La difícil justificación de la reforma del Estatuto por una realidad minoritaria