Las autoridades políticas deben exigir una gestión no solo eficaz sino efectiva y que se mida en resultados de salud y equidad, que son dos principios superiores en la gestión de los presupuestos públicos