Entrevista con Mercedes Fernández: "El socialismo está agotado en Asturias, necesitamos un cambio profundo para avanzar y crecer, porque seguir haciendo lo mismo ya no sirve"

La presidenta del Partido Popular de Asturias, Mercedes Fernández, hace balance del año que ahora termina. Doce meses de trabajo, de intensa actividad, en un panorama político que ve “muy complejo, marcado por las encuestas y por la aparición de nuevas opciones en la izquierda”. En esta entrevista, elaborada por la Oficina de Información del PP, la líder de los populares asturianos habla sobre la actualidad presupuestaria y el partido a nivel regional, e incide en el necesario esfuerzo de los representantes públicos para responder a las expectativas de los ciudadanos.

-¿Cómo ha sido 2014?

-El año que finaliza fue difícil y complicado en muchos aspectos, en lo social, lo laboral, lo económico… Pero lo peor ha pasado. Los indicadores económicos son positivos y muestran una clara tendencia de recuperación económica y empleo, aunque es necesario seguir avanzando. Aquella pesadilla del rescate forma parte del pasado, empieza a haber financiación suficiente y a costes reducidos, el tipo de cambio favorece las exportaciones y el sector inmobiliario empieza a moverse positivamente. Con todos estos factores 2015 será positivo para el crecimiento económico y el empleo.

-Estos doce meses se cierran con la aprobación de los Presupuestos regionales para 2015, que darán una respuesta a buena parte de la sociedad asturiana. ¿Qué les ofrece el PP?

-El Partido Popular de Asturias reflexionó, indagó y preguntó, y se preguntó si, en la actual situación económica, era  positivo para Asturias en su conjunto tener unos Presupuestos para el 2015 o no tenerlos y continuar con una prorroga de las cuentas. Así llegamos a la conclusión de que nuestra región se merecía que lo intentásemos, y nos pusimos manos a la obra.

-¿Cómo fue?

-No fue fácil. Las conversaciones y negociaciones fueron intensas y complicadas, pero finalizaron con acuerdo y conseguimos nuestro objetivo fundamental: bajar los impuestos a los asturianos, en mayor medida a las clases medias y a quienes tienen rentas más bajas. No hubo acuerdo en el Impuesto sobre sucesiones, pero por supuesto el PP mantiene su propuesta de reducirlo, porque nos parece que es justo y equitativo. Estoy segura de que lo conseguiremos.

-¿Qué opina de las críticas del resto de partidos de la oposición?

-Nosotros reivindicamos para el Partido Popular respeto democrático a nuestra iniciativa. Creo sinceramente que quienes se quedaron al margen, desentendiéndose de un asunto tan importante en la actual situación económica, se han equivocado, pero respeto su decisión. Y si quienes tanto nos critican creen de verdad que cometimos un gran error político deberían estar satisfechos por su acierto y por nuestro error, y curiosamente no lo percibo así.

-¿Cómo ve a Javier Fernández?

-Lo dijimos en el último debate sobre el estado de la región. El discurso del presidente sonaba a despedida y añadimos que Javier Fernández puede ser “un buen hombre, pero es un mal presidente”. El socialismo está agotado en Asturias. Toca y necesitamos un cambio profundo para avanzar y crecer, porque seguir haciendo lo mismo ya no sirve.

Salir de los despachos para escuchar a los asturianos

-¿Qué pasos se han dado este año para fortalecer al Partido popular de Asturias?

-La receta es sencilla: mucho trabajo y mucho diálogo con la sociedad. Hay que salir de los despachos para escuchar a los asturianos y ofrecer respuestas a sus preguntas.

-¿Qué siente al comprobar la vuelta al PP de nuchos de quienes lo habían abandonado?

-Tanto los retornos como las nuevas incorporaciones me producen una gran satisfacción. Doy un gran valor a la permanencia de quienes siempre estuvieron, de quienes resistieron en momentos difíciles, y procuro e impulso decididamente los retornos. Todos juntos somos más fuertes.

Mercedes Fernández.

-Usted es una de las dirigentes que ha alzado la voz en contra de la corrupción y en defensa del trabajo honrado y a favor del interés general que desarrollan la mayoría de los políticos.

-Para mi hacerlo es una obligación ética y democrática. La corrupción nos ha hecho mucho daño pero nunca se ha investigado como ahora, y así debe ser. La transparencia es una bandera del Partido Popular. Otros hablaban de ella pero nunca impulsaron su regulación en nuestro país.

-¿Cómo reducir el desánimo y la brecha abierta entre los ciudadanos y sus representantes públicos?

-Con sencillez, con gran austeridad y con mucho sentido común y una gran dedicación. Hablando y ocupándonos de los temas que preocupan a los ciudadanos, con parlamentos ágiles que sean auténticas cajas de resonancia de la calle.

-¿Cuáles son sus expectativas para este año electoral?

-Las expectativas del Partido Popular son muchas, al igual que las expectativas de los ciudadanos. Esperamos conectar con ellos y responderles adecuadamente. Ojalá se acabe ya la maldición del centro-derecha en Asturias y un PP unido y fuerte alcance el Gobierno en Asturias y finalicen las interferencias.

-¿Un deseo para el Año Nuevo?

-¡Que sea bueno para Asturias!