Entrevista con Emma Ramos, portavoz adjunta del PP en la Junta: "En dos años de gobierno socialista sólo vemos políticas obsoletas y un presidente sin la energía necesaria para sacar Asturias adelante"

Emma Ramos Carvajal, diputada del Partido Popular en la Junta General del Principado y portavoz de Hacienda e Industria, estrena estos días una nueva responsabilidad, como portavoz adjunta del Grupo Parlamentario y responsable de su Secretaría. Un paso más en una carrera política que comenzó hace sólo dos años, pero en la que, desde el primer momento, la parlamentaria dio muestras de la solidez necesaria para desarrollarla. Una fuerza que surge de un trabajo diario tenaz, entregado, basado en una sólida, y siempre creciente, formación académica.

Ramos (Avilés, 1976), licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo, obtuvo en la misma institución la suficiencia investigadora, paso previo a la tesis doctoral, en el área de Economía Aplicada. Tras realizar estudios de Microeconomía Avanzada en la London School of Economics (Reino Unido), en la actualidad apura las últimas materias pendientes de la carrera de Derecho. Es, por oposición, funcionaria del Cuerpo Superior de Administradores del Principado de Asturias, y fue entre otros destinos, interventora general del Principado, auditora de la Sindicatura de Cuentas, jefa de sección de Personal Funcionario, en la Dirección General de la Función Pública, y coordinadora de evaluación en la Dirección General de Planificación y Evaluación de Recursos Humanos de la Consejería de Economía y Administración Pública. Puestos en los que destacó como trabajadora rigurosa, trabajadora, tenaz y muy meticulosa en todas sus tareas.

Considerada una de las mejores y más preparadas altas funcionarias de su generación en la Administración del Principado de Asturias, dio en 2012 un giro a su carrera para dedicarse a la  política, actividad con la que no había tenido relación alguna hasta ese momento, de la mano de la presidenta del Partido Popular de Asturias, Mercedes Fernández, impresionada por la calidad de su trabajo durante el tiempo que coincidieron en el órgano fiscalizador regional.

En esta entrevista, elaborada por la Oficina de Información del PP de Asturias, Emma Ramos hace balance del tiempo transcurrido desde su debut en la arena política, y analiza el momento político actual, a menos de un año para las próximas elecciones autonómicas.

-Han pasado ya dos años desde su primera intervención ante el Pleno de la Junta General del Principado, 24 meses de trayectoria política. ¿Qué balance hace de este tiempo?

-Han sido dos años intensos y complejos, de mucho aprendizaje, de mucho estudio y de mucho, mucho trabajo, pero eso no es algo que me asuste. Hubo momentos en los que conseguimos hacer lo que considerábamos más conveniente para la sociedad asturiana, lo que supuso una gran alegría, mientras que en otras ocasiones tuvimos que ver cómo Asturias continuaba, y continúa, regida por políticas inconvenientes, caducas, alejadas de las medidas, propias de un nuevo tiempo, que en el Partido Popular defendemos. Ha habido, por tanto, alegrías y algunas tristezas pero, en todo caso, el objetivo fue y sigue siendo único: mejorar con mis actuaciones, dentro de las limitaciones que todos tenemos, el bienestar de los asturianos.

-¿Siente que ha crecido como representante de los asturianos? ¿Se atreve ya a mostrar más su carácter, como contrapunto a su perfil técnico?

-Siento que siempre he intentado ayudar a todos aquellos que me lo han solicitado, ya fuesen particulares, empresas o ayuntamientos, en ocasiones con más éxito y en otras con menos. Pero en todo caso, he escuchado, he luchado y he tratado de aportar mi granito de arena. Y sobre el carácter, creo que no debo abandonar mi perfil técnico, adecuándolo a las circunstancias para utilizarlo de la forma más idónea posible en las distintas áreas que me competen.

Intensificación del trabajo en el partido

-¿Cómo afronta sus nuevas responsabilidades como única portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Popular y responsable de la Secretaría?

-Con satisfacción, por supuesto, por la confianza que implica, pero también con prudencia y con trabajo. Mi ilusión no está ligada al acceso a un puesto de mayor responsabilidad, sino con mi deseo de colaborar para conseguir mejores resultados. En todo caso, mis aspiraciones únicamente pasan por facilitar las labores parlamentarias del Grupo Popular haciéndolas compatibles con las demandas de la sociedad.

-¿Qué motivó esta reestructuración dentro del Grupo Parlamentario del PP?

-Únicamente la necesaria reorganización que debe de ejercerse para lograr una más eficiente asignación de los recursos humanos, máxime cuando nos acercamos a un tiempo en el que la labor de partido se intensifica. Éste era el momento adecuado para llevarla a cabo. Es preciso reforzar el trabajo de calle, acercarse a la gente, profundizar en el conocimiento de lo que los asturianos necesitan. Nuestro secretario general, Fernando Goñi; y nuestro vicesecretario de Organización, Luis Venta, necesitan tiempo para centrarse en esos asuntos y no dejarlos relegados por ocuparse de otras tareas parlamentarias.

-El secretario general del PP y anterior portavoz adjunto, Fernando Goñi, dice que usted es “la persona ideal” para el puesto.

-Me halaga, y se lo agradezco. Ideal es la persona que hace bien su trabajo así que, en mi caso, habrá que esperar a ver los resultados.

-¿Cuál es su balance de la gestión del Gobierno de Javier Fernández al frente de la Administración del Principado?

-De parálisis e inacción. Durante estos dos años sólo hemos visto cómo siguen aplicando políticas obsoletas, y un presidente sin la energía necesaria para sacar adelante nuestra región. En Asturias continuamos esperando por la reactivación económica, por una política industrial efectiva y no simplemente teórica, que aproveche los valores productivos de la región. Seguimos esperando por una reforma fiscal acompasada con el momento en el que vivimos, imbricada en la nueva política fiscal nacional, que permita dejar más dinero en los bolsillos de los asturianos. Seguimos esperando una política educativa moderna, que impulse los estudios hacia donde se encuentran las demandas laborales. Seguimos esperando contar con una política sanitaria ágil y coherente, que no lleve al caos un sistema sanitario como el asturiano, referente en distintas áreas, por decisiones políticas poco afortunadas,  haciendo temer a los sanitarios en el ejercicio de su profesión y a los asturianos por su salud. Demasiadas cosas.

-¿Ha cambiado, en este tiempo, su concepción de lo que debe ser la participación en la vida pública?

-Sigo pensando como hace dos años, como antes de entrar en la vida política. Los políticos debemos estar cerca de los ciudadanos y no subidos en un pedestal, porque debemos ser conscientes de que los representamos y, por tanto, debemos ser su voz en las distintas instituciones públicas. Hemos de luchar por ellos, y no generarles problemas. Estamos para aportar soluciones. Hemos de olvidar nuestras cuitas internas y preocuparnos más de los problemas reales de los asturianos.

-Siempre ha dicho que su única motivación es mejorar, a través de los conocimientos que aplica en su trabajo diario, el presente y el futuro de los asturianos. Por el momento ha podido hacerlo a través de los créditos extraordinarios, de su diseño y negociación. ¿Satisfecha?

-Por suerte o por desgracia soy una persona inconformista, con los pies en la tierra, y muy crítica conmigo misma. Creo que hicimos lo que debíamos con los créditos extraordinarios, dejando al margen posibles críticas que pudiésemos recibir, olvidándonos del coste político y preocupándonos exclusivamente de lo que creíamos que sería útil para nuestra región y para activar nuestra economía. Asturias no podía quedar parada. ¿Ha sido suficiente? Desde luego que no. Tenemos que continuar luchando por mejorar los distintos sectores de nuestra comunidad.

Emma Ramos y Mercedes Fernández.

-La reforma fiscal impulsada por el Gobierno de España copa la actualidad de su principal campo de trabajo como portavoz de Hacienda. ¿Qué supondrá para los ciudadanos?

-Supone, en breves palabras, el inicio de la consolidación económica, tras los duros años de crisis vividos por nuestro país. Supondrá más dinero en los bolsillos de los españoles, ayudará a la reactivación económica y a la creación de empleo, y permitirá un ahorro directo de 9.000 millones de euros en dos años y unos 6.700 millones fruto de la consiguiente recuperación económica.

-¿Cuáles son sus líneas básicas de actuación?

-En primer lugar, favorecer el crecimiento económico, a través del establecimiento de menores tipos en el IRPF para las rentas medias y bajas, e impulsar el ahorro, con bonificaciones fiscales. También promover la creación de empleo y la competitividad, reduciendo los tipos del Impuesto de Sociedades, concediendo incentivos a las pymes y a los autónomos, motor fundamental de nuestra economía, bonificando la I+D+i y promoviendo la reinversión en las propias empresas. Todo esto generará, en el medio plazo, la capacidad de tener salarios razonablemente más elevados, y un incremento en el estado de bienestar. Todo ello, sin perder de vista la necesaria equidad de un sistema tributario que beneficie a las familias más desfavorecidas y con personas dependientes a su cargo.

-¿Qué pasa con el IVA?

-Esta reforma fiscal no ha tocado el IVA, a pesar de las sucesivas y reiteradas peticiones de la Unión Europea. El Partido Popular es consciente de que la salida de la crisis se va a lograr, fundamentalmente, a través de la recuperación del consumo y de la demanda interna, por lo que la subida del IVA hubiese impedido lograr este efecto.

-¿Será la reforma fiscal que lidera el Gobierno de España perjudicial para las cuentas del Principado, como sostiene el Ejecutivo que preside Javier Fernández?

-En absoluto. No sólo Asturias percibirá transferencias del Ejecutivo central, sino que también se conseguirá impulsar la regeneración económica, y con ello, entrarán más ingresos en las arcas públicas. Si además se combinase con una reforma fiscal en Asturias como la que nosotros defendemos, que permita rebajar los tipos autonómicos en el IRPF, Impuesto de Sucesiones y Donaciones o en el de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, nuestra comunidad ganaría en competitividad, captación de negocios y reducción del proceso deslocalizador que estamos viviendo.

-¿Cómo afectará a las empresas, por ejemplo a la gran industria asentada en el Principado?

-Las empresas con mayor dependencia energética se verán beneficiadas con una exención del 85 por ciento en los impuestos especiales sobre la electricidad, lo que beneficiará a las grandes empresas consumidoras de energía cuyos costes superen el 50 por ciento de los costes de producción. En Asturias algunas de las beneficiadas serán Arcelor Mittal, Azsa o Alcoa.

¿Y al empleo?

-No podemos olvidar que la inversión de las empresas crea empleo y riqueza. Por tanto, la reforma fiscal aprobada por el Consejo de Ministros hace hincapié en la consecución de estos objetivos a través de la reducción de los tipos del Impuesto de Sociedades, de la concesión de incentivos a las pymes y a los autónomos y promoviendo la reinversión empresarial. Todo ello, repercutirá en la creación de empleo, nuestra principal preocupación.

-¿Qué opina de lo que se conoce hasta el momento del proyecto de Plan Industrial del Principado?

-Que tiene mucha teoría, mucha letra, pero poca práctica y ninguna consignación presupuestaria. Es un texto recopilatorio de las distintas medidas que se llevan a cabo, pero realmente poco aporta a las necesidades reales del sector industrial en Asturias.

Emma Ramos.

-¿En el actual contexto económico sirven las recetas que el PSOE lleva años utilizando en la región?

No sirven ni en Asturias ni en ninguna otra región. Las pruebas son evidentes, el elevado número de desempleados, la huida de empresas, el cierre de comercios… El contexto económico ha ido evolucionando, y las demandas de la sociedad también. Ya no vale lo de siempre, y eso Mercedes Fernández lo tiene muy claro. El futuro de nuestra región vendrá de la mano de la tecnología, la inversión en ciencia e industria, y el conocimiento.

-¿Qué propone el Partido Popular de Asturias?

-España ha dado un giro hacia el crecimiento gracias a los esfuerzos realizados por la sociedad y a las medidas emprendidas por el Gobierno de Mariano Rajoy, que ha llevado a cabo reformas estructurales. Asturias no debe perder el tren de la recuperación económica que se vive en el resto del país, y por esa razón en el PP de Asturias proponemos una rebaja fiscal sobre los tributos cedidos. También una política industrial activa, capaz de captar capitales y mantener los ya existentes. Queremos impulsar también medidas educativas acordes con la demanda laboral; así como políticas de empleo capaces de generar puestos de trabajo que traigan bienestar económico y social a los asturianos. El PP defiende además una política agraria que recupere el sector agrícola y ganadero, atenazado en los últimos tiempos. También medidas dirigidas a lograr un acercamiento hacia el mercado comunitario, aprovechando las sinergias que en él se puedan crear.

-Firmados ya el Plan del Carbón hasta 2018 y el Plan de Hunosa, ¿dónde queda el discurso del PSOE sobre el PP y la minería?

-El discurso fatalista del PSOE ha quedado sumido en el olvido. El tiempo nos ha dado la razón, porque es el Partido Popular el que defiende la minería, como lo hecho siempre. Cuando otros, los socialistas, intentaban cerrarla desde Europa, el PP ya demandaba que nuestras minas más rentables siguiesen abiertas sin ayudas. Por su parte, Hunosa trabaja en la diversificación, para abrirse a nuevos mercados que le permitan mantener los puestos de trabajo.

La recuperación del PP de Asturias

-¿Qué frutos aprecia en los casi dos años que Mercedes Fernández lleva como presidenta del PP de Asturias elegida por los militantes?

A nivel interno, Mercedes Fernández ha conseguido diseñar un partido mejor estructurado, más organizado, más motivado, consiguiendo, en este periodo, unos buenos hábitos de trabajo encaminados a la consecución de un fin: ganar las próximas elecciones, para desde el gobierno autonómico lograr mejorar la situación de los asturianos.

-¿Y a nivel externo?

-Ahí la presidenta está avanzando en lograr una estrecha interrelación entre el Partido y los asturianos. Está permanentemente cerca de los ciudadanos, para conocer las debilidades y carencias a las que nos enfrentamos, para tratar de trasladarlas al Parlamento y actuar como oposición firme y coherente. Otros ni siquiera pisan la calle.

-¿Militó usted en Foro Asturias?

-No, y me sorprende que, en alguno debates, surja ese detalle. Accedí al puesto de Interventora General como técnica, como funcionaria del Cuerpo Superior de Administradores del Principado de Asturias. Mi partido es el PP, el único con el que veo posible lograr el cambio que la sociedad necesita.

-¿Cómo interpreta el fenómeno electoral de Podemos?

-Como señal del descontento de la sociedad hacia los políticos, aunque ahora ellos también forman parte de lo que, demagógicamente, llaman “casta”.

-¿Y los resultados del PP de Asturias en los comicios al Parlamento Europeo?

-Muestran, de forma evidente, que los electores confían en el Partido Popular, más que en el PSOE, y que en Asturias la recuperación del PP es una realidad, mientras otras opciones se hunden.

-Durante la campaña electoral a las europeas participó en su localidad, Piedras Blancas, en su primer mitin político. ¿La veremos de nuevo en esas lides?

-La presidenta conoce nuestras debilidades y fortalezas en las distintas áreas de trabajo, por lo que valorará la oportunidad o no de mis futuras intervenciones.