Entrevista con Jesús Pablo González-Nuevo Quiñones, presidente y portavoz de los populares castrilloneses: "Ángela Vallina no ha sabido ser la alcaldesa de todos, como era su obligación"

Compaginar el ejercicio de la medicina con la dedicación que exige, por su marcada condición de servicio, la política municipal parece algo difícil de llevar a buen término. Para demostrar que esta difícil combinación es posible está el presidente y portavoz del Partido Popular de Castrillón, Jesús Pablo González-Nuevo Quiñones. De 56 años, casado y con dos hijas, nació y vive en Castrillón, aunque trabaja como médico de familia en el centro de salud de Otero, en Oviedo.

Aficionado a la natación y al fútbol, actor amateur en su juventud y doctor en Medicina, en esta entrevista elaborada por la Oficina de Información del PP de Asturias Quiñones repasa la actualidad de su concejo, con la legítima aspiración de convertirse en su próximo alcalde.

-Hace menos de un año fue reelegido, por unanimidad del  congreso, como presidente de la Junta Local del PP de Castrillón. ¿Cuál es su hoja de ruta?

-Fue una satisfacción esa reelección por unanimidad, lo que interpreto como un refrendo a la gestión que está realizando la Junta Local que presido. Tratamos de hacer una oposición constructiva, siempre poniendo los intereses de los vecinos en primer lugar, y con capacidad de alternativa y de acuerdo cuando es posible.

-¿Cómo compagina un trabajo tan exigente como el de médico, con guardias incluidas, con la dedicación que exige la actividad municipal y política, al unirse en usted la portavocía local y la presidencia del partido?

- Pues la verdad, a veces es complicado, pero como digo muchas veces nadie me obliga a dedicarme a la política más que mi vocación por ella y por el servicio público. Aunque tengo capacidad de distribuir el tiempo, muchas veces la que más sufre es la familia.

-Su concejo se ha caracterizado por tener gobiernos convulsos y sucesivas mociones de censura, derivadas de la ausencia de claras mayorías en la Corporación. ¿Sólo puede el PP dar una mayor estabilidad de gobierno a los castrillonenses?

- El Partido Popular gobernó en el pasado en algunos mandatos, aunque nunca obtuvo la mayoría absoluta; en estas últimas elecciones sin duda la hubiéramos conseguido si no fuera por la escisión y creación del partido de Cascos, y así y todo obtuvimos uno de los índices de votación más elevados del PP en medianos y grandes municipios de Asturias. Esperemos que en los próximos comicios,  una vez visto lo poco que Foro ha dado de sí, el voto de centro-derecha no se divida y podamos gobernar con una mayoría suficiente.

-¿Qué principales problemas tiene Castrillón en este momento?

-Somos uno de los municipios de mayor renta per capita de Asturias, joven, pujante, bien ubicado, con recursos naturales, mar y montaña, zona rural y urbana, industria y comercio, y en general, bien dotado de infraestructuras. Pero hay un déficit importante que IU no ha querido o sabido solucionar y es la carencia de suelo industrial, que nosotros proponemos habilitar en el entorno del aeropuerto, y suelo terciario en la zona de la Cruz de Illas. También se debe potenciar el turismo con la recuperación de la Mina de Arnao y del enclave histórico de Raíces. Además se tiene que mejorar la atención a la zona rural, completar el saneamiento de la zona Sur,  mejorar la calidad de los servicios, el acceso a determinados núcleos de población como Coto Carcedo, y también las instalaciones deportivas, especialmente el área deportiva de Ferrota, así como finalizar la nueva  biblioteca y poner en marcha la residencia de tercera edad.

Quiñones, en Castrillón.

-¿Cuál es la situación de las cuentas del concejo?

-El Ayuntamiento tuvo que entrar en un plan de ajuste debido a su morosidad a fecha de 31 de diciembre de 2011. En la anterior corporación, con los “planes E” de Zapatero y el “plan A” de Areces, el Gobierno de coalición entre IU y el PSOE dilapidó en Castrillón mucho dinero en actuaciones más que cuestionables. Un ejemplo: se gastaron más de 500.000 euros en la ampliación de la piscina, que permanece cerrada actualmente por un mal diseño.

-¿Qué papel ha jugado el PP en ese Plan de ajuste?

-Aunque nosotros no aprobamos el Plan, porque no fuimos los causantes de esta morosidad,  al gobernar en esta corporación en minoría IU tuvo que abrirse a la fuerza a negociar, y el PP ha llegado a algunos acuerdos que han mejorado entre otras cuestiones las finanzas municipales, además de las instalaciones deportivas, el saneamiento de Bayas o el conflicto urbanístico del Espartal.

-¿Es justo el Gobierno del Principado en su relación con Castrillón?

-Hay determinados proyectos, importantes, dependientes del Gobierno regional que debían estar acabados y puestos en marcha hace años, como el saneamiento de la zona sur, la reanudación de las obras de la biblioteca y la puesta en marcha de la residencia de la tercera edad. Ahora son algunos de los puntos propuestos por el PP para las leyes de crédito extraordinario aprobadas en la Junta General, por un montante total de 1,6 millones de euros, los que contribuirán a darles impulso.

-¿Qué les diría a quienes recelan de que el PP pueda llegar a acuerdos con un gobierno de IU?

-Pues que en política estamos para solucionar problemas a los ciudadanos, estemos en el gobierno o en la oposición. Si hay oportunidad de acordar algo por el bien de los vecinos, el Partido Popular de Castrillón tiene claro que debe hacerse. Nosotros tenemos claro también que cuando hay que decir no, hay que hacerlo y lo hacemos, pero cuando hay que decir sí, hay que hacerlo también. No entiendo la política como “cuanto peor, mejor”, y los ciudadanos, salvo los más extremistas, que son una minoría, cada vez lo entienden menos.

El sectarismo de la alcaldesa

-¿Qué piensan los habitantes de Castrillón de la actuación de la aún alcaldesa y futura eurodiputada, Ángela Vallina?

-Como todos los políticos tiene su filias y sus fobias. En la anterior corporación se comportó con mucho sectarismo y mucha prepotencia. Ha tomado decisiones torpes, que han provocado que el Ayuntamiento haya tenido que abonar cuantiosas indemnizaciones por sentencias judiciales contrarias, y en el mandato actual, al estar en minoría, ha tenido a la fuerza que negociar. Creo que su ciclo político como alcaldesa de Castrillón está agotado. No ha sabido ser la alcaldesa de todos los castrilloneses, como era su obligación.

-El próximo sábado, en el Pleno en el que Vallina dejará el cargo antes de tomar posesión de su escaño en Bruselas, usted se postulará a la Alcaldía, como cabeza de la segunda lista más votada. ¿Qué propone?

-Es que estamos legitimados para hacerlo, y somos la única alternativa de gobierno para el futuro del concejo. Mi prioridad será favorecer condiciones para la creación de empleo, manteniendo las políticas sociales y limitando el endeudamiento y la presión fiscal. Gobernar para todos los vecinos.

-¿Cómo podría potenciarse la economía del concejo?

-Diversificando su economía, sin olvidar la industria; potenciando el turismo, los servicios y el sector primario. También favoreciendo la creación de empresas, no poniendo obstáculos. Somos el municipio mejor comunicado y su ubicación central hace que Castrillón tenga un gran potencial para desarrollar su economía, a poco que se crea en ello, sin controlarlo todo como quiere IU.

-Se refiere al turismo como un sector de gran importancia en la zona, asociado por ejemplo al deporte del surf. ¿Lo apoya lo suficiente el Gobierno local?

- El surf es un activo importante del concejo que hay que potenciar y desarrollar. Ya hay un campeonato y un festival, el Longboard, que atrae a miles de practicantes en el verano a Salinas, y múltiples escuelas de surf que han ido surgiendo en los últimos tiempos. En este sentido, tras una larga negociación, el PP ha colaborado para aprobar una ordenanza de uso de playas que creemos dará seguridad jurídica y garantizará el futuro de las escuelas de surf.

-¿En qué situación se encuentra el partido de Álvarez-Cascos en el concejo?

-Eran cuatro concejales, y uno se marchó y está como concejal no adscrito, votando sistemáticamente con IU. Creo que es un partido sin discurso, que casi siempre está en contra de todo, y sin vida orgánica, típico de una organización esencialmente personalista y coyuntural.

Con Mercedes Fernández y Emma Ramos.

-¿Qué les diría a quienes les votaron en 2011, para que ahora apoyen de nuevo al Partido Popular?

-Pienso que la mayoría se ha dado cuenta que votar a Foro es tirar el voto o, lo que es peor, beneficiar a la izquierda. El ejemplo está en Castrillón. El PP hubiera sin duda sacado en los últimos comicios mayoría absoluta si no existiera Foro, pero al dividir el voto de centro-derecha, con la ley D´Hondt, hemos dado la Alcaldía a la izquierda. Se ha visto también en las elecciones europeas.

-¿Por qué Castrillón necesita un cambio de la mano del PP?

-Para desarrollarse y modernizarse, para sumarse a las regiones y concejos más pujantes, modernos y con más calidad de vida.

-¿Cómo ve la labor que Mercedes Fernández está desarrollando como presidenta del Partido Popular de Asturias?

-Creo que es una labor muy buena en unas circunstancias muy difíciles como bien sabemos, por la irrupción de Foro y por tener que defender durante estos dos años medidas impopulares que ha tenido que tomar el gobierno del PP para sacar a España de la crisis, lo que está logrando. Pienso que está impulsando una política de oposición responsable y coherente, que al final será refrendada por los ciudadanos.

-¿Qué destacaría de la gestión de la presidenta al frente del partido y de su trabajo en la Junta General del Principado?

-En primer lugar, la valentía de aceptar un difícil reto. En segundo, la línea de oposición moderna e inteligente que impulsa. En tercer lugar su trabajo intenso, y el equipo de trabajo que ha creado, que también trabaja de esa forma. Y por último, y no por ello menos importante, que se haya establecido una dinámica de debate interno en el seno del partido y, especialmente, en el Comité Ejecutivo Regional y la Junta Regional.