Entrevista con la diputada regional Emma Ramos: "Asturias requiere nuevas propuestas para afrontar este nuevo paradigma económico y social, lo de siempre ya no vale"

Emma Ramos Carvajal, diputada en la Junta General del Principado, portavoz adjunta del Grupo Popular y portavoz de Hacienda e Industria, inaugura hoy la serie de entrevistas que, a lo largo de las próximas semanas, y elaboradas por la Oficina de Información del PP de Asturias, acercará, a través de esta página web, el trabajo de los parlamentarios del partido en la Cámara autonómica.

Ramos (Avilés, 1976), es licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo, en la que también obtuvo la suficiencia investigadora, paso previo a la tesis doctoral, en el área de Economía Aplicada. Tras realizar estudios de Microeconomía Avanzada en la London School of Economics (Reino Unido), en la actualidad está concluyendo la carrera de Derecho. Es, por oposición, funcionaria del Cuerpo Superior de Administradores del Principado de Asturias, y fue entre otros destinos, interventora general del Principado, auditora de la Sindicatura de Cuentas, jefa de sección de Personal Funcionario, en la Dirección General de la Función Pública, y coordinadora de evaluación en la Dirección General de Planificación y Evaluación de Recursos Humanos de la Consejería de Economía y Administración Pública.

Rigurosa, trabajadora, tenaz y muy meticulosa en todas las tareas que encara, Emma Ramos tiene fama de ser una de las mejores y más preparadas altas funcionarias de su generación en la Administración del Principado de Asturias, por lo que su cualificación no le pasó inadvertida a la presidenta regional del PP, con quien había coincidido en la Sindicatura de Cuentas. Mercedes Fernández la convenció para dar un giro a su carrera y dedicarse a la política, actividad con la que no había tenido relación alguna hasta ese momento, integrándose como número tres de la lista del Partido Popular en las pasadas elecciones autonómicas. 

-Pasado más de un año desde su llegada a la Junta General, ¿su debut en política ha sido como esperaba?

-Sinceramente, esperaba dificultades, y dificultades he encontrado, suavizadas por el apoyo que he sentido en todo momento de mi presidenta y del resto de mis compañeros del Grupo Parlamentario, en el que me siento muy arropada. Es un mundo complejo, especialmente para quienes, como yo, lo desconocían internamente.

-¿Qué le ha sorprendido?

-Sobre todo la rapidez y la agilidad que exige la labor parlamentaria. Adelantarte a los problemas que van surgiendo es fundamental para ganar a tu adversario político, aunque nuestro objetivo básico y fundamental es trabajar por el interés general de los asturianos. 

-¿Cómo concibe usted su participación en la vida pública?

-Es una labor constante de servicio a los ciudadanos, activa y constructiva. Mi único objetivo es contribuir a mejorar, dentro de mis posibilidades, la situación socioeconómica de la región. Creo que no se puede concebir la participación en la vida pública de otra forma. Los importantes no somos nosotros, los políticos, sino los ciudadanos, que nos eligen para que les representemos y solucionemos sus problemas. Quienes, durante un tiempo de nuestra carrera profesional, adoptamos un compromiso de servicio público a través de la política, debemos aportar soluciones, lo mejor de nosotros mismos, no ser parte del problema. 

-Usted fue Interventora General del Principado durante parte de los meses de gobierno de Foro Asturias. ¿Por qué eligió el Partido Popular a la hora de dar el salto a la arena política?

-Porque es el único partido con el que veo posible lograr un cambio en la sociedad y en la economía, tanto a nivel estatal como aquí, en el Principado de Asturias. Es un partido fuerte, cohesionado, de implantación nacional y reformista, que en Asturias se está renovando de manera profunda y con el que coincido plenamente en sus pilares ideológicos. La personalidad humana y política de Mercedes Fernández, mujer a la que admiro y profeso un gran afecto, también fue clave para que me decidiese a dar este paso. Ella supo convencerme con argumentos muy sólidos.

Valoración de la presidenta del PP

-¿Cómo describiría la labor que está realizando la portavoz y presidenta del Partido Popular de Asturias, Mercedes Fernández?

-Como una labor de cambio necesario en el PP, con un profundo acercamiento a la sociedad y sus problemas, no sólo a nuestros simpatizantes o a los afiliados de las Juntas Locales, sino a todos los ciudadanos.

-¿Qué destacaría de ella, tanto a título profesional como personal?

-En lo profesional, su capacidad de trabajo, su actividad constante y diligente. También su profundo rigor en el desarrollo de sus funciones parlamentarias y políticas, el estudio en profundidad de todos los temas que pueden interesar a los asturianos. Es una política experta e inteligente, que tiene un sexto sentido para anticiparse a los cambios y a las necesidades que va a demandar la sociedad y plantear soluciones. A título personal me quedo con el cariño que me dispensa, con su cercanía como compañera, y su disposición a ayudar en todo momento.

Mercedes Fernández y Emma Ramos

-¿Cuál fue la razón para pasar de un puesto con responsabilidad en la Administración a los muchas veces incómodos escaños del Parlamento regional?

-Perseguía y persigo un único objetivo: tratar de, aprovechando los conocimientos económicos que haya adquirido con el estudio y con la experiencia en la Administración, mejorar el presente y el futuro de los asturianos, aportando ideas y propuestas constructivas, dentro de las limitaciones que todos tenemos. Como oposición, parte de mi trabajo consiste en ejercer toda la presión que sea necesaria para conseguir que las medidas que se adopten por el Gobierno socialista de Javier Fernández sean lo más beneficiosas posibles para el interés general de todos los asturianos.

-¿Qué opina de quienes dicen que a la política se entra para enriquecerse?

-No lo comparto en absoluto. En la Administración percibía un buen sueldo, así que si hubiese entrado en la política asturiana para enriquecerme me habría equivocado de sitio. Cuando mi labor en política termine, volveré a mi puesto de trabajo.

-¿Y del discurso de los “antipolíticos”?

-Que deberían pasar unos meses con nosotros, y quizá así verían la realidad de este mundo.

-¿Hay horarios para la política?

-En política no se ficha para entrar ni para salir, no hay horario. Los fines de semana el móvil y el ordenador siguen funcionando, continuamos trabajando, porque los problemas de los asturianos siguen existiendo, y nuestra labor consiste en buscarles una solución.

-¿Qué cree que esperan los asturianos de sus representantes públicos? 

-Esperan de nosotros transparencia en la vida política, buena gestión económica y social, menos enfrentamientos estériles entre los distintos grupos políticos, y que el trabajo de todos en un empeño común redunde en sacar a Asturias de la crisis económica.

-¿Cómo se puede responder a sus demandas?

-Sirviendo como ejemplo de transparencia y trabajo, escuchándoles e intentando resolver sus problemas. Trabajando tanto como sea posible, ya sea desde la oposición o desde el gobierno.

-Su amplia formación parece que molesta a los portavoces socialistas. ¿Qué les diría?

-Realmente es una situación curiosa, que no deja de dar la medida de quienes se empeñan en hacer tabla rasa por abajo. Les diría que seguiré formándome todo lo que mi escaso tiempo libre me permita para poder llevar a la práctica, en beneficio de todos los asturianos, los conocimientos que adquiera. No me voy a detener ante las presiones que ejerzan, seguiré  profundizando en cada uno de los temas que defiendo para conseguir la mejor solución posible a los problemas de los ciudadanos.

-Usted es portavoz de Hacienda. ¿Cómo calificaría  la situación de las cuentas públicas asturianas?

-No reflejan la realidad económica regional, ni por el lado de los gastos ni por el lado de los ingresos. El superávit registrado este último semestre no es real, por dos motivos: la ejecución del gasto crece exponencialmente los últimos meses del año, y los ingresos se encuentran sobredimensionados. Lo advertimos durante la tramitación de los Presupuestos vigentes, y la realidad lo está demostrando.

-¿Y el capítulo inversor?

-En Asturias, actualmente, las inversiones brillan por su ausencia, lo que frena la capacidad de reactivar la economía y de crear empleo. Por desgracia, y a pesar de que los hechos demuestran que no es la mejor forma de actuar, la concesión de subvenciones sigue siendo la principal fórmula de los gobiernos socialistas desde hace años. Subvenciones que traen “pan para hoy y hambre para mañana.”

-¿Cómo han influido años y años de políticas socialista en las arcas regionales?

-El despilfarro socialista, sufrido por todos los asturianos, ha tenido una influencia perniciosa en las arcas de nuestra comunidad. A las muestras de despilfarro que podemos encontrar en casi todos los concejos asturianos, con obras faraónicas y multimillonarias cerradas, sin uso o sin terminar, se suma que los recursos económicos se han visto mermados, dificultando la capacidad inversora de nuestra región y la creación de nuevas empresas. El Gobierno regional, como consecuencia de años y años de despilfarro sin sentido, se ve abocado a incidir negativamente sobre los servicios sociales, sobre la sanidad y la educación, que son los asuntos que verdaderamente importan a los asturianos.

Emma Ramos

-¿Cuál sería su receta para mejorar la situación de Asturias?

-Es algo muy difícil de resumir, pero diría que la receta debe tener tres "condimentos". El primero,  tener presente que “ya no vale lo de siempre”. El nuevo paradigma al que nos enfrentamos requiere de nuevas soluciones. El segundo, analizar todas y cada una de las partidas presupuestarias,  eliminando los gastos superfluos y diseñando unos presupuestos no incrementalistas. Periódicamente sería preciso evaluar el cumplimiento de los objetivos presupuestarios a través de unos indicadores económicos. Por el lado de los ingresos analizaría en profundidad cada uno de los impuestos, para perfilar la relación entre la elevación/rebaja de los tipos impositivos y la capacidad recaudatoria, de forma que fuesen reales. El último "ingrediente" sería adoptar dos bloques de políticas básicas. Por un lado, políticas activas de empleo; por otro, favorecer la apertura de empresas, impulsando su capacidad exportadora, atrayendo capitales y promoviendo sus desgravaciones fiscales.

-¿Qué opina del, cada vez más común, rechazo del Principado a las medidas propuestas por el Ministerio de Hacienda?

-Es la prueba evidente de la cerrazón de los socialistas, la muestra de que únicamente persiguen sus intereses particulares y electorales, los de su partido, no los generales del conjunto de la ciudadanía, algo que también ocurre con la industria, por poner otro ejemplo.

La reactivación de la industria

-Hablando de Industria, ¿qué diagnóstico hace del sector secundario en Asturias?

-Es un sector deprimido que requiere, para su reactivación, el diseño de una verdadera política industrial que sea capaz de atraer capitales, diseñando medidas fiscales modernas que eviten la deslocalización, que hagan atractiva nuestra región por su mano de obra cualificada y su experiencia.

-¿Qué le parece la postura de los socialistas respecto al problema de la minería?

-Totalmente incoherente, contradictoria en ocasiones. Fueron ellos, los socialistas, los señores Zapatero y Almunia, quienes pusieron fecha de cierre a las minas, aunque, como en todo, ahora quieran echar la culpa al Gobierno de Mariano Rajoy. No son conscientes de que su actitud conduce únicamente a crear obstáculos para el sector más alla del año 2018.

-¿Qué balance hace de su paso por la Intervención General del Principado?

-Fue un destino breve, pero intenso y productivo. Me permitió adquirir una visión general de toda la Administración desde el punto de vista presupuestario y contractual.

-¿Cómo es la Administración asturiana? ¿Funciona?

-Soy una firme defensora de la Administración Pública, lo que no me impide ver sus fallos. En ocasiones es una Administración inactiva, con miedo al cambio y a la modernización que exigen estos momentos, pero cuenta con excelentes profesionales, entregados al servicio público.

-¿Cómo lleva su familia su participación en política?

-Bien, siempre que yo me encuentre satisfecha.

-¿Qué espera del futuro?

-No espero. Estoy convencida de que el cambio que todos esperamos llegará a medio plazo, para mejorar la sociedad en todos los ámbitos. Los ciudadanos lo reclaman, y el Partido Popular estará ahí para realizarlo de la forma más conveniente posible a los intereses de todos.