Entrevista al diputado Luis Venta: "El futuro de la región también se juega en el campo, y el problema del lobo no se solucionará mientras el PSOE no se ponga del lado de los ganaderos"

La relación de Luis Miguel Venta Cueli (Villaviciosa, 1964) con el medio rural asturiano dura toda una una vida. Es su casa. Más de cuarto de siglo de su casi 50 años, como actividad profesional. Hijo de ganadero, tras licenciarse en Veterinaria en 1988 en la Universidad de León, comenzó a trabajar entre animales y cuadras. Conoce de primera mano las preocupaciones y esfuerzos de quienes viven por y para el campo, y sabe lo que es salir de casa, a cualquier hora del día o de la noche, para asistir a una vaca que se pone de parto. Después de recorrer el Oriente y el Occidente asturianos en las campañas de saneamiento ganadero puestas en marcha por el Principado, en 1990 accedió, por oposición, al Cuerpo Técnico Superior de Veterinarios de la Administración regional. Actualmente está en excedencia especial.

Venta siempre ha estado vinculado a la Dirección General de Ganadería, salvo el lapso de tiempo que fue Director del Área de Agricultura y Pesca en la Delegación de Gobierno, con Mercedes Fernández como máxima representante del Ejecutivo de España en el Principado. Ahí surgió una fructífera colaboración profesional y una estrecha amistad que se mantiene hasta hoy. 

Militante de Foro Asturias, el partido de Álvarez-Cascos, durante unos meses, el profundo desencanto con una formación política “que se dedicó a desgobernar Asturias” y la profunda renovación en el Partido Popular liderada por Mercedes Fernández, le hicieron volver a su formación “de siempre”. Casado y con dos hijos, Luis Venta es desde junio de 2012 diputado y secretario general del Grupo Parlamentario Popular en la Junta General del Principado, y portavoz de Agroganadería y Función Pública. En el Congreso en el que Mercedes Fernández fue elegida como presidenta de los populares asturianos, Venta pasó a ser el “número 3” del PP regional, como vicesecretario de Organización.

Luis Venta es un todo terreno de la política y de la vida, una de esas personas que siempre está cuando se las necesita, en el plano profesional o en el humano. Que lo mismo organiza el trabajo del grupo parlamentario, que representa a su partido en un certamen ganadero, visita una explotación agrícola, se reúne con el ministro Arias Cañete, gestiona una campaña de afiliación, interpela duramente a los consejeros del Principado, escribe un artículo sobre el vacuno de carne o la situación de los funcionarios asturianos o da apoyo, afecto y buenos consejos a los que le rodean. Trabajador infatigable y riguroso, acompaña siempre su actividad con una perenne sonrisa, un gran sentido del humor y la amabilidad por bandera. Hombre austero, sobrio y leal, le gustan las cosas sencillas (cuidar sus manzanos, hacer su propia sidra, cocinar para los suyos, estar el mayor tiempo posible en contacto con la naturaleza y jugar alguna vez al pádel) y vive entregado a su familia, amigos y trabajo. Luis Venta representa como pocos el dicho machadiano: es, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Luis Venta en la feria ganadera de Corao.

A continuación, el portavoz parlamentario de Agroganadería y vicesecretario de Organización del PP responde al cuestionario realizado por la Oficina de Información de los populares asturianos, dentro de la serie de entrevistas que han comenzado a publicarse en esta web para acercar la actividad de nuestras diputados a los ciudadanos.      

-¿Por qué un alto funcionario decide dar ahora el salto a la política?

-Tuve ya oportunidades en 1995, cuando el Partido Popular ganó las elecciones autonómica en Asturias, pero no me decidí. Entendí que éste era el momento de sumarse a la actividad política, para defender los intereses de Asturias y los asturianos, como parte de un equipo, liderado por Mercedes Fernández, en la que creo totalmente. Es el peor momento para los ciudadanos, debido a la grave crisis económica que nos afecta, y también para hacer política, pero debemos demostrar a la sociedad que desde la política se pueden y deben resolver sus problemas, frente a los movimientos radicales o de corte populista que piensan lo contrario. No me asustan los retos, y no vengo para acomodarme, soy consciente de que estoy en esto para pocos años. Luego volveré a mi trabajo de veterinario. 

-¿Y por que elige al Partido Popular?

-Realmente lo elegí hace ya casi 15 años, con el país en una situación parecida a la actual, aunque no tan grave. Realmente no hay alternativa a las políticas reformistas del PP, que llevarán a la modernización de España.

-Militó en Foro. ¿Por qué abandonó el partido de Álvarez-Cascos?

-Foro es un partido de una sola voz, el tono monocorde y autoritario de Francisco Álvarez-Cascos, que se dedicó a desgobernar Asturias y a sumir al Gobierno de esta tierra en una etapa de absoluta indolencia e inacción. Es una fuerza que busca el enfrentamiento contra todo y contra todos porque está basada en el resentimiento y el rencor permanente de una persona. Su único y principal objetivo no es mejorar esta región, ni proponer una forma de hacer las cosas distinta a la que los asturianos llevamos años sufriendo con gobiernos de izquierdas. Su obsesión es atacar al Partido Popular y tumbar a su presidente nacional, Mariano Rajoy. Foro fue y es un timo, un engaño en toda regla a los que alguna vez confiamos y aún hoy confían en este partido. 

-¿Qué le diría a los afiliados y votantes de ese partido para que volvieran al PP?

-Que todos aquellos que compartan el objetivo de ganar a la izquierda en Asturias, sea al PSOE, a IU o a la suma de ambos partidos, sólo podrán lograrlo con un Partido Popular fuerte, que aglutine el apoyo mayoritario del centro derecha de Asturias. Las puertas del PP de Asturias están abiertas para todos los ciudadanos, y especialmente para los militantes y votantes de Foro que se hayan cansado de las políticas del 'todo vale' y del 'ordeno y mando' de Cascos.

-Lleva algo más de un año en el Parlamento, ¿cómo analiza la vida política asturiana? ¿Qué falta y qué sobra?

-Teniendo en cuenta que en la Junta General hay dos partidos que provienen de escisiones, Foro del PP y UPyD del PSOE, el día a día parlamentario es complejo. Sinceramente, creo que falta consenso y entendimiento para solucionar, en un empeño común, los verdaderos problemas de los asturianos, y sobran ansias de protagonismo político por parte de algunos, tanto de la oposición casquista como del tripartito de la izquierda.

-¿Qué es lo que más le ha sorprendido para bien y para mal?

-Como portavoz de Agroganadería, es gratificante encontrarme con ganaderos con los que tenía relación profesional como veterinario, que me animan a seguir trabajando en la dirección en la que el PP de Asturias lo está haciendo en todos los asuntos relacionados con el medio rural. Dicen que se sienten representados por mi trabajo, y yo se lo agradezco, porque estamos aquí para ayudarles. Entre los aspectos negativos, me ha llamado poderosamente la atención la “camaradería” del señor Cascos con el portavoz de Izquierda Unida, Ángel González, no sólo en los pasillos de la Junta General, sino por su coincidencia de votaciones en los Plenos.

-Como portavoz popular de Agroganadería, ¿qué valoración hace de la política del Gobierno regional socialista para el campo asturiano?

-Es continuista y cicatera, dedicada a gestionar las ayudas que recibe de Europa y del Ministerio, pero sin iniciativa política propia. También es indolente, como reflejo del comportamiento que, como presidente regional, está teniendo Javier Fernández. El PSOE no considera prioritario al campo asturiano, pero nosotros tenemos claro que el futuro de Asturias también se juega aquí.

Luis Venta delante de su finca de manzanos

-¿Cuándo se solucionará el problema del lobo?

-Cuando el Gobierno socialista se ponga por fin del lado de los ganaderos y se dé cuenta de que esta actividad es incompatible con la población de lobos que existe en Asturias. Desgraciadamente nunca lo ha hecho. Resulta paradójico ver cómo para salvar una especie como el urogallo se plantea eliminar venados o jabalíes, pero para salvar a los ganaderos no quieren actuar sobre el lobo.

-¿Qué alternativa plantea el PP para los ganaderos y agricultores asturianos?

-Primero, que se les valore como se merecen. El agroganadero es un sector con futuro si se apuesta claramente por su expansión, por dimensionar sus explotaciones y promocionar sus productos de calidad, todo ello sin poner trabas nuevas ni mantener las existentes. El Partido Popular considera este sector imprescindible para crear empleo y riqueza en la zona rural.

-¿Qué piensa de la reforma electoral a la que se enfrenta Asturias?

-Es un ejemplo más de la hipocresía política de la izquierda, que intenta convencer de que sus iniciativas son buenas para los intereses generales de los asturianos, cuando en realidad esconde intenciones partidistas de los grupos minoritarios que apoyan el Gobierno (IU y UPyD), después de que el PSOE no obtuviese en las urnas los escaños necesarios para gobernar en solitario. La única reforma que exigen los asturianos es la reducción del numero de diputados regionales, de 45 a 35 parlamentarios, como únicamente plantea el PP. El resto de grupos se oponen, y Foro ha votado alguna vez en contra, aunque presuma de lo contrario.

-¿A qué se refiere?

-En este asunto, como en tantos otros, lo que el partido de Álvarez-Cascos dice en los medios de comunicación y en sus terminales afines no coincide con lo que realmente votan y apoyan en el Parlamento. Ni quieren reducir el número de escaños en la Junta, ni quieren reformar el sistema de sueldos de los diputados, ni quisieron reducir la Sindicatura, ni el Consejo Consultivo, ni el Consejo de Administración de la RTPA. Y no quieren porque el partido de Cascos tiene a su gente en todos esos órganos y se ha repartido con el PSOE sueldos y poltronas.

-Usted siempre ha sido muy crítico con la política de personal del Principado y los nombramientos de los altos cargos.

-Es que tanto los anteriores gobiernos del PSOE con Areces como el de ahora con Javier Fernández, lo que quieren es hacer de la Administración asturiana una auténtica empleadora de socialistas. Está más que demostrado, con sentencias judiciales condenatorias por abuso de los nombramientos “a dedo” en la Administración, o en decenas de empresas publicas a las que se accede únicamente por entrevista personal. Familiares, ex cargos públicos y orgánicos socialistas y afiliados ocupan puestos “a dedo” en el Principado y en el mastodóntico sector público regional. Por desgracia, el proyecto de Ley de Función Pública que acaba de llegar al Parlamento no busca más que eludir cumplir con la justicia para perpetuar esta forma de actuar.

-Como vicesecretario de Organización del PP de Asturias ha impulsado un ambiciosa campaña de afiliación, ¿cuáles son los objetivos y qué balance realiza?

-Lo fundamental es crecer como partido, tanto en cantidad como en calidad. Contar con más y mejores militantes, con todos aquellos que quieran aportar ideas al proyecto popular, para ser después capaces de, entre todos, trasladarlas al conjunto de la sociedad. En cuanto al balance, teniendo en cuenta que la media de nuevas afiliaciones es de un centenar al mes, me parece un dato muy positivo, gracias a la implicación y el trabajo de todas las juntas locales de Asturias.

-¿Qué necesita el PP para crecer más?

-La afiliación es importante, no sólo por el número, sino para que los nuevos afiliados se impliquen en el día a día del partido y trabajen en pro de la organización y de los asturianos. En segundo lugar, tenemos que abrirnos a la sociedad asturiana y conocer de primera mano los problemas de los ciudadanos, patear la comunidad autónoma, escuchar sus soluciones y plantearles las nuestras. Necesitamos estar mucho más cerca de la sociedad civil asturiana, demostrando que somos el único referente posible  del centro-derecha en Asturias. Y sobre todo, trabajar, trabajar y trabajar. Sin esfuerzo no se alcanza el éxito.

Mercedes Fernández será la próxima presidenta del Principado

-¿Cómo calificaría la labor de Javier Fernández y del tripartito que lo apoya?

-Es anodina y triste. No puedo realzar nada de su gestión porque no existe. Destaca precisamente por lo que no hace, tratando además de juntar a su lado a IU y UPyD, el agua y el aceite, que actúan bajo intereses única y exclusivamente partidistas. Asturias sigue con las políticas de hace 50 años porque quienes las ejecutan son antiguos, los mismos: comunistas, socialistas y ex socialistas.

Mercedes Fernández y Venta en la FIDMA

-Defina a la presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández.

-Es una persona inteligente, muy trabajadora y sencilla. Vive para la política y está pendiente permanentemente de los problemas de Asturias y los asturianos. Además es valiente e íntegra. Tiene unas convicciones muy sólidas y las defiende con pasión aunque, a la vez, también es muy dialogante y le gusta escuchar las ideas de los demás. Unas veces la convencen, y las hace suyas, y otras no, pero siempre escucha y te tiene en cuenta. Es una mujer de diálogo y consenso. Le gusta trabajar en equipo y sabe motivar a su gente. No tengo duda de que será la próxima presidenta de Asturias. Además, para nadie es un secreto que yo mantengo una relación de amistad personal con Mercedes desde hace varios años. Es una amiga leal, detallista y cariñosa, con un gran sentido del humor y muy cercana. 

-¿Qué posición tiene respecto a las retribuciones de los diputados regionales?

-Los parlamentarios de hoy somos rehenes de un sistema de retribuciones obsoleto, antiguo y poco transparente para la sociedad. Somos nosotros los que debemos poner fin a la ambigüedad reinante y fijar sueldos acordes a los tiempos de austeridad que nos toca vivir. Retribuciones más austeras, transparentes y objetivas.

-¿El PP es la única alternativa seria y con futuro para desbancar al socialismo del Gobierno de Asturias?

-Sin duda. El Partido Popular es un partido de presente y de futuro y aspira a convertirse en el único referente del centro-derecha en el Principado. Somos un partido consolidado, que se está renovando profundamente en el Principado, que nunca estuvo tan cohesionado y unido como lo está ahora y que tiene una trayectoria muy asentada.   

-¿Cómo lleva su familia el cambio que ha supuesto en su vida la dedicación a la política?

-Respetan la decisión, pero soy consciente de que son los grandes damnificados de mi trabajo. Tengo que estar muy agradecido a mi mujer y a mis hijos por su comprensión y su apoyo.

-¿Cree que las intensas reformas que lleva a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy darán sus frutos para superar la crisis y crear empleo?

-Rajoy ha salvado a España de la intervención de la Unión Europea con su programa de reformas, y colocará de nuevo al país en la senda del crecimiento y la recuperación económica. La crisis ha tocado fondo y por primera vez se está creando empleo, que es el objetivo prioritario del Gobierno del Partido Popular. La lacra del paro que a tantos millones de españoles sume en la angustia, es nuestra principal preocupación, y tanto el partido como el Gobierno están volcados en buscar soluciones a este grave problema. Creo que se empieza a ver la luz al final del túnel y que el futuro es esperanzador.