es el Partido Popular.

-¿Por qué Piloña necesita un cambio de la mano del PP?

-Porque los nuevos tiempos requieren proyectos de futuro sólidos, y el Partido Popular lo tiene. Es un proyecto que antepone el interés general de nuestro concejo y de los piloñeses a cualquier eventualidad, porque creemos en ellos y queremos lo mejor para nuestro concejo. El tiempo de la demagogia ha pasado, es la hora de la responsabilidad y de la sensatez. 

-¿Cómo ve la labor que Mercedes Fernández está desarrollando como presidenta del PP de Asturias?

-Es la Presidenta que Asturias necesita. Admiro su inteligencia, su capacidad de trabajo, su talante, y su cercanía. Tiene un profundo conocimiento de la sociedad asturiana.

-¿Qué destacaría de su gestión al frente del partido y de su trabajo en la Junta General del Principado?

-Sobre todo, su capacidad para liderar un proyecto de gobierno, para lo cual supo rodearse de personas que conforman el mejor equipo, el más preparado y el más solvente. Reune las cualidades que la sociedad tanto necesita: honradez, honestidad y sentido común.