Entrevista con Cuervas-Mons, vicepresidente 2º de la Junta General: “Es penoso que, por dejadez del PSOE, seamos la única región con una vacante en su Tribunal Superior”

José Agustín Cuervas-Mons García-Braga (Oviedo, 1962), diputado del Partido Popular y vicepresidente segundo de la Junta General del Principado, es el portavoz parlamentario del PP en todos los asuntos relacionados con las políticas de Justicia y Vivienda, y con el sector público regional. Ha sido también el portavoz del grupo popular en la comisión de investigación ‘Marea’. Ovetense de nacimiento y de devoción, Cuervas-Mons -o Josechu, como todo el mundo le conoce- es licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo, institución académica en la que obtuvo además la titulación de Máster en Derecho Fiscal y Tributario. Tras ejercer la abogacía, en 1987 entró como concejal en el Ayuntamiento de Oviedo, donde llego a ser teniente de alcalde y se ocupó de áreas clave de gobierno, como Urbanismo, Economía, Seguridad, etcétera, hasta dar el salto a la política autonómica en 2007.

Polemista brillante y contundente, azote de corrupciones, enchufismos y chanchullos varios en las filas socialistas, Cuervas-Mons domina como pocos en la Cámara asturiana el arte de la dialéctica, fruto de su dilatada experiencia política y de su confesado e inquebrantable amor por la actividad que desarrolla. Así, es el militante más veterano del PP, junto con la presidenta, Mercedes Fernández, de los diputados que integran el actual Grupo Parlamentario Popular. Trabajador, tenaz, muy bien relacionado en Oviedo, buen compañero y con un gran sentido del humor, siempre consigue relajar las reuniones más tensas o dar nuevos enfoques a los asuntos más difíciles.

Al margen de su inequívoco compromiso con el servicio público, su otra pasión reconocida es su familia -tiene dos hijos-, además de las amistades forjadas durante años, muchas de ellas de la época del colegio y que aún conserva y cultiva. "Soy una persona extremadamente sociable", asegura. Quienes le conocen bien dicen que es alguien "con quien siempre se puede contar", solidario y dispuesto a batirse el cobre en cualquier circunstancia por las personas a las que quiere y aprecia. Cinéfilo empedernido, Oviedo es el epicentro de su vida, su otra gran pasión, la ciudad a la que adora y que no cambiaría por ninguna otra, aunque en verano, con permiso de la vetusta capital, y como hijo de capitán de la marina mercante, se le pueda ver navegando, en una modesta barquita, por la ría del Eo. Le da al mus las tardes de algún viernes, y como todos los que practican este juego de cartas, asegura con sorna que es el mejor en la ‘grande’ y los dúplex, aunque suele perder.   

-¿Por qué se dedica a la política?

-Tuve esa vocación desde muy joven, y la sigo teniendo. Me afilié a Alianza Popular con 18 años, y participé en Nuevas Generaciones durante toda la carrera universitaria. La política es, en el fondo, servir a los demás. El que no tenga esto claro no tendrá un recorrido en esta actividad. Te dedicas a tu comunidad o a tu Ayuntamiento, con el objetivo de que  la calidad de vida de tus vecinos mejore con tu trabajo.

-¿Y por qué lo hace desde el Partido Popular?

-Porque siempre me he sentido más cercano a la ideología del centro-derecha, y porque en este partido se trata de sumar y trabajar en equipo. Obviamente es posible no coincidir al cien por cien en todos los temas con la doctrina de tu partido, pero el PP es en el que me siento más representado. Millones de españoles tienen, como yo, depositada en él su confianza.

-Usted fue concejal antes que diputado, ¿En qué se diferencia la política regional de la municipal?

-La política municipal es, sin duda, la más cercana al ciudadano. Gestionas, por así decirlo, el día a día de la ciudad, y los asuntos municipales tienen una mayor inmediatez para los vecinos. La política autonómica, en cambio, se desenvuelve más en el ámbito legislativo. Es una actividad diferente, pero no menos importante. En cualquier caso, ambas cambian según seas gobierno u oposición.

-Lleva algo más de un año como diputado regional y vicepresidente segundo de la Junta General. ¿Cómo analiza la vida política asturiana?

-Es evidente que Asturias necesita un cambio de gobierno. Llevamos padeciendo años de ejecutivos social-comunistas, que creo honestamente que han supuesto un retraso importante para esta región. Estamos a la cola de casi todo, y ha habido un evidente abuso de lo público por parte de la izquierda.

-¿En qué sentido?

-Se ha creado una administración paralela, lo que denominamos los “chiringuitos socialistas”, con mas de 80 empresas y fundaciones mayoritariamente públicas, pero alejadas de cualquier control, que han servido sólo para pagar fidelidades políticas y "colocar" a amigos. Eso antes, y máxime hoy en día, es insostenible. Se han perdido muchas oportunidades, y se ha gestionado mal. Todo eso nos va a hacer salir de la crisis menos fortalecidos que otras comunidades. En Asturias hacen falta cambios ya, cambios que sólo pueden venir de la mano del Partido Popular y de Mercedes Fernández.

-¿Cómo calificaría  la labor del actual presidente autonómico, Javier Fernández?

-Simple y llanamente como inexistente. Lo que prometió en el debate de investidura y en su toma de posesión no se ha cumplido. Se habló de reformar el sector público, y tras casi año y medio estamos aún esperando. No ha cumplido uno solo de los plazos o medidas anunciados. Pero sobre todo Javier Fernández  es más de lo mismo, una continuación de Areces y del socialismo mas rancio. Pretende disimularlo, o distanciarse de ello, pero  no puede. No podemos olvidar que es el mismo Javier Fernández que consintió y tapó la corrupción del "caso Marea" protagonizado por su partido en Asturias, o que permitió, como secretario general de los socialistas asturianos, que se malgastaran cientos de millones en obras inútiles, muchas de ellas financiadas con fondos mineros. En definitiva, el pirómano ahora no puede ser el que asuma el papel de bombero. No es la solución a los problemas de Asturias.

Cuervas-Mons saluda a Mariano Rajoy.

-¿Qué papel está desarrollando el tripartito que gobierna Asturias?

-En el fondo tanto Izquierda Unida  como UPyD están apoyando esa política errática. El gobierno del PSOE es muy débil, al contar con el número de diputados mas bajo de la historia en el grupo parlamentario que lo sostiene. Y las otras formaciones políticas quieren hacer algo muy difícil, que es ser al mismo tiempo gobierno y oposición. Eso es imposible e incoherente.

-¿Qué medidas planteadas por el Partido Popular destacaría?

-Entre las más de mil iniciativas planteadas en lo que va de legislatura, hemos presentado un buen número de reformas, y somos la única formación política que ha propuesto medidas serias y concretas para fomentar la austeridad, algo que los ciudadanos nos exigen.

-¿Por ejemplo?

-Hemos planteado abiertamente la reducción del sector publico con intensidad, adaptándolo a los tiempos en que vivimos y empezando por nosotros mismos, proponiendo bajar de 45 a 35 el número de diputados en la Junta General, como recoge el Estatuto de Autonomía. Somos la única formación política que lo ha propuesto en firme, y creemos que esta medida la comparte una amplia mayoría de la sociedad asturiana, tanto en la izquierda como en el centro-derecha.

-¿Qué hay de la labor de control al Gobierno?

-Ha sido y está siendo especialmente intensa, porque para eso está la oposición, para controlar al Gobierno. Incluso en algunos temas, como la petición de Bruselas de la devolución de las ayudas del "tax lease", que afecta de manera importante a nuestro sector naval, nos hemos adelantado al Gobierno y le hemos forzado a tomar posición.

Atribuir responsabilidades políticas en el "caso Marea"

-Ha formado parte, de manera intensa, de la comisión de investigación del "caso Marea". ¿Qué balance realiza?

-Creo que es importante que, por primera vez, una comisión parlamentaria haya atribuido responsabilidades políticas a altos cargos socialistas, empezando por el ex presidente Areces, por lo sucedido en "Marea", el mayor caso de corrupción política que ha habido en Asturias. Creo que las imágenes de un ex consejero y de una ex directora general ingresando en prisión han sido demoledoras, jamás se habían dado en nuestra comunidad.

-¿Qué destaca del contenido del dictamen aprobado por la mayoría del Pleno, salvo el Grupo Socialista?

-Además de señalar a los responsables políticos del caso, porque para eso está el Parlamento, el dictamen final propone medidas para corregir los abusos que se cometieron en materia de contratación pública. Abusos protagonizados por altos cargos del gobierno socialista presidido por el señor Álvarez Areces.

-¿Hasta dónde llegan esas responsabilidades políticas?

-La primera es la del señor Areces, que hizo todo lo posible, amparándose en las actuaciones judiciales, por tapar la conducta de los miembros de su Gobierno, en concreto del señor Riopedre y de la señora María Jesús Otero, mientras que sí investigó la actividad contractual de la funcionaria Marta Renedo. Hubo una negligencia clamorosa por parte del presidente Areces. Tapó lo ocurrido en la Consejería de Educación, y sólo investigó en relación a los funcionarios. A partir de ahí están implicados y se señalan responsabilidades políticas de varios ex consejeros.

-¿Debería haber consecuencias?

-En el Partido Popular entendemos que, tras ese dictamen y esas conclusiones, el señor Areces debe abandonar definitivamente la vida política. No puede seguir ocupando ni un minuto más un escaño en el Senado. Y quien debería exigirle ese cese es el propio secretario general de los socialistas, el señor Javier Fernández, que era el "número uno" del PSOE asturiano cuando ocurrieron los hechos y lo sigue siendo ahora. Si Javier Fernández no adopta medidas en el sentido de apartar de la vida pública a todos los implicados en este caso, no tendrá ninguna credibilidad ni podrá exigir ninguna responsabilidad a nadie. El "caso Marea" no es sólo una funcionaria que delinquió. Es el mayor caso de corrupción política de Asturias en su historia, y ha sido protagonizado en exclusiva por el PSOE.

-También ha denunciado otros casos de presunta corrupción en  el Principado, como el de GIPTA (Gestión de Infraestructuras Públicas de Telecomunicaciones de Asturias).

-Con GITPA podemos estar ante otro "caso Marea". De mano hay iniciado un expediente de investigación, porque está probado que el gerente de esta entidad, un reconocido militante socialista vinculado a la ex consejera Ana Rosa Migoya, contrató directamente con las empresas vinculadas con su hijo. Los mismos protagonistas aparecen de nuevo. A raíz de la denuncia hecha por el PP de Asturias, el propio consejero de Economía ha abierto un expediente de investigación, aunque lo llevan a paso de tortuga. Al inicio del próximo periodo de sesiones plantearemos una nueva interpelación sobre este oscuro asunto.

-¿Y qué pasa en Sogepsa con la gestión del suelo?

-En el caso de Sogepsa hemos conseguido que el Parlamento requiera a la entidad un plan de viabilidad económica. El PSOE y el Principado han llevado a esta sociedad, igual que a otras, prácticamente a la quiebra. En estos momentos Sogepsa tiene una deuda superior a los 140 millones de euros, en su mayoría por las nefastas gestiones de suelo industrial, como la de Bobes en Siero, o La Llorea en Gijón. Esas operaciones están avaladas por el Principado, y si no salen adelante, las vamos a pagar todos los asturianos de nuestros bolsillos. Exigimos que se nos diga qué van hacer, y cómo van a hacerlo. Ellos causaron el problema, y deben aportar una solución.

El trabajo incansable de Mercedes Fernández

-¿Qué opinión tiene de la presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández?

-De ella destacaría al menos cuatro aspectos fundamentales. El primero es su enorme capacidad de trabajo. Desde que ha asumido la presidencia del Partido Popular no la he visto descansar prácticamente ni un fin de semana. Ha estado presente en las renovaciones de juntas locales del partido, en congresos, en visitas a municipios, asociaciones, entidades, empresas… y en toda la actividad interna de la organización. Eso al margen de toda la actividad parlamentaria, que ha sido mucha. El segundo es su preparación y formación intelectual, con dos titulaciones universitarias, que nadie puede discutir y que no todos los líderes de los partidos en Asturias poseen. El tercero es la experiencia política. Mercedes Fernández conoce perfectamente todos los peldaños de la política, tanto la municipal como la autonómica y la estatal. Y el cuarto es su probada lealtad al Partido Popular y al proyecto político de cambio y reforma que éste representa. Ha renunciado a su puesto en el Congreso de los Diputados para hacerse cargo del Partido Popular de Asturias en el momento más difícil de toda su historia, y no todo el mundo tendría esa generosidad y daría esa muestra de responsabilidad.

Josechu con Mercedes Fernández

-¿Y en el lado personal?

-Es una persona extraordinariamente cercana, normal y sencilla; muy accesible, que sabe escuchar e integrar. Lo demuestran los cambios que, en poco tiempo, ha ido haciendo en el Partido. Busca unir y sumar, y no dividir y enfrentar, y eso es fundamental para el centro-derecha de Asturias en estos momentos.

-¿Por qué cree que el Partido Popular es la única opción sensata y con futuro para desbancar al socialismo del Gobierno de Asturias?

-Porque somos una formación política de ámbito nacional, con una larga historia de defensa de los intereses de Asturias. Este no es el partido de una persona, o de unas pocas personas. Somos un proyecto grande, con vocación de servicio, y así lo hemos demostrado a lo largo de estos años. Somos una opción predecible, creíble y seria.

-Como vicepresidente de la Junta General, ¿qué reformas serían necesarias en el Parlamento tras 30 años de democracia?

-Creo que es incuestionable que el Parlamento, al igual que el resto de las administraciones, se tiene que redimensionar. Por eso pedimos la reducción de 45 a 35 diputados, el mínimo que en su día fijó el Estatuto de Autonomía. No podemos exigir sacrificios a los ciudadanos y no hacerlos nosotros mismos. Urge también reformar el sistema de retribuciones de los diputados regionales. No podemos continuar con el actual modelo, porque es injusto y opaco. Los parlamentarios debemos tener unas nóminas objetivas, transparentes y austeras, en las que tributemos a Hacienda por todos los conceptos que percibamos. Y así lo propuso el PP por Registro parlamentario el pasado 21 de marzo. Espero que haya un acuerdo unánime antes de terminar este mes, porque el pacto debe ser de todos los partidos porque la medida afecta a todos los grupos y diputados, y también es un asunto que se presta mucho a la demagogia. Asimismo, creo que la Junta se tiene que adaptar a los tiempos actuales, y por eso solicitamos la reforma del Reglamento, en la que se está trabajando en la actualidad.

-¿Qué le parece la política de vivienda del Principado?

-Durante años el PSOE en Asturias se ha dedicado a decir que se cumplían los objetivos de los planes de vivienda "en el doscientos por cien", una frase que en ellos era habitual. Los socialistas se dedicaron a proclamar los miles de viviendas anuales protegidas que habían construido, y que al final se demostró que no eran verdad. La realidad hoy es que el Principado tiene un número importante de viviendas sin ocupar. No se puede estar hablando de desahucios y tener, al mismo tiempo, un millar de viviendas públicas vacías. En este campo, como en tantas otras cuestiones, da la sensación de que siguen anquilosados en políticas antiguas que no dieron resultado.

-¿Qué propone el PP?

-Precisamente ha sido una iniciativa del Grupo Parlamentario Popular la que ha obligado al Gobierno autonómico a bajar los precios de los alquileres públicos, porque la realidad es que muchas de esas viviendas del Principado se estaban alquilando y vendiendo a precios de mercado. Además hace falta revisar los tipos de ayudas existentes, para reorganizarlas y dar prioridad al acceso real a las viviendas, utilizando correctamente los recursos.

Cuervas-Mons, en una visita a Perlora

-¿Y la política de Justicia del Gobierno regional?

-Lo de los socialistas con la Administración de Justicia es el cuento de la lechera. ¿Cuantos años llevan prometiendo la unificación de las sedes judiciales en Oviedo? Seguimos esperando. ¿Cuántas veces hemos oído que se iba a dotar de medios a los órganos jurisdiccionales? Ahora la excusa para todo es la crisis, y echarle la culpa a Rajoy, cuando por algunos asuntos llevamos esperando dos legislaturas, es decir, ocho años.

-¿Por qué el Parlamento no acaba de proponer al magistrado que falta en el Tribunal Superior de Justicia de Asturias?

-Es un problema de voluntad política. El PSOE, una vez más, intentó colocar a un compañero de partido, el ex diputado nacional Álvaro Cuesta, como magistrado del TSJA. Eso, simple y llanamente, era algo descabellado, y la oposición lo paralizó. Con todo mi respeto hacia su persona, el señor Cuesta no cumple el requisito de ser "un jurista de reconocido prestigio", como exige la norma. Desde el momento justo del rechazo de la oposición a la propuesta del PSOE, al Grupo Socialista ya no le intereso más el tema del TSJA. Es lamentable y penoso que seamos la única comunidad de España que tenga una plaza de estas características sin cubrir por pura dejadez política, además de ser una falta de respeto al Consejo General de Poder Judicial, que ha requerido que propongamos una terna para ocupar el puesto hace más de un año.

-¿Para qué sirve tanto ente, empresa y fundación en el sector público regional?

-En estos momentos, un aspecto fundamental es redimensionar las administraciones públicas. Tenemos que tener una Administración ágil, eficaz y que podamos pagar y asumir su coste. Esta Administración paralela que el PSOE  ha creado en estos últimos años es inasumible y además innecesaria. Si uno hace una encuesta por la calle y pregunta por un número importante de esas empresas y fundaciones, la gente no sabe ni lo que son, ni qué servicio prestan.